CARE estimula desarrollo de agricultoras cubanas ante pandemia

La agencia internacional contribuye al liderazgo femenino en el sector agropecuario del país.

Varias iniciativas de CARE en Cuba, como la entrega de recursos y las asesorías en agroecología sostenible, benefician la producción de alimentos con liderazgo de mujeres para mitigar los impactos de la covid-19.

Foto: Tomada de la página en Facebook de CARE en Cuba

La Habana, 20 ago.- Productoras de cooperativas no agropecuarias de La Habana y Artemisa forman parte del grupo de mujeres cubanas que apoya la agencia humanitaria internacional CARE, para favorecer la producción de alimentos con liderazgo femenino y de mitigar así el impacto de la covid-19.

Según informó el pasado 17 de agosto la oenegé en su página en Facebook, cinco productoras del municipio de Guanabacoa, en La Habana, y seis de Artemisa, en la provincia homónima, recibieron donativos procedentes de las agencias internacionales CARE Francia y EDC Canadá.

La iniciativa se basa en el acompañamiento para la introducción de tecnologías agroecológicas con equidad de género, además de brindar capacitación y recursos atendiendo a las necesidades específicas de cada tipo de producción (ovino-caprino, pollo de ceba, hortalizas y frutales, minindustria, adobos y condimentos), precisó la publicación.

Al tiempo que estimula el incremento de la diversidad, cantidad y calidad de las producciones en manos femeninas, la oficina de CARE en Cuba desarrolla otras iniciativas de enfrentamiento de la pandemia, entre ellas, la formación hasta el momento de ocho mujeres como promotoras de salud para prevenir la covid.-19.

Esta labor se complementó con la elaboración y distribución de productos comunicativos para informar a la población de las formas productivas y comunidades donde radican los proyectos, que beneficiaron a 4.980 personas, entre productoras, sus familias, vecinas, vecinos y personal de las cooperativas.

Recuento de experiencias

Varias publicaciones en dicha red social dan cuenta de mujeres beneficiadas por las ayudas de CARE en Cuba. En tal sentido, resalta la historia de Damaris Peña, en medio de la pandemia devenida productora líder de cría de ganado ovino-caprino en la Finca Villa Alta, de Artemisa.

Al cabo de 30 años dedicada a trabajar las 13,42 hectáreas de tierra junto a su madre, esposo y dos hijos, ahora, gracias al apoyo de la oenegé, Peña dispone de un sistema de riego para el área de siembra de plantas proteicas y de un moledor de pastos con el que prepara la alimentación de los animales.

Cuenta también con una nave para la cría estabulada de 29 ejemplares. Pone en práctica conocimientos sobre agroecología, cadenas de valor agroalimentarias y su vinculación con la igualdad de género, lo cual le permite desarrollar su negocio y empoderarse.

Desde fines de julio pasado otra productora de Artemisa, Aleida Betancourt, dispone igualmente de un sistema de riego y medios para el trabajo agrícola suministrados por CARE en Cuba y CARE France, como respuesta a los perjuicios de la covid-19 a los emprendimientos agropecuarios liderados por mujeres.

Betancourt, asociada a la cooperativa de créditos y servicios Sierra Maestra, es responsable de 3,6 hectáreas con cultivos varios y frutales, donde laboran su esposo e hijo, además de dos trabajadores contratados. Señala un reporte de la organización CARE en Cuba que en 2019 este grupo encabezado por la lideresa agropecuaria produjo 80 quintales de frijoles y 100 de hortalizas.

Con el aporte del sistema de riego y los medios para el trabajo agrícola entregados por CARE en Cuba y CARE France, otra emprendedora de Artemisa, Ana Esther Andarcio, busca impulsar la producción de hortalizas y frutales en una pequeña finca en usufructo que maneja junto a su hijo de 18 años.

Agricultura sostenible y enfoque de género

A partir de la alianza entre las agencias internacionales CARE y EDC, así como del Ministerio de la Agricultura de Cuba y la Federación de Mujeres Cubanas, a fines de julio pasado cinco productoras de tres cooperativas localizadas en el municipio de Guanabacoa, en La Habana, recibieron consultorías en agroecología y género, además de recursos para mejorar la calidad de sus prácticas de producción.

De acuerdo con su sitio web oficial, en 2019 CARE trabajó en Cuba para ayudar a agricultores a enfrentar los efectos del cambio climático mediante la restauración de tierras y cultivos, supervisó la calidad de vida y los programas de agua potable en comunidades vulnerables, también aportó a la agricultura sostenible en territorios seleccionados.

Esta agencia humanitaria, con más de 25 años de labor en la nación caribeña, contribuye al desarrollo de sectores vulnerables con un enfoque específico respecto a mujeres y jóvenes. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.