Bienal de artes visuales reunió a artistas de Cuba y el mundo

En la edición 14 de la Bienal de La Habana participaron 300 artistas de todos los continentes.

A diferencia de citas anteriores, esta fue una bienal sin grandes sucesos populares, consideraron críticos de arte.

Foto: Tomada de la web del Consejo Nacional de Artes Plásticas

La Habana, 6 may.- Sin grandes glorias ni penas, concluyó la edición 2021-2022 de la edición 14 de la Bienal de La Habana, matizada por la pandemia, llamados al boicot y la competencia entre el disfrute de las artes visuales y la vida cotidiana.

El más importante evento de su tipo en Cuba se desarrolló en tres fases, entre el 12 de noviembre de 2021 y el 30 de abril de 2022, bajo el lema “Futuro y Contemporaneidad”, con la participación en sus tres tramos de unos 300 artistas de todos los continentes.

“La decisión de celebrar la Bienal respondió a los deseos de creadores y amigos, al imperativo de estabilizar su periodicidad bianual y a la vocación universalista y de cultura abierta que caracteriza a la isla”, dijo el director de la cita, Nelson Ramírez.

La primera experiencia, titulada Preámbulo y que finalizó el pasado 5 de diciembre, se realizó en gran medida de manera virtual y logró reunir a personalidades de diversos campos del pensamiento y conocimiento a escala internacional.

Esta fase incluyó, entre otras, la muestra colectiva “Caminos que no conducen a Roma. Colonialidad, descolonización y contemporaneidad”, el encuentro teórico “Práctica, artista e indagación creativa” y el proyecto Stretch Timemonochromes, de la coreógrafa belga Isabella Soupart, el diseñador textil Jean-Paul Lespagnard y el director musical Guy Vandrommeen.

El segundo ciclo, La Habana de la Bienal, entre 6 de diciembre y el 24 de marzo, privilegió la creación artística gestada por consagrados y noveles artistas de la nación anfitriona, en muestras como “Volver a la tierra”, “Imaginarios visuales femeninos”, “Disonancias”, “Islas”, “Detrás del muro” y “A fin de cuentas”.

En esta fase, en el espacio público, se exhibió el controversial proyecto Manifiesto, del artista cubano Alexis Leyva (Kcho), con las temáticas de la identidad y la emigración.

Regreso al Porvenir fue el último ciclo de la cita y abrió con una muestra homónima en la Estación Cultural de Línea y 18, que reunió obras de 37 artistas de Cuba y el mundo.

Al reflexionar sobre la cita, en el Noticiero Cultural de la televisión estatal cubana, el periodista Yuris Nórido reconoció la celebración de la bienal como “una cita demandante, compleja, múltiple, en una época particularmente difícil para la nación y el mundo”.

A su juicio, el arte presentado no siempre contó con el acompañamiento eficaz de la crítica, faltaron socialización, acciones coordinadas, el alcance de los espacios teóricos fue reducido, pese a su promoción en las redes sociales; no motivaron al público las obras emplazadas en espacios públicos.

A diferencia de ediciones anteriores, “fue una bienal sin grandes sucesos populares”, dijo. No obstante, enfatizó en la necesidad de “defender los espacios del arte, su autonomía, su talante incisivo; en ese sentido, la Bienal sigue siendo una plataforma de privilegio y es preciso aprovecharla más y mejor”.

Tiempos de boicot

La cita aconteció en medio de campañas mediáticas desde el exterior por parte de creadores cubanos para boicotear su celebración, como protesta al encarcelamiento de artistas en la isla.

Una carta pública, firmada por más de 500 personas tanto cubanas como extranjeras, llamó a no acudir a la cita habanera “porque artistas cubanos han estado, y otros aún permanecen, en prisión; porque docenas de profesionales del arte están bajo reclusión domiciliaria”.

Como respuesta, una Declaración de artistas e intelectuales desde el diario La Jornada, en México, señaló que “se pretende manipular políticamente a la comunidad artística internacional en un intento de boicot a la Bienal de La Habana, Cuba, que se ha ganado el respeto de la crítica de arte y de los creadores de las artes visuales en el mundo”.

Dicho documento reunió más de 1.000 firmas de artistas de 45 países.

Espacio aglutinador

En la bienal hicieron sus prácticas preprofesionales estudiantes de cuarto y quinto año de Historia del Arte, quienes colaboraron en el montaje de obras en la Estación de Línea y 18, con creadores nacionales e internacionales.

“La interacción con artistas fue muy interesante, no solo porque fue la primera vez que trabajamos con algunos de ellos, sino que también tuvimos la oportunidad única de acercarnos a los nuevos medios, como la inteligencia artificial”, dijo A. Cabrera.

Para Arianna Covas, “la multitud de poéticas aglutinadas en la bienal ofreció una visión de máxima actualidad de los itinerarios del arte contemporáneo”.

A juicio de la joven, “significó una invitación a detenernos y revisarnos como civilización y la práctica con los artistas, una experiencia nueva y emocionante, fue poner en valor los conocimientos adquiridos desde la academia”. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.