La misión de Cuba ante Naciones Unidas denuncia que las medidas del Gobierno de Estados Unidos contra diplomáticos de su país buscan provocar una escalada y afectar el prestigio que tienen esos representantes en el mundo.