El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirma que la ley Helms-Burton no detendrá la marcha de los cubanos, pese a su propósito de impedir el desarrollo de la isla y atacar su soberanía.