Primera radiografía del reguetón cubano

La industria de este género musical en Cuba continúa creciendo tanto en su vertiente legalizada como ilegal, revela un estudio periodístico.

Flow y poder: el reguetón en Cuba, un especial multimedia preparado por un equipo de la revista autónoma El Toque, que será publicado esta semana.

Foto: Captura de la portada del especial multimedia.

La Habana, 3 sep.- “El reguetón ha demostrado resistencia y mutabilidad en un escenario social que le es adverso: polémicas, enfrentamientos, en ocasiones marginalidad legal y económica”, dijo a la Redacción IPS Cuba Jessica Domínguez, que coordinó una investigación periodística sobre la industria del género urbano.

Cómo ha logrado sobrevivir en estas condiciones y convertirse en una industria popular, lucrativa e internacional, es parte del análisis de Flow y poder: el reguetón en Cuba, un especial multimedia preparado por un equipo de la revista autónoma El Toque, que será publicado esta semana.

La investigación pionera revela la existencia de dos mundos, uno de «glamur y farándula» y otro de barrio pobre, que se llama localmente «el reparto», explicó Domínguez luego de la presentación del especial, que tuvo lugar el 30 de agosto en un negocio privado de esta capital.

Estas comunidades rara vez se conectan entre ellas pero ambas son esenciales para mantener la popularidad del género.

Jessica Domínguez conversó con la Redacción IPS Cuba sobre el especial multimedia que requirió un año y medio de trabajo.

Foto: Archivo IPS Cuba

Artistas de farándula como Gente de zona disfrutan de un mayor reconocimiento internacional y un mejor posicionamiento económico. Sus conciertos pueden costar hasta el equivalente a 100 dólares en la isla caribeña y graban en costosos estudios fuera del país, arrojó el estudio, que abarcó el período de 2010 a 2018.

Los segundos, el reparto, se mueven entre lo rudimentario e ilegal: estudios de barrio que no son reconocidos dentro del trabajo privado y presentaciones en algunos espacios en calidad de artistas aficionados, donde no cobran más del equivalente a tres dólares por entrada.

Pero muchos representantes del reparto logran temas que se escuchan en todos los rincones del país y cuentan con numerosos seguidores.

La investigación concluyó que, en el período seleccionado, 155 artistas individuales y 33 grupos del género hicieron populares más de 600 canciones. Sin embargo, solo 79 artistas lograron colocar más de una canción en los hits, aunque destacan por su pegada El Chacal (118 éxitos), El Taiger (90) y Chocolate (76).

Gran parte de esta industria crece y se sostiene con la interacción entre Cuba y su mayor comunidad emigrada, que se concentra en la ciudad estadounidense de Miami. Sus exponentes se presentan y graban en ambos espacios como si fuera uno, a pesar de las altas y bajas en las complicadas relaciones entre La Habana y Washington.

El crecimiento del movimiento en el país continúa aun cuando políticas culturales y hasta administrativas han intentado limitar su expansión por el frecuente uso de letras obscenas, sexistas y violentas.

La investigación periodística confirmó que este es un medio dominado por hombres, pues de los 150 artistas identificados en el período solo 12 son mujeres.

La multimedia compila una información dispersa, que apeló a canales informales y hasta la memoria de personas que participaron en encuestas, organizada en cuatro acápites:

  • Canciones populares: creó una base de 663 canciones exitosas entre 2010 y 2018, seleccionadas a partir de listas de éxito y encuestas online. Desde este registro que incluye también autores, estudios de grabación y productores, se traza una historiografía mínima del género para el periodo, agrupada por impacto musical, polémica, lenguaje, sociedad y economía.
  • La realeza: un análisis que mezcla el número de hits, premios y unión con otros artistas internacionales, se proponen los exponentes mejor posicionados.
  • Las balas: cómo funciona esta industria (producción, distribución y consumo) y cuánto dinero mueve en Cuba. El sitio calculó un mínimo de 1 millón de dólares en el año 2018.
  • Videojuego Cubetón: desarrollado por un grupo de estudiantes y profesores de cibernética, sin fines de lucro, que consiste en mover y girar un cubo al ritmo de populares canciones como el Palón divino de Chocolate. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.