Por cuatro años consecutivos, Cuba ha logrado mantener la eliminación de la transmisión materno-infantil de la infección por el VIH y la sífilis, señala un comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS).