Internet, toDus y la polémica sobre 3G en Cuba

La aplicación de mensajería colaborativa adelanta cuáles dilemas tiene la ciudadanía ante la próxima puesta en marcha de internet vía móvil.

Un alto por ciento de usuarios de telefonía móvil en Cuba no podrá acceder plenamente a la conexión a internet vía móvil, por contar con teléfonos con tecnología inferior a la requerida.

Foto: Tomada del portal toDus

La popular plataforma toDus, lanzada en junio, ha sido un éxito entre los usuarios móviles en Cuba.

En apenas unas semanas la aplicación de mensajería instantánea y colaborativa alcanzó  más de 210.000 descargas, y clasifica como una de las apps hechas en la nación caribeña más populares de los últimos años.

Nacida de la cooperación entre la Universidad de las Ciencias Informáticas y la estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A, la alternativa funciona con datos móviles aunque no reporta gastos en las cuentas personales.

Además, el software permite enviar mensajes, imágenes, notas de voz y más.

Su instantánea notoriedad se debe al hecho de ser totalmente gratuita, al menos en su período de prueba aunque la presentación indica que se aspira a que lo siga siendo, suficiente motivo para la ciudadanía que todavía exige menores precios a la telefonía celular y la conexión a internet.

Pero más allá de las facilidades de toDus y el cero costo en el bolsillo ciudadano, el auge de la aplicación muestra, aproximadamente, cómo pudiera presentarse la navegación por internet móvil cuando se extienda en el país.

¿2G ó 3G, qué dilema?

Foto: Archivo IPS Cuba

La 3G

Para emplear eficientemente toDus, debes estar bajo una red 3G. Los propios creadores lo han confirmado.

¿Qué significa? Que para aquellos con datos móviles bajo 2G o incluso superior, el software no funciona bien, o al menos con la totalidad y efectividad de prestaciones. En este caso, existen cierres abruptos de la aplicación o la imposibilidad de conectarse en todo el día… o casi nunca.

A eso se suma que los mensajes llegan tarde y la limitación para enviar archivos, tanto imágenes como voz.

toDus adelantó así las diferencias que pueden existir entre quienes cuenten con dispositivos con uno u otro alcance tecnológico, una vez iniciado el servicio de internet móvil.

Y ahí empieza la polémica abierta en varios foros de debate en medios de prensa nacionales.

No se niegan las posibilidades de la tecnología 3G de cara al acceso a la red de redes: permite no solo emplear servicios tradicionales, sino ver videos en línea con celeridad.

Pero también es innegable que un por ciento nada desdeñable de la población cubana no tiene el celular que desea, sino el que ha podido conseguir.

¿Entonces…?

Aquellos que no tuvieron una experiencia completamente agradable con toDus ya pueden ir vaticinando cómo les podría ir una vez se inicie el servicio de internet móvil en la isla caribeña anunciado para este año.

Aunque esta prestación no ha comenzado de manera extendida, hoy existen más de 600 celulares con Internet empleados por personal periodístico de los medios de comunicación estatales. A estos se suman algunos clientes prepagos de empresas, embajadas y organizaciones no gubernamentales que han podido contratar planes de datos limitados desde diciembre de 2017.

Los usuarios descritos anteriormente tienen dispositivos afines para tal uso, al punto que, dentro del sector periodístico se le denomina popularmente “conexión 3G”.

Pero la cuestión es otra para un uso masivo.

Si bien pensar en versiones anteriores o tecnologías 2G resulta retroceder en cuanto a avances tecnológicos, cualquier inversión o puesta en marcha de procesos en esta materia debe comprender la disponibilidad infraestructural de la mayoría de la población cubana.

Según datos ofrecidos por Etecsa a la prensa nacional, de los 5,1 millones de celulares activos hoy en la isla caribeña, 45 por ciento funciona con 3G, 25 por ciento con 2G y el resto dispone de 4G.

Como el tener la máxima expresión en el caso de la 4G, no garantiza que el móvil soporte necesariamente 3G, se redondea una cifra de más de 2.800.000 usuarios de telefonía celular que no tendrán pleno acceso a internet por esta vía de conexión de datos, o solo dispondrán de una conexión limitada.

Especialistas de Etecsa indican que no significa que el teléfono sea incapaz de navegar en internet, sino que lo hará sobre la red 2G, con menor velocidad de descargas de archivos. En teléfonos con esta tecnología el consumo de multimedia como audio, video, videollamadas o juegos en línea es mucho más lento o imposible.

Ya el empleo de toDus dio la muestra.

¿La solución brindada? Aparentemente simple: comprar otro celular. Pero, ¿cómo hacerlo cuando un dispositivo de mediana calidad cuesta alrededor de 60 dólares, el doble del salario mensual promedio del mayoritario sector estatal en Cuba?

Falta esperar por cómo se manifestarán las características del servicio de internet móvil una vez puesto en marcha.

Quizás la cuestión de contratar por volumen o por servicios específicos pudiera ser un aliciente. Siempre y cuando aquellos con celulares 2G ó 4G, que no funcionen con 3G, se acojan a las prestaciones menos complejas. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.