Reacción española, más negocios con Cuba

El ministro cubano de turismo prometió fidelidad a los socios tradicionales de la industria del ocio, tras anunciar que su país está abierto a las inversiones de empresas estadounidenses.

El ministro cubano de Turismo observa una fuerte interés de invertir en Cuba, tanto de empresas estadounidenses como de los socios tradicionales.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

De recorrido por España, el ministro cubano de Turismo, Manuel Marrero Cruz, informó a mediados de enero que su sector está abierto a las inversiones de Estados Unidos, pero reiteró fidelidad a sus socios europeos. Las declaraciones tienen lugar en momentos que se han disparado los viajes de estadounidenses hacia las ciudades y playas cubanas, se observa un fuerte acercamiento de aerolíneas, cadenas hoteleras, compañías de cruceros y otras empresas estadounidenses a La Habana, y crece simultáneamente el interés de la competencia europea por ampliar negocios con esta nación del Caribe.

Presente en el 8vo Foro de Liderazgo Turístico, organizado por Exceltur, Marrero reiteró que Cuba nunca dará la espalda a quienes en los momentos duros le tendieron la mano. “La Revolución nos ha enseñado a estar al lado de aquellos que nos ayudaron en los momentos difíciles y les daremos los mejores beneficios y terrenos”, aseguró.

La cadena hotelera Meliá se ha propuesto crear otras 24.000 habitaciones en playas y ciudades de Cuba.

La cadena hotelera Meliá se ha propuesto crear otras 24.000 habitaciones en playas y ciudades de Cuba.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Además de elementales principios éticos, la postura responde a una lógica de negocios pragmática, e igual de elemental, defendida también por el gobierno cubano: diversificar relaciones externas. Para soportar un fuerte crecimiento de visitantes, la industria del ocio en la mayor de las Antillas necesita sumar, ampliar opciones, multiplicar puertas de entrada e instalaciones.

Las compañías españolas lo comprenden. Se mantienen tranquilas y hacen planes para fortalecer su presencia antes de que la competencia estadounidense reciba luz verde de Washington para invertir en Cuba. La firma que lidera los negocios de España en este país, Meliá Hoteles International, se propone agregar 24.000 habitaciones en un breve plazo. Además de ampliar en casi un 40 por ciento el fondo total disponible hoy en el archipiélago cubano (62.000 habitaciones), fortalecería la participación hispana, actualmente con el 74 por ciento de todos los contratos de administración hotelera (53 en total) y el 69 por ciento de toda la presencia extranjera en Cuba.

Marrero informó que de 16 consorcios foráneos administrando instalaciones hoteleras, 11 son españoles y en la actualidad 15 compañías de este país exploran nuevas oportunidades de negocios, entre ellas algunas constructoras.

Los planes ibéricos están en sintonía con el programa cubano de desarrollo. El gobierno de Raúl Castro se propone duplicar prácticamente las habitaciones en un plazo de cuatro años. Aunque no se ha concretado todavía la entrada de inversionistas y cadenas hoteleras norteamericanas, el interés de los extranjeros por Cuba se disparó inmediatamente después de anunciar ambos países el 17 de diciembre de 2014 conversaciones para normalizar las relaciones.

Cuba cerró 2015 con 3 millones 526. 779  visitantes, según acaba de confirmar la Oficina Nacional de Estadísticas. En sus declaraciones a la prensa,  Marrero calculó que “el número de visitantes podría doblarse cuando se acabe con el bloqueo”.

Aunque los viajes con motivo turístico permanecen vedados para los estadounidenses, el Presidente Obama flexibilizó el otorgamiento de licencias para visitar Cuba en 12 categorías como viajes religiosos, académicos y culturales. El efecto inmediato fue un incremento del 75 por ciento de las llegadas desde Estados Unidos., dijo el ministro de Turismo.

Las autoridades cubanas no solo cuenta con pronósticos de un millón de visitantes estadounidenses, cuando Washington les de libertad a sus ciudadanos para viajar al país, prohibido desde hace más de medio siglo. También esperan un mayor acercamiento de las compañías estadounidenses.

En un mensaje a los empresarios y anfitriones del Foro de Exceltur, Marrero opinó que “la llegada de las empresas estadounidenses va a ser buena porque generará más competitividad y elevará la calidad del producto turístico”.

Los españoles hacen iguales cálculos. El vicepresidente de Meliá Hoteles International, Gabriel Escarrer, coincidió con el Ministro cubano en que la entrada del mercado estadounidense en la isla será positiva para aumentar los estándares de calidad, apostar por la diferenciación y la innovación.

Marrero comentó que tras anunciar Cuba y EE.UU. el inicio de conversaciones, “la primera reacción fue que las propias empresas españolas que ya estaban en Cuba pidieron al Gobierno cubano más licencias hoteleras”. Otras que no están en este país, negocian con cadenas hoteleras cubanas para invertir y gestionar hoteles, dijo. En su opinión, ha desaparecido el miedo a invertir en el país antillano. (2016)

Un comentario

  1. Paul Fishman

    Gracias por Las puertas abiertas por crecimiento y intercambio en Cuba.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.