Giro agresivo del bloqueo económico a Cuba

Estados Unidos ha concentrado sus ataques contra la economía cubana en direcciones de alta sensibilidad, con daños que alcanzaron un monto de 4.343,6 millones de dólares en un año y apuntan a crecer aún más.

Antes de partir hacia la Asamblea General de Naciones Unidas, el canciller cubano Bruno Rodríguez presentó en conferencia de prensa el informe contra el bloqueo económico de Estados Unidos.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

En intercambio de golpes similar al que desatan dos boxeadores segundos antes de concluir un round, round que no será el último del combate todavía, Cuba y Estados Unidos arremetieron con duras declaraciones y maniobras de ambos púgiles. La embestida ocurrió pocos días antes de la presentación por el gobierno cubano de su habitual demanda cada año contra el bloqueo económico estadounidense ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

A los ataques recientes del Presidente Donald Trump contra Venezuela y el socialismo cubano, replicaron en las redes sociales el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel y su ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, antes de partir el canciller hacia la sede de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

El intercambio de guantazos no quedó solo en declaraciones. Pocos días antes, dos aerolíneas fueron demandadas en EEUU por realizar negocios en el Aeropuerto Internacional José Martí, de La Habana, que fue nacionalizado por el gobierno revolucionario a inicios de los años 60. American Airlines y la chilena Latam Airlines entraron el pasado miércoles a la lista de compañías demandadas al amparo del Título III de la Ley Helms-Burton.

Este Título, implementado en abril de este año por Trump, después de la posposición sistemática del mismo desde que el Presidente Bill Clinton firmó la ley en 1996, permite a ciudadanos estadounidenses presentar reclamaciones contra empresas de cualquier país que operen en Cuba en alguna propiedad nacionalizada.

Pocos días antes de la esperada votación de condena al bloqueo económico, las demandas simultáneas contra ambas aerolíneas ratifican la voluntad de Washington de aplicar sus leyes de manera extraterritorial, sin respeto a jurisdicciones de otros países.

Además de la aerolínea chilena, entre las compañías con demandas en cortes de EEUU se encuentran el grupo hotelero alemán Trivago y la empresa holandesa de reservaciones Booking.com. Las demandas también se han presentado contra empresas cubanas y estadounidenses, entre las cuales la compañía de cruceros Carnival ha sido una de las más asediadas, con el registro en mayo de las dos primeras reclamaciones de este capítulo.

La espada cuelga también sobre las cuentas bancarias de los grupos hoteleros españoles Barceló, Meliá e Iberostar, el francés Accor y el canadiense Blue Diamond, entre otros que administran instalaciones en las playas de Varadero y Cayo Coco, territorios objeto de reclamaciones por presuntos herederos de propietarios cubanos antes del triunfo de la Revolución.

La incorporación del Título III de la Ley Helms-Burton intensificó el giro agresivo de la política estadounidense contra Cuba, detallado por el Informe “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba”, que ha presentado La Habana este año.

American Airlines y Latam Airlines ampliaron la lista de compañías contra las que se han presentado demandas judiciales en EEUU por hacer negocios en propiedades nacionalizadas en Cuba.

A juzgar por este reporte, EEUU mantienen el ensañamiento de años anteriores sobre todo contra la actividad bancaria y financiera externa de Cuba, en un intento por ahogarle las posibilidades de acceso a créditos y otras fuentes de financiamiento. Las mayores afectaciones por sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro, se han registrado en el sector bancario-financiero.

“Entre junio de 2018 y abril de 2019, el gobierno estadounidense impuso nueve sanciones a compañías o bancos de terceros países, incluyendo de los propios EEUU. El monto total de estas penalidades ascendió a 3.751 millones 449.017 dólares”, indica el informe.

Al impacto directo de las sanciones, acentúa el efecto disuasorio en muchos otros negocios. No pocas empresas extranjeras desisten de los tratos con Cuba ante el peligro que implica ese comercio o le aplican precios más altos por el incremento del riesgo país.

Las pérdidas de Cuba por el bloqueo, de abril de 2018 hasta marzo de 2019, ascendieron a 4.343,6 millones de dólares. Un año antes los perjuicios alcanzaron un monto muy próximo: 4.321 millones. “A precios corrientes, los daños acumulados durante casi seis décadas de aplicación de esta política alcanzan la cifra de 138.843,4 millones de dólares”.

En el actual año, Trump ha arremetido contra los avances políticos, diplomáticos y comerciales conseguidos entre ambos países en la época de Barack Obama. Además, de cancelar oportunidades de viajes de los estadounidenses a Cuba, incluido los viajes de cruceros y los viajes con motivos culturales o “people to people”, limitó el monto de las remesas de cubano-americanos a sus familiares en la mayor de las Antillas y caldeó una crisis diplomática permanente que ha puesto en riesgo la conservación de las embajadas abiertas en agosto de 2015.

Mediante maniobras que emprendió desde inicios del 2019 para bloquear el traslado marítimo de petróleo venezolano a Cuba, Washington consiguió en el segundo semestre una crisis energética que ha conmocionado a la economía cubana. Sus costos financieros no quedan registrados en el informe que discute la Asamblea General de Naciones Unidas, pero es lógico prever un monto mucho mayor al acumulado ya en los daños.

La situación se ha vuelto particularmente difícil para la economía cubana por la concentración de los ataques estadounidenses en direcciones particularmente sensibles: el turismo, que constituye un sector líder de la economía cubana, y otras dos actividades vitales para cualquier economía: las relaciones bancario financiera con el mundo y el sostén energético de la nación.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.