Cuba: Incertidumbre por revaluación de peso convertible

La apreciación del peso convertible crea incertidumbre en amplios sectores de la población.

IPS Cuba

El gobierno estima que 60 por ciento de la población tiene acceso a la divisa estadounidense.

LA HABANA, 25 mar (IPS) El anuncio de La Habana sobre una próxima apreciación del peso convertible cubano frente al dólar y demás monedas extranjeras crea incertidumbre en amplios sectores de la población que reciben remesas familiares en divisa estadounidense.

”Ya había un gravamen de 10 por ciento cuando se cambiaba un dólar y ahora se habla de una devaluación de 8 por ciento. Yo no entiendo nada, si una cosa se suma a la otra o qué”, dijo una vecina de La Habana Vieja este viernes.

Su salario es ”totalmente insuficiente para vivir” y ”el respiro” le llega de un hermano que vive en la ciudad estadounidense de Miami y, de vez en cuando, le envía ”un dinerito”, dijo la habanera, profesional de 36 años.

Fuentes gubernamentales estiman que 60 por ciento de la población tiene acceso a la divisa estadounidense, sobre todo por vía de las remesas familiares que llegan desde Estados Unidos, donde reside una numerosa comunidad cubana.

El nuevo acuerdo del Comité de Política Monetaria del Banco Central de Cuba fue leído por el presidente Fidel Castro la noche del jueves, casi al cierre de un discurso de más de cuatro horas transmitida en vivo por la televisión nacional.

La decisión consiste en ”revaluar la tasa de cambio del peso convertible (CUC) con relación al dólar estadounidense y demás monedas extranjeras” a partir del próximo 9 de abril. ”Esta revaluación será, por el momento, del 8 por ciento”, afirma el texto de la entidad monetaria.

Con esa medida, por cada dólar cambiado la población recibirá 92 centavos de CUC. Pero si se añade el gravamen de 10 por ciento que se aplica desde octubre, el valor de cambio de la moneda estadounidense dentro de Cuba caerá a 82,8 centavos de CUC.

Ni el texto ni Castro aclararon qué pasaría con el cambio en efectivo del dólar estadounidense que se ejecuta con ese gravamen de 10 por ciento desde que el gobierno restringió en octubre la circulación de moneda estadounidense.

El Banco Central de Cuba aseguró que ”las cuentas bancarias en dólares estadounidenses, tanto las ya existentes, como las que se deseen abrir hasta el día 9 de abril, no serán afectadas por esta medida”.

Al mismo tiempo, añadió, ”los titulares de cuentas en pesos convertibles y quienes posean esta moneda se beneficiarán de su reevaluación a partir de esa fecha”.

La medida sucede a otra del Comité de Política Monetaria del Banco Central de Cuba, del 17 de marzo, que revaluó en 7 por ciento el peso cubano (la moneda en que la población cobra sus salarios) frente al CUC.

La nueva cotización, fijada en 24 pesos por CUC en operaciones de compra y 25 pesos por CUC en las de venta, remplazó a la de 26-27 pesos por dólar o por CUC, que se había mantenido fija desde 2001.

En Cuba circulan el peso cubano (moneda nacional) y el CUC, establecido en 1994 para sustituir al dólar estadounidense en las transacciones internas.

La población de 11,2 millones de habitantes recibe sus salarios y pensiones en pesos cubanos y con ellos paga los servicios públicos, los alimentos que se distribuyen de manera racionada y los productos del agromercado.

El CUC, en tanto, da acceso a bienes y servicios de calidad, entre los cuales se incluyen también alimentos, ropa, calzado, productos para la higiene personal y del hogar, entre otros artículos de primera necesidad.

Miles de personas en todo el país acudieron de manera acelerada a las casas de cambio desde el 18 de este mes para cambiar dólares ante los rumores de que la cotización seguiría subiendo y llegaría hasta 10 o15 pesos por unidad.

Otras, como Alba Osorio, sueñan con que ”los rumores se hagan realidad”.

Viuda, con una pensión de 90 pesos y sin familiares en Cuba ni en el extranjero que la ayuden, Osorio no sabe qué hacer cada mes para conseguir dos o tres ”chavitos”, como llama la población a los pesos convertibles.

Un conjunto de medidas anunciadas por Castro este mes beneficia en primer lugar a los grupos más vulnerables del país, como los jubilados.

Entre las reformas que se avizoran, a partir de los últimos discursos de Castro, está una posible alza de las pensiones y de los salarios para algunos sectores

Durante su intervención del jueves, Castro reiteró su confianza en el avance de la economía y aseguró que el CUC tiene el apoyo correspondiente en las reservas del Estado.

”No andamos imprimiendo: cada dólar (sic) tiene su respaldo en divisa extranjera”, dijo el mandatario.

La resolución del Banco Central de Cuba señala que ”al surgir el peso convertible en el año 1994, la tasa de cambio con relación al dólar estadounidense se fijó sobre la base 1 x 1” y así se ha mantenido durante 11 años.

”La capacidad del poder adquisitivo de un dólar estadounidense en las condiciones de la economía cubana, vista en términos de la paridad uno a uno con el peso convertible, es artificial y no refleja una relación real de valor entre ambas monedas”, añade el texto.

Como consecuencia, afirma, se ”crea un efecto distorsionador en la formulación de una sana política monetaria”.

Estudios especializados han analizado desde la pasada década las consecuencias negativas de la dualidad monetaria y de la paridad oficial establecida para la tasa de cambio entre el peso y el dólar.

Los especialistas, sin embargo, fundamentaban el análisis en argumentos que contradicen la decisión oficial del Banco Central. Según esas fuentes, el cambio tendría que ser desfavorable para el peso cubano.

Según el Banco, el país debe tener en cuenta la actual devaluación del dólar estadounidense frente a divisas como el euro, calculada en 66 por ciento, la ampliación del uso del CUC, ”la mayor fortaleza de la economía cubana”, y el ”recrudecimiento” del embargo de Estados Unidos a Cuba.

”El gobierno está buscando la convergencia de las dos monedas cubanas que circulan en la actualidad, con la finalidad de eliminar la actual doble circulación”, dijo un economista consultado por IPS que no quiso dar su nombre.

”Tras la nueva medida, que incentiva al cambio y a la apertura de cuentas bancarias, podría haber también un afán recaudatorio”, añadió.

Entre 600 y 800 millones de dólares pueden haber sido cambiados por CUC o pesos cubanos cuando cesó la circulación de la moneda estadounidense a fines del pasado año, según cálculos de economistas.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.