Global Air, la empresa mexicana propietaria del avión que se estrelló en La Habana en mayo de 2018, dio a conocer que ha realizado un pago de adelanto de entre 2.000 y 5.000 dólares a los familiares de las víctimas y la única superviviente del siniestro, Maylen Díaz. La compañía especifica que el pago se acepta para «cubrir las necesidades inmediatas» originadas por la muerte de los familiares y que el pago no constituye una aceptación de la responsabilidad y se realiza con cargo a la liquidación final.