Periodismo, herramienta eficaz ante retos de la naturaleza

Un recorrido por los talleres «El Periodismo y la percepción de riesgos» realizados en 2012 y 2013.

Jorge Luis Baños

El 2013 se despide con fenómenos climáticos poco comunes: nevadas intensas en Egipto y Turquía, inundaciones en Brasil y la noticia de que el hielo polar durará apenas un par de generaciones. Para Cuba fue un año de intensidad ciclónica media, pero días de lluvias intensas ocasionaron afectaciones en las viviendas urbanas, sobre todo de la capital.

Tal parece que el planeta nos envía señales a los seres humanos. Si un desafío debe afrontar nuestra especie en el siglo XXI es aquel motivado por su acción histórica sobre la naturaleza. Nuestra avariciosa estirpe acelera el consumo y con él la apropiación indiscriminada del equilibrio natural, depuesto ante las necesidades tecnológicas, bélicas o puramente hedonistas.

Pero cuando se ofrece el corazón, como diría Fito Páez, no hay nada por perder y, lo mismo que aquellos con poder para alterar la estabilidad climática y natural, existen muchas personas que desde el activismo o sus roles profesionales, ofrecen respuestas prácticas para la adaptación y transformación de la realidad ambiental.

En ellas se fijó el proyecto Retos de la naturaleza, realizado por IPS-Cuba con apoyo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), que incluyó entre sus ejes la capacitación sobre cambio climático y medio ambiente dirigida a profesionales de la comunicación en el Caribe, especialmente de Cuba.

Como parte de esa experiencia se realizaron cursos que abarcaron a periodistas de todas las regiones de Cuba y se extendieron a la ciudad de Campeche en México y a las y los corresponsales de IPS en América Latina, para quienes se diseñó una modalidad virtual.

En todos los casos se potenciaron estrategias para, desde la prensa, prevenir los riesgos de desastres naturales, sanitarios y tecnológicos, así como conocer en profundidad el impacto del cambio climático y sus consecuencias. Términos, conceptos y herramientas sobre el tema fueron esclarecidos con la idea de transmitir a las audiencias mensajes precisos y orientadores.

La docencia corrió a cargo de especialistas de reconocido prestigio en la ciencia, la comunicación y la defensa civil, provenientes de instituciones como el Centro del Clima del Instituto de Meteorología (INSMET), la Sociedad Cubana de Geología, Centro Latinoamericano de Medicina de Desastres (CLAMED) y el Centro de Desarrollo Local y Comunitario (CEDEL), entre otros.

Entre los resultados de estos procesos formativos se logró motivar la realización de productos periodísticos con mayor rigor investigativo al acercarse a este complejo asunto global, según reconocieron sus participantes.

«Es importante capacitar a periodistas que divulgan esta información especializada, tan compleja, justo en estos momentos en que se están produciendo grandes cambios en la presencia e intensificación de fenómenos hidrometereológicos extremos como inundaciones, sequías, muy nocivos a la economía y la sociedad», explicó Idelmis González, del Centro del Clima, en una de sus conferencias.

Para Luis Paz, experto del Instituto de Meteorología, «este tipo de encuentro genera una sinergia en la que están involucrados científicos, periodistas y la población en favor de crear conciencia y actitudes proactivas respecto a un tema crucial como son los fenómenos climatológicos y su impacto en el devenir de la humanidad».

El primer curso tuvo lugar en La Habana del 17 al 21 de julio de 2012, el segundo fue en Camagüey (10-12 diciembre de 2012), seguido por Santa Clara (10-12 de junio de 2013); La Habana, entre el 6 y 9 de mayo de 2013; Campeche, México, del 7 al 12 de octubre de 2013 y el último del 26 al 28 de noviembre de 2013 en la capital.

Las capacitaciones involucraron a más de 100 periodistas y una de sus ganancias radicó en las alianzas que motivaron, pues colaboraron con ellas el Instituto Internacional de Periodismo José Martí (IIPJM), el Ministerio de Ciencia, Teconología y Medioambiente (CITMA), la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), la Agencia de Información Nacional (AIN), entre otras instituciones.

El taller sobre «Comunicación social para la Prevención de Desastres» de Campeche se distinguió por la presencia de educadores, promotores ambientales y otras personas representantes de la sociedad civil de ese país, junto a estudiantes y profesionales del periodismo.

Entre los temarios abordados estuvieron Desastres de origen geológico, Género y Cambio Climático, Geopolítica del Cambio Climático, Aspectos clave de la divulgación en el Sistema de Defensa Civil de Cuba, gestión de riesgo en el desarrollo local, Desastres de origen meteorológico, Sistema de alerta temprana, Sequía, La reducción de desastres en el Sistema Nacional de Salud Cubano, Estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgos y Comunicación de los riesgos, entre otros.

A continuación ofrecemos un resumen de las relatorías realizadas en algunos de esos cursos siguiendo un orden cronológico y apuntando detalles de las materias impartidas.

Conferencia  Geopolítica del Cambio Climático. Dr. Luis Paz. INSMET17-21 de julio de 2012: IIPJM, La Habana

La primera edición del taller «El Periodismo y la Prevención de Riesgos» tuvo entre sus participantes a una periodista de República Dominicana y 32 profesionales de la comunicación de todas las provincias de Cuba.

En la inauguración estuvieron presentes Antonio Moltó Martorell, director del IIPJM; la subdirectora docente Ileana González, la presidenta de su Cátedra de Periodismo Científico y Medio Ambiente Gladys Rubio y Mariana Saker Labrada, directora de Información y Comunicación Social del CITMA. Además, Esteban Ramírez, director de la AIN; Elsa Methol Ferré, directora y corresponsal representante de la Agencia IPS en Cuba; Ernesto Osorio, director del periódico Guerrillero, de Pinar del Río, y Ana Esther Zulueta, presidenta de la UPEC en la Isla de la Juventud.

Como apuntara Gladys Rubio en sus palabras de apertura: «Un huracán frena el desarrollo: lo que se hizo en 20 años se pierde en 20 minutos. Saber qué hacer y cómo prevenir todos los riesgos ante cualquier situación de desastre natural o creado por el hombre es importante para los periodistas».

Las actividades académicas corrieron a cargo de especialistas del CITMA, la Defensa Civil y la comunicación social.

El Máster en Ciencias Orlando Rey Santos, director de Medio Ambiente del CITMA, fue el primer conferenciante. Como integrante de la delegación cubana a las negociaciones de la cumbre de Naciones Unidas en Río de Janeiro sobre cambio climático siguió la consigna: «Río+20. Retos y oportunidades». Su charla ponderó la importancia del intercambio con periodistas y explicó las líneas temáticas analizadas en ese foro mundial, así como sus acuerdos fundamentales.

Rey insistió en la importancia de que los medios de comunicación conozcan el origen de conceptos propios de este campo del saber, tales como desarrollo sostenible, economía verde y solidaria, para que se empleen de manera adecuada en los mensajes destinados a los más diversos públicos.

Como cierre proyectó el documental «Imágenes de Futuro», del cineasta cubano Santiago Álvarez, realizado a propósito de la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro (1992).

El Dr. Luis R. Paz Castro, especialista del Centro del Clima del Instituto de Meteorología, disertó sobre «Geopolítica del Cambio Climático». En su opinión, aunque se escucha con frecuencia hablar sobre el tema, casi siempre se interpreta y usa mal. «La labor del periodista es importante porque tiene una influencia grande al trasmitir información», significó.

Aclaración de relieve transmitió al analizar la historia de los períodos de cambio climático, incluso antes de existir la especie humana. Sin embargo, la situación actual alarma pues se pronostican aumentos de temperatura, incremento de los niveles del mar, derretimiento de los hielos polares, cambios en las precipitaciones, entre otros sucesos que provocarán transformaciones en la agricultura y necesitarán de la ciencia. «Es un reto para el planeamiento en general», advirtió Paz. La forma de gobernar, de administrar, de gerenciar, debe ser diferentes según esta variabilidad.

Sobre la adaptación abundó la Máster en Ciencias Herminia Serrano, especialista principal del Grupo de Evaluación de Riesgos de la Agencia de Medio Ambiente del CITMA.

A ella siguió Elsa Fonseca, especialista del Grupo de Riesgos de la Agencia de Medio Ambiente, quien comentó acerca del enfrentamiento a desastres en la conferencia «Estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo en Cuba». Teniendo en cuenta las vulnerabilidades estructurales, no estructurales, funcionales, sociales, ecológicas y económicas de los territorios se pueden valorar sus peligros y riesgos, pues, si estos son bien gestionados, puede evitarse el desastre o disminuirse al máximo, afirmó la estudiosa.

Mariana Saker explicó que el CITMA debe aportar conocimientos, pero la Defensa Civil tiene las funciones de divulgar las medidas concretas en cada caso y educar a la población. «En la sociedad cubana están bien delimitadas estas funciones, de modo que cada cual cumpla con lo que le corresponda y no haya confusiones», sostuvo.

En la geología puede encontrarse el origen de muchos desastres, explicó el Dr. Manuel Iturralde Vinent, presidente de la Sociedad Cubana de Geología. A su juicio, la mayor vulnerabilidad actual es la ignorancia, por lo que debe enfatizarse en la preparación de quienes comunican estas informaciones.

Le siguió el Dr. Guillermo Mesa Ridel, director del Centro Latinoamericano de Medicina de Desastres (CLAMED), quien buscó la relación entre reducción de catástrofes y el Sistema Nacional de Salud cubano.

En otro momento, se presentó la misión, funciones y estructura del INSMET por su director de Sistemas Básicos, el Dr. Luciano Amaro. La Dra. Miriam Teresita Llanes, segunda jefa del Centro Nacional de Pronósticos de ese instituto, explicó sobre los desastres meteorológicos y su sistema de alerta temprana en Cuba.

El Centro Nacional de Pronósticos del país ofrece predicciones de hasta 10 días, perspectivas meteorológicas diarias en temporadas ciclónicas, las notas informativas, los avisos especiales, las informaciones meteorológicas especializadas y avisos de ciclones tropicales, entre otros servicios.

Otras disertaciones se refirieron a la defensa civil, durante un panel integrado por el Teniente Coronel Felipe M. Rolo Gómez, Jefe de Sección Gestión Reducción de Riesgos Sanitarios, del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil y Yaíma Mallet, especialista de diseño del Departamento de Preparación y Divulgación.

Rolo refirió las características generales del proceso de reducción de desastres en Cuba y los principales peligros de devastaciones de origen natural, tecnológicos y sanitarios.

Salieron al debate las inequidades de género y su expresión en la cobertura de los eventos climatolóficos. Fue consenso que entre los conflictos más frecuentes están el que las mujeres tienen mayor vulnerabilidad producto de la pobreza femenina; en las condiciones de albergue muchas sufren violación y acoso sexual y, en el momento de la distribución de los recursos se ven más afectadas. Sin embargo, no se reflejan en los medios la creatividad femenina ni el poder de asociación de ellas durante la recuperación.

Durante este curso se presentó la Exposición «Retos de la Naturaleza» en el vestíbulo de la residencia estudiantil «El Costillar de Rocinante», con fotografías que reflejan las consecuencias de los huracanes en Cuba.

Los matriculados en el curso presentaron experiencias personales en la cobertura de desastres y la prevención, que sirvieron de base a los debates sobre la función del periodista en estos casos y, a modo de ejercicio práctico, defendieron tres proyectos de publicaciones modélicas a partir de los conocimientos adquiridos durante la semana.

Al ofrecer sus opiniones del curso, los periodistas resaltaron la calidad del programa, el valor del trabajo en equipo y las herramientas conceptuales y metodológicas adquiridas que enriquecen el abordaje y los enfoques del tema.

En una de las conferencias del curso en Camagüey.10-12 diciembre de 2012: Camagüey

Con la participación de 25 periodistas de las provincias orientales Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Guantánamo y Santiago de Cuba se inauguró el taller regional en la ciudad agramontina. Además de quienes organizaron desde la capital, estuvieron en la inauguración la delegada del CITMA en la provincia, Dra Andrea Armas Rodríguez; Rafael Cruz Ramos, funcionario del departamento ideológico del Partido Comunista de Cuba provincial, y Luis Naranjo, presidente de la UPEC en el territorio.

Este curso aprovechó la experticia local al invitar como profesores a especialistas en temas medioambientales de las instituciones territoriales. El Msc Rudy Montero Mata, de la delegación del CITMA en Camagüey, ponderó la ubicación y estudio geográfico al analizar el cambio climático y señaló que en su lugar de residencia existen 13 centros de gestión de riesgo, 12 municipales y uno provincial.

La toma de decisión de los dirigentes de cada territorio se apoya en los resultados de investigación de estos centros, explicó.

Mariana Saker transmitió estrategias para comunicar las situaciones de riesgo, para lo que es necesario conocer el concepto de ciencia, medioambiente y periodismo ambiental. «Este último es un periodismo de investigación, de educación. Se respeta más la información de la prensa que otra fuente social y el periodista es el vínculo entre ciencia y sociedad. Por eso, a la hora de informar el periodista debe ser el más informado», sustentó.

El Dr. Iturralde describió los desastres de origen geológico: «Los peligros geológicos a veces son silenciosos, no están en la memoria inmediata y pueden ser olvidados o no tenidos en cuenta: el agua contaminada, las inundaciones, la elevación del nivel del mar (proceso lento, de acuerdo con la vida de una persona), el oleaje extremo, la erosión y pérdida de suelos, entre otros».

De los desastres de origen meteorológico y los ciclones abundó el ingeniero Roberto Aroche Ramírez, jefe del departamento de pronósticos del Centro Meteorológico de Camagüey. El conferencista explicó los eslabones de la DESASTROLOGÍA que deben tener en cuenta la identificación, el análisis, la organización y la asimilación del conocimiento para la prevención.

«Sobre el peligro se puede hacer muy poco, porque se trata de fuerzas naturales que generan mucha energía, así que la reducción debe ser trabajando en las vulnerabilidades. Se han creado programas para debilitar el peligro, como por ejemplo las lluvias provocadas contra la sequía, pero hasta el momento no tiene éxito», advirtió.

La Dra Nélida Varela Ledesma, especialista del departamento científico de Meteorología conversó sobre la sequía, que puede ser de diferentes tipos aunque fundamentalmente se monitorean la meteorológica y la agrícola.

6-9 de mayo de 2013: IIPJM, La Habana

La colaboración de IPS Cuba con este curso se sumó también a la de la Sociedad Cubana de Geología. En él se reunieron periodistas de la capital que trabajan en medios nacionales de la prensa impresa, digital, radial y televisiva. Participaron de la sesión inaugural Reynaldo Fernández Lorenzo, director de Información, Comunicación e Informática del CITMA; Elsa Methol, directora y corresponsal representante de IPS Cuba; Mariana Saker, presidenta de la Cátedra de Periodismo Científico y Ambiental del IIPJM; y la subdirectora docente del IIPJM, Ileana González.

El cambio climático también puede abordarse desde aristas geopolíticas, en las que insistió el Dr. Luis R. Paz del INSMET al inicio de las sesiones docentes. La actividad humana ha incidido en el clima, pero su dimensión es polémica incluso entre los científicos que identifican afectaciones debido a las emisiones y concentraciones de gases de efecto invernadero. Este proceso produce que la temperatura de la tierra se eleve y el sistema busque un nuevo equilibrio energético, o sea, varíe el clima con un calentamiento natural.

De ahí surgen peligros geológicos, sobre los cuales especificó el Dr. Manuel Iturralde, quien manifestó su incidencia en forma de aguas contaminadas, inundaciones, elevación del nivel de mar, oleaje extremo y tsunamis, erosión y pérdida de suelos, caída de rocas, deslizamientos, desplomes, terremotos, entre otros. «Estamos ante un mundo peligroso, somos una parte de este mundo, por ello es tan necesaria la prevención», opinó.

Iturralde expuso el proceso de trabajo del 8vo folleto «Protege a tu familia» dedicado a huracanes, tornados y descargas eléctricas para ayudar a crear una base de conocimiento. Asimismo, exhortó a la prensa a trabajar estos temas de manera consciente y preparada.

Un tema novedoso lo aportó la conferencia impartida por la Dra. Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer, al mostrar los nexos entre género y comunicación de desastres. Además de aportar elementos sintéticos de la teoría de género, la periodista se preguntó si tienen sexo los desastres, a lo que respondió: sí, tienen género, porque impactan de modo distintas a mujeres y hombres.

A ello la cursante Herminia Rodríguez añadió la importancia de tomar en cuenta algunas situaciones como las de mujeres jefas de hogar y las madres solas en condiciones de desastres; el estrés diferenciado que sobreviene sobre mujeres y hombres en esos momentos: a ellos se les demandan las tareas de reconstrucción física, a ellas la reproducción en la complicada vida cotidiana; en estas oportunidades se refuerzan algunos estereotipos en los medios de comunicación, como mostrar a las mujeres sirviendo café a los linieros eléctricos o preparando una olla colectiva para vecinos evacuados.

En positivo, ve a mujeres en cargos clave mostrando sus capacidades a la hora de tomar decisiones, como las Secretarias del Partido y Jefas de Zonas de Defensa Provincial en Pinar del Río o Isla de la Juventud.

«Estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo en Cuba» fue la charla de Herminia Serrano, especialista principal de la Agencia de Medio Ambiente (AMA), conceptos que a su criterio son medulares para el trabajo en la prensa. Para responder a ellos de manera efectiva, se requiere un sistema de alerta temprana y vigilancia del clima, sobre el que habló la Dra. Miriam Teresita Llanes. El Centro Nacional de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba está encargado de mantener un ojo aguzado.

Idelmis Tamara González García, del Centro del Clima del Instituto de Meteorología, habló a su vez del sistema de pronósticos de sequía, que se integra al grupo de Vigilancia Climática.

En el sistema de salud cubano ahondó el Dr. Luis Sauchay Romero, del Departamento de Análisis y Reducción de Riesgos del Centro Latinoamericano de Medicina de Desastres (CLAMED). Sauchay comentó causas que incrementan la frecuencia de los desastres en el mundo, tales como la vulnerabilidad humana, resultante de la pobreza y la desigualdad; la degradación ambiental; el rápido crecimiento demográfico, especialmente en los países pobres, entre otras.

Pero sin una organización consciente de la infraestructura para reducir los desastres poco se puede alcanzar. Felipe Rolo Gómez, jefe de la Sección de Riesgos Sanitarios en el Departamento de Reducción de Desastres en el Estado Mayor General de la Defensa Civil, abordó las características generales del proceso de reducción de desastres en Cuba, entendido como el conjunto de actividades preventivas, de preparación, respuesta y recuperación que se establecen con la finalidad de proteger a la población, la economía y el medio ambiente, de los efectos destructivos de los eventos climáticos y ambientales.

Para divulgar este sistema, la Tte. Cor. Maida Millán, Jefa del Departamento de Preparación y Divulgación, señaló aspectos claves. Entre ellos el conocimiento por cada periodista de la base legal de estas acciones: la Directiva 1-2010 del Presidente del CDN donde se establece que «la preparación de la población y la economía en las medidas de la DC relacionada con los riesgos de desastres requiere del apoyo de un trabajo político-ideológico, socio-psicológico y didáctico-instructivo a través de una información y divulgación eficaz y sistemática, que contribuya al logro de una cultura en reducción de desastres».

La oficial comentó que cada año el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil crea un Programa Nacional para la Divulgación, con el objetivo de incrementar la cultura referente a los peligros de desastres que afectan a Cuba, las medidas de prevención y las normas de conducta a seguir en cada situación de este tipo. Este Programa es distribuido, entre otras instituciones, al Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), que posteriormente debe transferir a sus dependencias (tele-centros, corresponsalías, emisoras provinciales y municipales).

10-12 junio de 2013: Santa Clara

Para la región central del país se realizó un curso sobre periodismo y desastres naturales en la ciudad de Santa Clara, donde estuvieron presentes 25 periodistas de Villa Clara, Ciego de Ávila, Santi Spíritus, Cienfuegos, y Matanzas.

Al dar la bienvenida, María del Carmen Velasco, delegada del CITMA en Villa Clara resaltó la importancia de estas experiencias ante la necesidad de sensibilizar a la población y trabajar en la prevención de riesgo, aspecto en los que el periodismo desempeña un papel esencial.

Las conferencias siguieron el temario de los cursos anteriores y fueron impartidas por especialistas pertenecientes a instituciones científicas cubanas y de la región central, entre éstas, el Centro del Clima del Instituto de Meteorología (INSMET), Centro Latinoamericano de Medicina de Desastres (CLAMED) y el Centro de Desarrollo Local y Comunitario (CEDEL).

Al acercarse a la Geopolítica del cambio climático, el doctor Luis Paz, del INSMET, señaló que los países se han agrupado en cuatro tipos: los grandes países industrializados, los países auto-titulados en desarrollo (los del Este), los menos adelantados (principalmente africanos y algunos asiáticos) y los pequeños países insulares (donde está incluida Cuba). Cada una de estas naciones tiene comportamientos diferentes y vulnerabilidades distintas, lo cual hace muy difícil las negociaciones. A su vez, hay subgrupos con intereses geográficos, económicos y políticos específicos.

Por su parte, la ingeniera Herminia Serrano, especialista de la Agencia del Medioambiente del CITMA, dijo que la gestión de riesgo es un proceso social cuyo objetivo fundamental es la previsión, la reducción y el control permanente de los factores peligrosos, en consonancia e integrado al logro de pautas sostenibles de desarrollo humano, económico, ambiental y territorial.

Sobre los impactos de los desastres en el sistema de salud, el doctor Guillermo Mesa Ridel, director de CLAMED, expuso, basado en datos de la Organización Panamericana de la salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que un hospital regional que quede sin funcionar deja de atender un promedio de 200 000 personas.

Asimismo, citó datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) según los cuales en 15 años (1981-1996) América Latina y el Caribe sufrieron pérdidas por 3.120 millones de dólares, con 93 hospitales y 538 unidades de salud dañadas por colapso o por quedar en condiciones vulnerables.

Luis Evidio Martínez Díaz, periodista del canal Telecubanacán, resaltó la importancia de este tipo de encuentros que deben convertirse en acciones sistemáticas de actualización de conocimientos y estrategias principalmente comunicacionales.

Por su parte, Yara Cárdenas, de Radio Sagua, valoró el espacio como una oportunidad muy importante para el intercambio y socialización de experiencias locales que en ocasiones son irrepetibles y cuyas enseñanzas pueden servir para muchos otros profesionales.

Elsa Methol, directora de IPS en Cuba, indicó que este curso nació por la idea de socializar el trabajo de la Defensa Civil y la experiencia de instituciones que pueden aportar mucho a la prevención de estos problemas.

7- 12 de octubre de 2013. Campeche, México

No solo para periodistas se dirigió el curso organizado desde el proyecto Retos de la naturaleza por IPS- Cuba y la Fundación Casa Vieja en la ciudad de Campeche, México. También educadores y promotores ambientales, entre otros sectores de la sociedad civil mexicana, participaron de los encuentros impartidos por especialistas cubanos.

A petición de la Fundación Casa Vieja de esa ciudad del sureste mexicano llegaron hasta allí quienes organizaron en Cuba varias experiencias similares y con ello se lanzó un camino de capacitaciones internacionales de este tipo.

En su agenda, aparecieron conferencias magistrales de Mariana Saker Labrada, Manuel Iturralde Vinent, Miriam Teresita Llanes, Luis Paz, Mayda Millán, Herminia Serrano Méndez, Virgen Caridad Cutié, entre otros.

Las y los docentes de Cuba provienen del Instituto de Meteorología, la Sociedad Cubana de Geología, el Instituto de Ciencias Agropecuarias y el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil.

El taller tomó como referencia vivencial el impacto en Cuba del fenómeno climatológico, los estudios desarrollados en este país caribeño y la experiencia del desarrollo de talleres de formación y capacitación con periodistas cubanos, de ahí el interés de replicarlos con el auspicio de entidades internacionales y locales en otras naciones de la región de Centroamérica y el Caribe, dadas las similitudes geográficas y climatológicas, con vulnerabilidades enormes.

Las conferencias versaron sobre desastres naturales de origen meteorológico (huracanes y sequías, entre otros) y geológico; sistema de alerta temprana, geopolítica y adaptación al cambio climático; y estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo; experiencias de la defensa civil y desarrollo local; educación y comunicación -cómo comunicar los desastres de caras a prevenir los riesgos-. Por su parte, la profesora mexicana Ligia Hernández Chárraga, expuso sobre género y cambio climático.

Según los anfitriones, la realización de esta iniciativa responde a la necesidad que tienen los países de la región de organizar espacios y foros de formación y capacitación de periodistas, comunicadores y miembros de la sociedad civil en las disciplinas de cambio climático y prevención de riesgos, asociados particularmente a desastres.

Las actividades del foro se irradiaron más allá de su sede principal, el auditorio del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), hacia organizaciones empresariales, colegio de arquitectos e ingenieros civiles, universidades y entidades de diversos sectores productivos.
Especial impacto tuvieron los encuentros de los especialistas con pescadores y agricultores en sus áreas de trabajo, tal como sucedió en las localidades de Playa Bonita e Isla Aguada. Allí las expertas cubana Miriam Teresita Llanes, Mayda Millán y Herminia Serrano abordaron las consecuencias que ya genera el cambio climático como son el aumento de la temperatura de las aguas del mar, su consiguiente elevación y la consiguiente pérdida de zonas costeras.

En encuentro con agricultores campechanos, la especialista Virgen Caridad Cuité disertó sobre el impacto que ejerce el fenómeno climatológico en los largos procesos de sequías que se están operando en la región de la cuenca del Caribe, así como de las intensas lluvias, factores que están incidiendo dramáticamente en cambios de ciclos de cosechas y en la vulnerabilidad de numerosos cultivos tradicionales.

Otro de los temas que acaparó la atención de los asistentes fue el referido a la necesidad de articular sistemas de alertas tempranas cada vez más efectivos ante los fenómenos climatológicos previsibles como los huracanes que son recurrentes cada año en esta parte del territorio mexicano.

En ese sentido, se ponderó la necesidad de su articulación con sistemas de protección de la población y de los recursos materiales de manera que se mitiguen los estragos de los meteoros, especialmente en minimizar la pérdida de vidas humanas.

26- 28 de noviembre de 2013: IIPJ, La Habana

En el último curso realizado por el proyecto se sumaron a periodistas de los medios nacionales algunos blogueros interesados en temas ecológicos y medioambientales. Por otra parte, tampoco se trataban de reporteros y reporteras de las áreas de ciencia, tecnología o medioambiente. Con esto se  buscaban miradas transversales al tema para evitar sesgar la información.

Todos y todas compartieron las impresiones transmitidas en la inauguración por Herminia Rodríguez, directora del Instituto Internacional de Periodismo; Elsa Methol, directora y corresponsal representante de Inter Press Service (IPS) en Cuba; Mariana Saker Labrada, vicepresidenta de la Cátedra de Periodismo Científico y Ambiental del IIPJM; y la subdirectora docente del IIPJM, Ileana González.

Manuel Iturralde inició las sesiones docentes comentando sobre peligros de naturaleza geológica ante los que no se tiene conciencia de riesgo, como los terremotos, que pudieran afectar a la totalidad del país aunque más a provincias como Santiago de Cuba, Matanzas y La Habana.

Otros temas tratados fueron género y cambio climático y geopolítica del cambio climático, nuevamente trabajado por Luis R. Paz Castro, quien se refirió a los pioneros en esos estudios, particularmente Svante Arrhenius y Wallace Broecker.

Sobre la divulgación en el Sistema de Defensa Civil la Tte. Cor. Maida Millán especificó las circunstancias históricas en que este se ha ido desarrollando en Cuba y aclaró que la Defensa Civil no solo responde a los ciclones tropicales sino a todo lo que amenace la vida humana en el país.

Una arista diferente en la capacitación fue la de gestión del riesgo y desarrollo local, impartida por el Lic. Ricardo Bérriz Valle, especialista del Centro de Desarrollo Local y Comunitario (CEDEL).

En su consideración, el nivel municipal resulta idóneo para establecer estrategias de desarrollo local porque es el escalón mínimo de gobierno con personalidad jurídica y representación legal.

«Además, es también el espacio local, cotidiano, de relaciones interpersonales en que se produce y reproduce la vida, donde se logran o no niveles de satisfacción de individuos y grupos. Es un escenario clave donde la sociedad espera encontrar respuestas a sus necesidades y aspiraciones económicas, materiales, espirituales. En fin, es el lugar donde transcurre el vínculo más directo entre el pueblo y el gobierno», expresó.

Miriam Teresita Llanes volvió sobre el sistema de pronósticos y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales, eficaces para prevenir, minimizar o reducir las repercusiones de los fenómenos extremos. Según apuntó, el Instituto de Meteorología de Cuba cuenta con una red de estaciones meteorológicas diseminadas a todo lo largo del país, con ocho radares que cubren la nación y sus mares adyacentes.

Llanes resaltó que en la Temporada Ciclónica de 2013 se formaron 13 tormentas tropicales, de ellas 2 alcanzaron la categoría de huracán: Humberto e Ingrid, por lo que se puede considerar una temporada por encima de lo normal o promedio. La cantidad de huracanes estuvo muy por debajo de lo esperado, por lo que se convierte en la de menor número de huracanes en la cuenca del Atlántico desde 1982 (con igual cifra).

La meteoróloga hizo un llamado a incrementar las medidas de protección a la integridad física de las y los periodistas que cubren este tipo de eventos, pues se encuentran en situación de riesgo.

Guillermo Mesa Ridel, jefe de la cátedra docente «Salud y Desastres», describió la respuesta a desastres naturales por el sistema de salud cubano y Herminia Serrano compartió las nociones sobre peligro, vulnerabilidad y riesgos. Serrano comentó sobre la vulnerabilidad derivada por la posición geográfica del archipiélago cubano, a lo que deben prestar atención las y los profesionales de los medios de comunicación masiva.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.