Las autoridades cubanas refuerzan los controles sobre los precios, a fin de defender el aumento salarial que a partir de este mes cobraron más de 2,7 millones de empleados públicos.