IPS Inter Press Service en Cuba

Sábado, 31 de Enero de 2015
La esquina de Padura
Muere en París el importante arquitecto cubano.

He revisado la lista de premios otorgados al arquitecto cubano Ricardo Porro, nacido en Camagüey en 1925 y fallecido en París el pasado 24 de diciembre, y me ha sorprendido la cantidad e importancia de los reconocimientos internacionales obtenidos a lo largo de su carrera, desarrollada fundamentalmente fuera de Cuba. Al morir, Porro era miembro de la Orden de arquitectos Franceses y por el conjunto de su obra desarrollada en Francia ese país le otorgó los títulos de Chevalier des Arts et des Lettres, Chevalier de la Légion d’honneur y Commandeur des Arts et des Lettres. En el año 1994 fue nominado al Pritzker Architecture Prize, el más prestigioso premio de Arquitectura que se otorga anualmente, considerado una especie de Nobel de arquitectura. Y apenas dos años atrás, Porro recibió de manos del presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, el Premio “Vittorio De Sica” de Arquitectura 2012, por el proyecto de las Escuelas de Arte de La Habana, en el cual trabajó junto a los italianos Roberto Gottardi y Vittorio Garatti, también premiados. Pero lo más curioso para mí, fue descubrir que en toda esa lista no hay un solo reconocimiento concedido por Cuba, que no sólo fue el país de origen de Porro, sino también el lugar donde se encuentra la obra de mayor trascendencia para su propia carrera y el patrimonio constructivo de la isla.

Leer más...

El renombrado escritor analiza los sentimientos y expectativas de los distintos sectores en Cuba.

LAHABANA, 18 Ene 2015 (IPS)  - Todos los cubanos, a un lado u otro del estrecho de Florida, pero también en España, Francia o Groenlandia (que allá igualmente hay un par de cubanos) sentimos que el 17 de diciembre, cuando el presidente de Estados Unidos,  Barack Obama, anunció la normalización de las relaciones con Cuba después de más de medio siglo de ruptura, se estaba produciendo un momento histórico que, de alguna forma, nos incluía a cada uno de nosotros.

Leer más...

Historias y vidas tras la música de Silvio Rodríguez por barrios habaneros.

Una de las cualidades que distingue al buen arte es la de poseer la doble capacidad de emocionarnos mientras nos hace pensar. Para ser más enfático: tocarnos el corazón al tiempo que nos activa el cerebro. Y eso es lo que ocurre cuando terminan de correr los 80 minutos del documental Canción de barrio (Silvio Rodríguez en dos años de gira interminable) de Alejandro Ramírez Anderson, un material que, mientras hace la crónica de esos dos primeros años de conciertos del conocido trovador por diferentes barrios de La Habana, nos revela lo que puede considerarse el rostro oculto –u ocultado- de la existencia de unas personas que viven en la capital cubana en condiciones materiales y espirituales de dolorosa penuria.

Leer más...

Una parábola sobre el dolor y el sacrificio humanos.

El desafío y la provocación que deja el filme de Fernando Pérez La pared de las palabras son tan fuertes que cuando concluye seguimos atrapados en la intrincada lectura de su propuesta y toda la narración queda reverberando en nuestra conciencia para que sigamos buscando los significados, las interpretaciones, la salida del laberinto.

Leer más...

Laura de la Uz repone espectáculo.

Está más que confirmado: Laura de la Uz es una actriz sin fronteras. Para ella no existen los límites entre géneros porque se pasea entre el drama y la comedia con igual autenticidad, incursiona en el cine y el teatro de manera orgánica y natural, y por si fuera poco, ahora también se atreve a escribir y dirigir un espectáculo para la escena, donde el talento desplegado por la actriz deviene el gran protagonista de su propuesta artística.

Leer más...