IPS Inter Press Service en Cuba

Jueves, 30 de Octubre de 2014
La esquina de Padura
Una obra clásica del pensamiento cubano.

El pasado 1 de octubre se cumplió un lustro del fallecimiento de Cintio Vitier (Cayo Hueso, 1921-La Habana, 2009). Fue miembro del Grupo Orígenes, esa promoción de autores que contribuyó de manera singular a la cultura cubana, primero desde las páginas de la revista homónima entre 1944 y 1956 y luego con sus obras individuales por el resto del siglo XX.

Leer más...

A propósito de la unificación monetaria.

Cuando a mi mamá le comentaron que en la “shopin” de la esquina ya se podía comprar también en pesos cubanos (CUP), me dijo que iba a llegarse hasta allí porque necesitaba una buena escoba. Al poco rato la vi regresar con las manos vacías. “¿No había escobas?” -le pregunté. “Setenta pesos”, me contestó con la decepción y el asombro reflejados en el rostro. “La escoba cuesta setenta pesos”.

Leer más...

El complejo panorama del deporte nacional.

No hay que ser Nostradamus para saber que la Serie Nacional del béisbol cubano pasará con más penas que glorias y que el seguimiento de la misma por los aficionados será de bajo perfil, como resultado del actual panorama de este deporte en la isla, las deserciones, las políticas con los peloteros, la resonancia de los mismos allende fronteras y la conformación de la programación deportiva.

Leer más...

El pintor singular.

Espacio mínimo es el título de la muestra del artista Raúl Milián (La Habana, 1914-1984) que el Museo Nacional de Bellas Artes ha ofrecido con motivo del centenario del natalicio de este enigmático creador. Se trata de un conjunto de tintas sobre papel que abarca desde los momentos iniciales de su labor plástica, en los años 50 del pasado siglo, hasta el decenio siguiente, estructurado en tres secciones: Figuraciones, Abstracciones y Flores.

Leer más...

Una institución que apunta a la comunidad y se abre a la cultura nacional.

La Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús y de San Ignacio de Loyola es, desde los primeros años del siglo XX, uno de los edificios que distinguen a La Habana. Conocida entre los cubanos como “la iglesia de Reina”, este templo de estilo neogótico debe su existencia al empeño de los padres de la Compañía de Jesús (popularmente llamados “jesuitas”), y es la iglesia más alta de la isla y, sin duda alguna, una de las joyas de la arquitectura insular.

Leer más...