Tras los primeros análisis acerca de las reacciones de la vacuna PRS, que condujo al fallecimiento de una niña el 9 de octubre último, autoridades sanitaras cubanas aseguran que su aplicación no fue la causa de ese hecho.