El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirma que la Ley Helms-Burton recrudece la política de bloqueo contra el país y tiene como objetivo imponer un régimen del agrado del gobierno de Estados Unidos.