España no quiere estar ausente cuando llegue EEUU

Una delegación empresarial ibérica desembarcó en La Habana para fomentar negocios, ante los cambios que comienzan a verse dentro de Cuba y en la postura de Estados Unidos hacia este país.

Spanish Secretary of State for Commerce Jaime García-Legaz arrived in Cuba at the head of a large delegation of 45 businesspeople with proposals of credit lines and other options to promote investments and business with Cuba.

Foto: Tomada del diario espalo ABC

Las noticias se desgajan y caen una tras otra atraídas por la fuerza de gravedad de una reconciliación en perspectiva entre Estados Unidos y Cuba. Cuatro días después de darle la mano a Raúl Castro en la Cumbre de las Américas de Panamá, Barack Obama decidió excluir a la nación antillana de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Muy esperada desde que ambos gobiernos iniciaron hace cuatro meses conversaciones para restablecer relaciones diplomáticas, esa disposición la comunicó el presidente estadounidense al Congreso el 14 de abril. Justo ese día, una delegación de empresarios españoles visitaba La Habana con la explícita intención de ampliar negocios con Cuba. No es casual la coincidencia.

Las compañías extranjeras desembarcan para explorar oportunidades de inversión, con la esperanza de que desaparezca el mayor obstáculo que han enfrentado hasta el presente para comerciar e invertir en Cuba: la política de agresiones y bloqueo económico mantenida durante más de medio siglo por Washington contra esta vecina del Caribe. También se apuran antes de que entre en la escena insular la temida competencia estadounidense.

Los motivos se adivinan en las palabras del jefe de la misión española, el secretario de Estado de Comercio de ese país, Jaime García-Legaz. “España no puede estar ausente”, dijo en referencia a las transformaciones emprendidas por Cuba en su modelo económico, y a las nuevas oportunidades de inversión que se derivan. Sería un error no estar presentes, dijo.

“Nuestra intención es reforzar el apoyo a las empresas españolas para que negocien con Cuba, en este nuevo escenario de cambios favorables a una mayor participación de capitales foráneos en el territorio antillano”, comentó a la prensa.

De los diálogos entre Cuba y Estados Unidos, García-Legaz habló solo cuando la prensa lo interrogó directamente. “Todo lo que supone acercar las relaciones entre países y reducir tensiones es sin duda positivo, y constituye un nuevo escenario en el que España desea participar activamente”.

La delegación la integran unos 45 empresarios de ese país europeo, además del vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Joaquín Gay de Montella, y el vicepresidente de la Cámara de Comercio de España, Modesto Piñeiro.

 Las cadenas hoteleras españolas quieren fortalecer su liderazgo en Cuba ante la perspectiva de un aluvión de turistas estadounidenses y la nueva apertura de este país a inversiones foráneas.

Las cadenas hoteleras españolas quieren fortalecer su liderazgo en Cuba ante la perspectiva de un aluvión de turistas estadounidenses y la nueva apertura de este país a inversiones foráneas.

Foto: Tomada de la web del hotel Melía Varadero.

Participaron en un Foro Empresarial con representantes de industrias del país anfitrión, en el Hotel Nacional de Cuba, para conocer de la estrategia de inversiones adoptada por el gobierno insular el año pasado. Con igual objetivo se reunieron con el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, y con ministros de sectores por los cuales muestran particular interés: turismo, energía y construcción.

De acuerdo con declaraciones de García-Legaz, España inauguró una línea de crédito dirigida a fomentar las exportaciones de ese país a Cuba, además de crear una institución no bancaria para respaldar inversiones españolas a riesgo en el archipiélago cubano, y eliminar trabas comerciales.

Informes presentados en el foro empresarial, indican que en 2014 el intercambio comercial entre ambos países superó los 2.000 millones de euros, mientras que el acumulado por inversiones alcanzó los 250 millones de euros. Esos montos ubican a España como tercer socio comercial de Cuba en el mundo y el primero en Europa.

Ante la manifiesta intención del gobierno cubano por ampliar fuertemente las inversiones extranjeras –el año pasado aprobó una nueva ley con ese objetivo y presentó una Cartera de Oportunidades con más de 200 proyectos-, García-Legaz fue enfático. “Mejor que lo hagan empresas españolas a que lo hagan otras”. (2015).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.