El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel; y el rey de España, Felipe VI, encabezan en La Habana la firma de un instrumento legal para impulsar las relaciones bilaterales.