Turismo levanta banderín a nacionales y extrema medidas de higiene

Cuando abra, el turismo internacional se limitará inicialmente solo a los cayos.

En playas y piscinas, se velará por el distanciamiento entre las tumbonas, además de higienización a la apertura y el cierre.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

La Habana, 1 julio- Con mascarillas, soluciones desinfectantes en las entradas de restaurantes y hoteles, ocupación a solo la mitad de las capacidades hoteleras, distanciamiento entre mesas y tumbonas, el turismo cubano reabre progresivamente sus puertas a los nacionales en la primera fase de la recuperación.

Con la entrada de 13 provincias en la primera fase de la recuperación el 18 de junio –con la excepción de La Habana y Matanzas, esta última entró el día 22-, se dio paso a la reapertura de algunos hoteles, dentro de un proceso que será gradual y en dependencia de la demanda, según informó el primer ministro, Manuel Marrero.

La respuesta no se hizo esperar. En destinos como Trinidad, en la central provincia de Sancti Spíritus, abierto hace apenas dos semanas, ya algunos vacacionistas nacionales han reservado en más de una ocasión, refieren directivos de la cadena hotelera Cubanacán .

Desde hace algunos años, el mercado nacional se ubica entre los primeros emisores de huéspedes hacia los hoteles, fundamentalmente, en las playas y en la etapa vacacional.


Mejor cara

Durante estos tres meses y ante la ausencia de turismo, en las instalaciones se desarrollaron inversiones para la mejora del producto turístico de cara a la reapertura de los servicios, la elevación de estándares en áreas públicas y de gastronomía, así como en el mantenimiento del equipamiento gastronómico y de clima.

De acuerdo con el Ministerio del Turismo, la apertura al turismo internacional se producirá a partir de que se declare la segunda fase, pero se limitará en esa etapa a la cayería norte y sur del país.

 

Un turismo diferente

Los protocolos higiénico-epidemiológicos que adopta el turismo cubano fueron coordinados con las autoridades de salud pública y también con los directivos de las cadenas internacionales que operan en hoteles cubanos, ya sea en contratos de administración como en empresas mixtas.

En líneas generales, entre las medidas se encuentran la fumigación de autos a su entrada a los hoteles, aplicación de soluciones desinfectantes, toma de temperatura a clientes y trabajadores, así como la incorporación de una nueva plaza: especialista de higiene, que garantizará el control de cumplimiento de las normas higiénicas.

De acuerdo con Niurka Pérez, vicepresidenta de marketing de la cadena Cubanacán, la ocupación, como promedio al 60 por ciento de la capacidad, “tiene que ser un traje a la medida, que responda a las características propias de la instalación, en algunos casos podrá ser un poquito más, en algunos casos menos”.

Según informaciones de Cubanacán, para adecuar los manuales y procedimientos se modificaron 350 medidas de seguridad sanitaria, cuya efectividad fue comprobada en las instalaciones hoteleras que operaron como centros de aislamiento y donde no se produjeron contagios.

Los protocolos establecen la higienización profunda de superficies y habitaciones, supresión de lencería no esencial, incorporación de nuevos productos que se ponen a disposición de los clientes para hacer su estancia más cómoda y agradable e introducción en todos los hoteles del servicio de habitación.

La gastronomía brindará servicio a las mesas de forma personalizada en bares y restaurantes, se sustituirán las tradicionales cartas menú por medios digitales, postres y ensaladas en las mesas buffet serán porcionados y los horarios, escalonados.

En playas y piscinas, se velará por el distanciamiento entre las tumbonas, higienización a la apertura y el cierre y durante el día en las superficies de contacto en áreas de piscina y playa y distanciamiento físico en programas de animación, al aire libre.

Las medidas sanitarias serán rigurosas también para el personal de los hoteles, desde la de desinfección de calzado, lavado de manos, uso de gel antibacterial, toma de temperatura, higienización de áreas de trabajo, el correcto uso de uniforme y su estado óptimo de conservación y limpieza.

Los hoteles contarán con personal de salud y condiciones para el aislamiento, en caso de que se detecten personas con síntomas de la covid-19.

Rubén Forés, director de negocios y desarrollo de Islazul, comentó que se ha trabajado fuerte en la actualización de los manuales y protocolos de actuación ante la pandemia y se restructuraron 13 guías de higiene, adaptándolas a las nuevas condiciones. “Tenemos que abrir el turismo, pero tenemos que abrir un turismo seguro”, remarcó.

Según informó recientemente Cubanacán, para esta etapa la cadena escogió el eslogan Suyo y seguro para su nueva campaña promocional, que destaca tanto los valores de las instalaciones y sus entornos, como la seguridad que ofrecen en el nuevo contexto.

 

Opciones para la comercialización

Son diversas las alternativas que han buscado los diferentes grupos para facilitar la comercialización y propiciar el distanciamiento.

La cadena hotelera Islazul, incrementó de 14 a 36 sus puntos de venta en el país, con el fin de mantener el distanciamiento físico y evitar aglomeraciones, según Osniel Fonseca, vicepresidente comercial.

A su vez, dijo el directivo, ampliarán el horario de esos centros, de ocho de la mañana a siete de la noche, de lunes a sábado y media jornada, los domingos. “Estamos tomando estas medidas en aras de crear más alternativas, evitar aglomeraciones de personas y propiciar el distanciamiento físico”, destacó.

Una opción en la que se trabajó durante varios meses y que estará a disposición de las personas, es la posibilidad de pagar mediante la aplicación Transfermóvil las reservas que se realicen mediante el sitio web institucional de la cadena: https://www.islazulhotels.com/  y el portal del turismo cubano Cuba Travel.

Así dijo, “se puede reservar y pagar desde casa, sin necesidad de desplazarse hacia ninguna de las instalaciones”.

En esa facilidad de Transfermóvil se inserta también el grupo Cubanacán. Se calcula que en el país unas 800 000 personas pueden emplearla, al disponer de tarjetas de la banca móvil.

En el caso de la capital cubana, una vez se reinicie la operación cuando La Habana entre finalmente en la esperada fase uno, será habilitada una red local wifi en los puntos de venta para que las personas, sin necesidad de acceso a Internet, puedan descargar a sus dispositivos móviles ofertas, precios y contactos, y consultarlos luego en casa.

Esta opción, indicó el vicepresidente comercial, sería desplegada progresivamente al resto del país. (2020)

Un comentario

  1. Marylenna

    Quisiera saber cuándo comienza la segunda fase pues veo noticias que el turismo internacional comenzará el 1ro de julio y no hay nada claro

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.