El realizador cubano Alejandro Gil obtiene el Premio al Mejor Director en el Havana Film Festival de Nueva York y recibe la noticia en La Habana pues Estados Unidos le negó la visa para asistir al evento.