La campaña tabacalera 2019-2020 comienza en la central provincia de Sancti Spiritus, segunda productora de Cuba, con el objetivo de incrementar el tabaco tapado para beneficiar el torcido de exportación.