La televisión cubana transmite un reportaje sobre el ciudadano José Daniel Ferrer, señalado como agente asalariado al servicio de Estados Unidos, y a quien ese país pretende presentar como prisionero político.