Cuba se resiente por escasez de petróleo

Estados Unidos ha impuesto en los últimos meses nuevas trabas a la importación cubana de petróleo, lo cual puso al país en una tensa y compleja situación.

Las paradas de guaguas y las colas en gasolineras se han convertido en señales más visibles de la contracción en la importación de combustibles.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Largas colas de autos en gasolineras y gente aglomerada en las paradas de ómnibus se combinan desde la pasada semana con reducciones de viajes internos y otras medidas del Gobierno para aprovechar las escasas reservas de combustible. Una cadena de obstáculos y sanciones de Estados Unidos a navieras de cualquier bandera por llevar petróleo a Cuba desde Venezuela han colocado a la economía cubana frente a uno de los momentos más tensos de los últimos años.

El conflicto energético provocó una serie de intervenciones públicas del Presidente Miguel Díaz-Canel y otros ministros de la actividad económica, para exponer una situación que definió como temporal o coyuntural, así como las medidas que implementa el país para paliarla.

El 14 de septiembre, tres días después de anunciarlo el mandatario en el programa televisivo Mesa Redonda, llegó a Cuba un barco petrolero cargado con crudo venezolano, aunque esta primera importación solo implica un alivio, debido a la magnitud del problema acumulado.

Durante un recorrido que emprendió por provincias cercanas a La Habana, para chequear simultáneamente el cumplimiento de las medidas y los planes de desarrollo del turismo y otros sectores, el Presidente anunció la recepción de ese combustible, aunque sin dar muchos detalles probablemente para proteger a Cuba y las navieras extranjeras de la persecución estadounidense.

Desde inicios de año, el gobierno de Donald Trump le imprimió públicamente un giro más agudo al bloqueo económico a Venezuela y Cuba mediante una serie de sanciones a más de 30 buques y compañías navieras de países europeos y del Medio Oriente, solo por transportar petróleo venezolano. Ante la amenaza, los barcos que se arriesgan a trasladar esa carga, pueden cobrar a PDVSA hasta 12 millones de dólares por encima del precio habitual.

Ante la nueva coyuntura, las autoridades cubanas adoptaron medidas para desplazar la demanda de electricidad en el horario de mayor consumo, mediante reorganización y reducción de horarios laborales y los de clases en las universidades, pero sin afectar el cobro de salarios. Díaz-Canel recomendó incorporar la experiencia del teletrabajo en la presente circunstancia.

Unido a una campaña de promoción del ahorro, se redujeron los viajes de ómnibus dentro de La Habana y otras ciudades y las empresas del sector reprogramaron el transporte de pasajeros entre las provincias y en el resto del país. De 1,1 millones de personas que se transportan diariamente en el país, hoy solo lo hacen unas 600.000, mientras que solo se realizan 4.000 de los 7.000 viajes habituales en tiempos de normalidad, informó el ministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila.

Las autoridades han adoptado medidas para redistribuir la demanda de electricidad en el país, y han conseguido evitar por el momento los apagones de otros tiempos.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Como consecuencia, creció la aglomeración en paradas urbanas y el Presidente en persona reiteró un llamado a cubanos y cubanas con autos de chapa estatal para mostrar su solidaridad si transitan vacíos por las calles.

A fin de ahorrar diesel, el combustible más escaso, el Gobierno también propuso posponer temporalmente las obras de construcción que requieren de grúas y de otra maquinaria, pero sin detener los proyectos de desarrollo, ni las principales obras de inversiones, mientras la agricultura acude más al empleo de fuerza animal.

En los puertos y aeropuertos, el país aseguró la transportación de alimentos, de medicamentos y de otros suministros clave y también los productos relacionados con exportaciones.

Al comentar estas medidas, el ministro de Economía, Alejandro Gil, dijo que no debían impedir el crecimiento planeado en el producto interno bruto (PIB) para el actual año ni otros planes principales y descartó que exista un escenario de crisis.

En los reportes públicos, las autoridades anunciaron estas medidas para un plazo de 15 días, mostrando confianza en ver una recuperación en el próximo mes de octubre.

Cuba cuenta en esta oportunidad con una posición económica más sólida que en la crisis de los años 90: mayor diversificación de alternativas económicas y en el comercio exterior. Además con la producción nacional de petróleo y gas, Cuba cubre cerca del 50 por ciento de su consumo de combustibles mientras el resto lo importa, fundamentalmente de Venezuela. En los años 90, dependía casi del todo del crudo proveniente de la Unión Soviética. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.