Europa contamina

El crecimiento de América Latina, que había sido de 5,9 por ciento en 2010, será de 4,3 por ciento este año.

Licencia Creative Commons

Argentina se incluye entre los países de mayores avances con un nueve por ciento de crecimiento económico.

BUENOS AIRES, 21 dic (IPS) – La economía de América Latina y el Caribe muestra las primeras señales de contaminación de los males que afronta el mundo industrializado, y las proyecciones alertan sobre un mayor impacto en 2012, tras una década de muy buen desempeño. Pero aún ostenta una expansión de 4,3 por ciento.

La temida desaceleración de la economía es una de las principales preocupaciones expresadas en el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe presentado este miércoles 21 en Santiago de Chile por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El tradicional informe anual indica que el crecimiento de la región, que había sido de 5,9 por ciento en 2010, será de 4,3 por ciento este año y de 3,7 por ciento en 2012, siempre y cuando la situación en la Unión Europea (UE) y Estados Unidos no empeore.

En el cuadro del balance 2011 se destaca Panamá, que lidera las proyecciones con una expansión prevista de su producto de 10,5 por ciento, Argentina con nueve por ciento, Ecuador con ocho, Perú con siete y Chile con 6,3 por ciento.

Luego aparece un pelotón de nueve países cuya economía muestra un avance de entre cuatro y 5,5 por ciento, entre los que se encuentra México.

En los últimos lugares de la escala resiste Brasil, con un crecimiento estimado para el año en curso de apenas 2,9 por ciento, un enlentecimieto que influyó decisivamente en el rendimiento global de la región.

El estudio de la Cepal comienza señalando que la menor tasa de crecimiento de este año, en comparación con los resultados de la década anterior, se debe principalmente al debilitamiento en la recuperación de la economía mundial y al enfriamiento de la demanda interna de Brasil, la economía más grande de la región.

Para 2012, Brasil se recuperará algo, al proyectarse un aumento de 3,5 por ciento, pero la gran mayoría de los países de la región verán debilitados su crecimiento respecto de este año, de acuerdo con el pronóstico de los técnicos de esta agencia de la Organización de las Naciones Unidas.

La presentación, transmitida a todos los países involucrados mediante videoconferencia, estuvo a cargo de la secretaria ejecutiva de la Cepal, la mexicana Alicia Bárcena, y por otros economistas de la División de Desarrollo Económico de la oficina.

Bárcena remarcó que para el año próximo ayudará la recuperación de Japón, que prevé ser la economía del mundo desarrollado que más se dinamizará, pero advirtió que, «si en Europa las cosas empeoran, el impacto en la región será muy alto».

Sobre todo, dijo, «en materia comercial y financiera», debido a un menor nivel de transacciones y a un encarecimiento del crédito.

Al analizar la situación de la UE, la secretaria de la Cepal advirtió de los riesgos de incumplimiento de los compromisos financieros que manifiestan los países de la zona euro y avizoró una «década perdida» para ese bloque.

Además cuestionó que las medidas para enfrentar la crisis que los afecta «se centran en el ajuste fiscal y no en políticas de estímulo al crecimiento». Respecto de Estados Unidos, sostuvo que el problema es el «bloqueo político» que traba la recuperación económica a corto plazo.

Para la Cepal, la falta de coordinación global de la crisis, que contrasta con la respuesta concertada de 2008, preocupa tanto como la concentración de la reacción en el ajuste fiscal y poco en la estimulación al crecimiento.

En ese contexto, Bárcena destacó que América Latina tuvo un desempeño «relativamente menos malo», debido a que los términos de intercambio siguen siendo favorables a sus exportaciones, principalmente minerales, alimentos e hidrocarburos.

Mencionó como desafíos a tener especialmente en cuenta el posible aumento de la inflación, los procesos de apreciación de las monedas locales frente al dólar, la recuperación del espacio fiscal, el sostenimiento de la dinámica de crecimiento y la amenaza de una mayor desaceleración por la crisis externa.

El incremento de los precios fue atribuido por la Cepal a la incidencia del mercado de los alimentos, pero destacó que los países, con distintas estrategias, «lograron controlarla». Este año cerrará con un índice inflacionario promedio de siete por ciento, adelantó.

También se refirió al fortalecimiento de las monedas locales en algunos países que les resta competitividad a sus exportaciones. Sin embargo, remarcó lo positivo que es que 11 de los 19 países estudiados tengan superávit fiscal, lo cual muestra que «hay un espacio para políticas anticíclicas, aunque menor a 2010».

Como fortalezas, Bárcena subrayó que las reservas monetarias crecen y la deuda pública de la región sigue cayendo, variables que representan «un factor adicional de reducción de la vulnerabilidad» de América Latina frente a la crisis económico-financiera a diferencia de otras anteriores.

Asimismo, celebró que 2011 cierre con una tasa de desempleo de 6,8 por ciento, la más baja en dos décadas, y con una reducción en la pobreza de un punto porcentual, aunque advirtió que la indigencia crece 0,5 por ciento por el alza en los alimentos.

En este marco, la funcionaria se preguntó cómo sostener la dinámica de crecimiento que comenzó a desacelerarse sobre todo a mitad de 2011, con caídas en el consumo, las inversiones, importaciones y exportaciones.

Dijo que las exportaciones de América Latina y el Caribe crecen sobre todo por los aumentos de precios, pero no tanto por volumen, y exhortó a los gobiernos a tener políticas más activas en este punto.

Ante una consulta de IPS sobre recientes medidas proteccionistas del Mercosur (Mercado Común del Sur), integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, la secretaria ejecutiva de Cepal dijo que prefería «la articulación de cadenas productivas», un tema en el que está trabajando la agencia con los países de toda la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), señaló.

«La Cepal no recomienda ningún tipo de proteccionismo, sino la profundización del comercio intrarregional y la mayor inversión en infraestructura que ayude a la conectividad entre los países», respondió la funcionaria.

En este punto, señaló que la agencia trabaja con los ministros sudamericanos para mejorar los mecanismos financieros que permitan facilitar el comercio y sobre todo bajar los costos de transacción.(FIN/2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.