Emprendedores de Cuba aprenden sobre innovación en red

El tema centró las conferencias y paneles de la cuarta edición de Noviembre de Emprendedores, organizado por el proyecto CubaEmprende.

Muchas de las actividades de Noviembre de emprendedores se desarrollan en el patio del centro cultural.

Foto: Tomada del perfil de Facebook del proyecto CubaEmprende.

La Habana, 9 nov.- Emprendedores cubanos conocieron que el aumento del acceso a internet en la isla debe ser mejor aprovechado, pues el manejo creativo y sistemático de las redes sociales resulta clave en la creación, posicionamiento y crecimiento de una empresa.

Al respecto, trató la conferencia ¿Cómo hacer crecer su negocio haciendo uso de las redes sociales?, impartida por el especialista en marketing, Salvador de la Torriente el 8 de noviembre en el Aula Magna del Centro Cultural Padre Félix Varela (CCPFV), en La Habana Vieja.

Durante alrededor de una hora, el joven trabajador autónomo, residente en Estados Unidos desde 2017, atrajo la atención de un auditorio de más de un centenar de personas, con quienes compartió experiencias y consejos sobre cómo optimizar el tiempo y propiciar un uso creativo de las redes.

Recomendó “crear atención para atraer dinero”, para lo cual resulta esencial innovar en las formas de comunicarse y atraer a los potenciales clientes, “llevando la publicidad a las redes sociales, porque las personas cada vez pasan la mayor parte del tiempo conectadas a sus computadoras y teléfonos móviles”.

Asimismo, compartió lo que denominó los 12 mandamientos para tales propósitos.

Por ejemplo, aconsejó el uso de las redes sólo para hacer crecer el emprendimiento, humanizar el negocio, usar el poder de los posibles influencers, ser fuertes en el manejo de al menos una red social antes de querer ser omnipresente en todas, no copiar al prójimo, crear valor para las personas y dar seguimiento a todos los comentarios y sugerencias, entre otras.

La conferencia fue una de las que integró la cuarta edición de Noviembre de Emprendedores, organizado por el proyecto CubaEmprende, un espacio que por iniciativa del Arzobispado de La Habana busca contribuir al progreso del sector no estatal y al incremento de la calidad de vida de cubanas y cubanos.

El programa nucleó, el 7 y 8 de noviembre, un conjunto de conferencias, paneles y dinámicas grupales cuyo tema central fue la innovación empresarial.

Participaron unas 150 personas, entre ellas representantes de unos 85 negocios privados.

La mayor parte de ellos provenían de La Habana, aunque también hubo representantes de las occidentales provincias de Artemisa, Mayabeque, Matanzas y un participante de la central Cienfuegos.

Interactuar e innovar más

Arlen Martínez, coordinadora de Comunicación de CubaEmprende, explicó a la Redacción IPS Cuba que, desde abril de 2012, el proyecto adiestra y acompaña a emprendedores que deseen iniciar o mejorar una empresa, a través de un espacio de relaciones que ofrece diversos servicios de capacitación y asesoramiento.

“Somos, básicamente, un espacio de creación entre emprendedores y por eso nuestros servicios buscan que las personas aprendan y adquieran las herramientas esenciales para gestionar un negocio y se conozcan e interactúen entre ellos”, apuntó.

Noviembre de Emprendedores es uno de los tres grandes eventos que CubaEmprende organiza en el año, junto a la Feria expositiva Expoemprendimiento en mayo y el evento teórico en julio, pero “con una mayor impronta como espacio de relación”, dijo.

De acuerdo con Martínez, surgió en 2016 con el objetivo de que las personas se conocieran, conversaran, interactuaran y colaboraran; que conectaran unos con otros, se involucraran en la cadena de valor de los distintos negocios y generaran un valor agregado a los productos que ofrecen.

Sostuvo que la idea central de esta cuarta edición fue desmitificar la idea de que la innovación sea únicamente tecnológica, pues muchas personas piensan que para innovar necesitan necesariamente tecnologías o inventar un producto nuevo.

“En realidad, se puede innovar en todos los productos, servicios, procesos y componentes de la empresa”, sintetizó.

Durante esta edición, sobresalió la participación de trabajadores autónomos relacionados con el marketing y la publicidad, sobre todo aquellos enfocados en el posicionamiento web y el marketing digital.

Ello pudiera explicarse, valoró la comunicadora, debido al paulatino aumento del acceso a internet en la isla caribeña, a que los negocios han tomado una mayor conciencia sobre la necesidad de hacerse visibles en el espacio virtual y que el encuentro de 2018 estuvo dedicado a la promoción a través de las redes sociales, lo cual atrajo de manera considerable a este tipo de emprendimientos.

Igualmente, acudieron ahora varios líderes de hostales, servicios gastronómicos y producciones artesanales diversas, desde cerámica fría, confecciones y tejidos hasta muebles, así como los de servicios de belleza y bienestar.

“La mayoría de quienes participan, además de ser jóvenes, tienen negocios funcionando, pero hay un segmento que tiene un proyecto que tratan de echar adelante”, complementó la especialista.

Mobiliario ecológico

Uno de los proyectos participantes en la cuarta edición de Noviembre de Emprendedores fue Ecodecotaller, una iniciativa de decoración ecológica personalizada para el hogar y empresas.

Con sede en el reparto Palatino del habanero municipio Cerro, el proyecto se especializa en el diseño y manufactura de estantes, repisas, zapateras, mesas, camas, jardineras, accesorios y juguetes, entre otros artículos, mediante el uso de materiales reciclados (principalmente pallets).

Shallya J. Sánchez, de 26 años y líder del proyecto nacido el 12 de septiembre último, dijo a la Redacción IPS Cuba que conoció de CubaEmprende por las redes sociales y decidió acudir para presentar su propuesta por ser “un espacio para crear alianzas, nuevos negocios, lograr contratos o acuerdos de colaboración”.

Apuntó que su emprendimiento, en el cual la acompañan otra muchacha y dos hombres, “no recurre a la carpintería tradicional; hace muebles personalizados, a la medida del cliente, quien puede llegar sin idea de lo que quiere o llevar el diseño y lo materializamos, en función de lo que necesita”.

A su juicio la creación de valor y la constancia resultan fundamentales en la vida de quien desee ser un trabajador autónomo. “Yo no paré de soñar hasta que logré materializar el proyecto. Hay personas que no lo tienen claro, pero nunca es tarde. Hay que tratar de ir a por ello”, exhortó. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.