La expresidenta y senadora argentina Cristina Fernández revela que el diagnóstico de su hija atendida en un hospital en Cuba es estrés postraumático, el cual según denuncia se debe al ciclo de odio y violencia contra ella y su familia.