Un mural fotográfico donado por el artista Roberto Chile a la Casa del Caribe, de la oriental ciudad de Santiago de Cuba, enaltece hoy las religiones africanas, defendidas en su autenticidad y valores identitarios por esa institución santiaguera.