Un mortífero atentado atribuido al Ejército de Liberación Nacional (ELN), que deja al menos 21 muertos y 68 heridos en Bogotá, sepultó nuevamente la puerta al diálogo con la última guerrilla reconocida en Colombia. El proceso intentaba finiquitar el alzamiento armado del grupo, para lo cual se dieron diálogos en Cuba, en mayo de 2018.