La empresa de cruceros Carnival es demandada judicialmente en los tribunales federales de Miami por el uso de instalaciones portuarias en Cuba que, tras la revolución de 1959, fueron expropiadas a sus dueños sin compensación. Esta se convierte en la primera empresa demandada en Estados Unidos bajo la Ley Helms-Burton.