Urgencias y maniobras de la industria farmacéutica cubana

Bajo presiones en los mercados externos, la producción cubana de fármacos busca alternativas para mantener un crecimiento de las exportaciones y estabilizar el suministro de farmacias y hospitales.

La industria biofarmacéutica cubana amplió sus exportaciones en un 14 por ciento en 2018.

Foto: Tomada de zedmariel.com

La industria biofarmaceútica se confirmó en 2018 como una de las actividades de mayor capacidad exportadora en Cuba, pero las autoridades del país esperan mucho más de ella. Entretanto, la población continúa insatisfecha con la cobertura de medicamentos en la red nacional de farmacias, a pesar de la mejoría gradual en el suministro de productos tan sensibles.

El Grupo Empresarial Biocubafarma, que concentra a 34 empresas asociadas a unas 15 instituciones de investigaciones biotecnológicas y de ingeniería genética, consiguió ingresos de 315 millones de dólares el año pasado, según informó su presidente, Eduardo Martínez Díaz, en una reunión de balance anual, que contó con la participación del mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel.

El año pasado las exportaciones de Biocubafarma crecieron un 14 por ciento sobre 2017, al tiempo que logró 35 registros sanitarios en el exterior y negoció con empresas farmacéuticas y biotecnológicas de más de 50 países.Sin embargo, el Grupo reconoció aún bajo el nivel de las exportaciones en 2018, debido a la contracción de ventas en Brasil, Angola y Argentina, así como por fallas productivas en algunas plantas y problemas regulatorios.

Mediante una activa política de investigaciones y desarrollo, inversiones y encadenamientos productivos internos, la industria biofarmacéutica cubana produce para mercados externos y, con más de mil productos, sostiene el 62 por ciento del cuadro básico de medicamentos del país, además de sistemas diagnósticos, equipos y dispositivos médicos.

Aunque ha reconocido insuficiencias delsuministro de medicamentos todavía, Martínez Díaz declaró que en los dos últimos años ha disminuido la falta de estos productos, además de lograr una mayor estabilidad en el abastecimiento a farmacias y hospitales.

En 2018 el Grupo Empresarial redondeó una producción mercantil de 1.901 millones de pesos, 111 millones por encima del año previo, pero solo alcanzó el 94 por ciento de lo planificado.

El Presidente cubano pidió exportar más, importar menos y sustituir importaciones. “Hay que revisar cuántos medicamentos que producíamos en otro momento no estamos produciendo hoy”.

A la par, Díaz-Canel reclamó “cobrar lo que exportamos”, en una referencia a la incómoda deuda de exportaciones no cobradas a fines de 2018, justo cuando el país afronta problemas de liquidez en divisas. Biocubafarma era una de las empresas implicadas en estas demoras, aunque a partir de octubre, con un seguimiento más estricto de las cuentas, ha recuperado parte importante de los cobros atrasados.

Entre los principales resultados del Grupo Biocubafarma en 2018, se encuentra la introducción de 23 nuevos productos, y los avances en el desarrollo de proyectos como la vacuna contra el neumococo, que demostró su eficacia clínica en 2018. El neumococo es una bacteria que puede producir otitis, sinusitis y neumonía y la segunda causa más común de meningitis bacteriana.

Martínez Díaz también consideró alentadores los avances con el candidato para el tratamiento del infarto cerebral: con una de las dosis aplicadas en el estudio clínico logró un 100 por ciento de supervivencia.

Otro laurel reciente de Biocubafarma es la negociación con el Instituto de Cáncer de Nueva York, para crear una empresa mixta entre Cuba y EEUU en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, todo un éxito en medio de las restricciones del bloqueo económico y los retrocesos en las posturas de Washington hacia La Habana.

Con una mejoría gradual en la estabilidad del suministro, Biocubafarma sostiene el 62 por ciento del cuadro básico de medicamentos.

Foto: Tomada de Radio Rebelde

La actividad de inversiones en esta industria alcanzó la mayor cifra de los últimos 10 años, incluido avances en el Complejo Industrial Biotecnológico CIGB Mariel, pero Díaz-Canel criticó que casi ninguna de estas inversiones está dando lo previsto en los estudios de factibilidad.

El mandatario anticipó que en 2019 deben mantenerse dificultades de los mercados externos que han golpeado la producción de algunos fármacos en Cuba y se refirió a “sanciones muy severas que se han aplicado a países hermanos con los cuales tenemos convenios de cooperación. A ello se suma el recrudecimiento de la persecución financiera hacia Cuba y el bloqueo económico, lo cual ha evitado que los financiamientos fluyan de manera fácil”.

“Hemos dependido –agregó- de convenios gubernamentales y este elemento está marcando nuestros modos de gestión”.

Ante tal escenario, el Grupo Biocubafarma ha apostado a una diversificación de nexos comerciales y financieros en los mercados externos.

Díaz-Canel reiteró en la reunión la visión del Gobierno hacia la industria biofarmacéutica cubana como sector estratégico en el plan nacional de desarrollo económico y social hasta 2030.

(2019).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.