La Habana se afana en una compleja recuperación postornado

El último de esos eventos de gran intensidad registrado en la capital cubana se produjo en 1940, según el estatal Instituto de Meteorología.

La recuperación se hace compleja por la magnitud de los destrozos que dejó el tornado en varios municipios de La Habana.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 29 ene.- La atención a las personas lesionadas, la recuperación de los servicios básicos dañados y la recogida de escombros, son las prioridades de las autoridades tras los severos daños causados por el fuerte e inusual tornado que afectó a esta capital en la noche del 27 de enero.

Cuatro fallecidos y 195 heridos, derrumbes totales y parciales de viviendas e instituciones, averías en redes eléctricas y telefónicas con la consiguiente paralización del servicio de acueducto y obstrucción de vías, dejó tras de sí el fenómeno meteorológico, que resulta poco común en la región occidental de Cuba.

Entre los heridos, se reportan lesiones graves de cráneo y abdomen, con peligro para la vida, así como otras en miembros superiores e inferiores. Según reportes, de las cerca de 60 personas que sufrieron traumatismos del municipio de Regla, cinco de las hospitalizadas se encontraba en estado crítico.

Los mayores daños se registraron en los municipios de Guanabacoa, Regla, San Miguel del Padrón y Diez de Octubre y los fallecidos y lesionados fueron víctimas de derrumbes parciales o totales de viviendas, caída de árboles u otros causados por el fenómeno meteorológico.

Durante el tornado, ocurrido cerca de las 8:30 de la noche del domingo 27, además de daños a instalaciones del comercio, educación, salud y la cultura, a ómnibus del transporte urbano y numerosos autos privados, entre otros, se registraron siete accidentes de tránsito.

 

Fenómeno inusual

El tornado muy intenso que pasó por La Habana antes del actual ocurrió el 26 de diciembre de 1940.

El evento cruzó por el sur de La Habana, salió por las inmediaciones de Cojímar y dejó 20 fallecidos y más de 250 heridos.

Hace cuatro años, meteorólogos cubanos captaron desde su sede en Casablanca, Regla, un tornado, lo que fue considerado un hecho raro en la zona.

 

El meteorólogo José Rubiera, del estatal Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, explicó que los tornados ocurren cuando existe inestabilidad atmosférica, en este caso la confluencia del frente frío y la elevada humedad.

Remarcó que estos fenómenos son de difícil pronóstico.

Entre las 8:26 y las 8:42 de la noche, en 16 minutos, el tornado local recorrió 11,5 kilómetros, con una velocidad promedio de 42,5 kilómetros.

De acuerdo con la escala Fujita mejorada y por los daños ocasionados por los vientos, Rubiera estimó que el evento tuvo una categoría EF-4, de una escala máxima EF-5.

Pese a los daños que recibió la capital, se decidió mantener la Marcha de las Antorchas, que el estudiantado universitario realiza cada año en homenaje al Héroe Nacional José Martí (1853-1895) y esta vez había sido pospuesta de la fecha habitual del 27 de enero por pronósticos de mal tiempo.

Varias personas en las redes sociales criticaron la decisión de mantener la marcha por las pérdidas de vidas humanas sufridas y las condiciones adversas de gran parte de capital.

Recuperación

El Consejo de Defensa Provincial en La Habana informó preliminarmente que el tornado dañó a 1.238 viviendas, de ellas, 123 derrumbes totales, 625 parciales y 224 derrumbes totales de techo.

Más de 220.000 personas permanecían sin servicio eléctrico en la tarde del 28 de enero, aunque 32 brigadas de otras provincias llegaron a la capital para acelerar las labores de recuperación.

La provincia habanera reportó 8.000 interrupciones del servicio de telefonía fija y 29 zonas públicas wifi resultaron averiadas.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, recorrió zonas afectadas en la madrugada del 28 de enero. Llamó a la pronta recuperación y a priorizar el saneamiento, la restitución de los servicios y la pronta solución a los problemas creados por el tornado.

Entre las prioridades, se encuentran el abastecimiento de agua, alimentación adecuada a la población, el restablecimiento del servicio eléctrico y las comunicaciones, la limpieza y saneamiento de las calles, como medidas para evitar la proliferación de enfermedades.

La recuperación se hace compleja por la magnitud de los destrozos, la caída de un gran número de postes eléctricos y telefónicos y de árboles, que obstaculizan las vías.

Junto a los trabajadores de servicios comunales y la población, a las labores de saneamiento se suman brigadas de las fuerzas armadas, como resulta usual en casos de desastres.

Una nota informativa de la Dirección Nacional de Tránsito daba cuenta del cierre de ramos de varias de las más importantes vía de la capital cubana, entre ellas Malecón, Vía Blanca, Santa Catalina y Vento.

Lo nunca visto

Los testimonios coinciden en calificar al fenómeno como fuerte, destructor y parecido a un huracán o, sobre todo, al paso de uno o varios aviones.

“El hospital Hijas de Galicia (de maternidad, en Diez de Octubre) hubo que evacuarlo: imagínate, sacar sin luz y bajo la lluvia a mujeres embarazadas, paridas y a los neonatos, con sus acompañantes”, comentó Marina, vecina de la zona.

López, residente en las proximidades del centro hospitalario, refirió que la circulación vehicular estaba cerrada por los escombros y que los vecinos arrojaban hacia las vías tejas y pedazos de paredes.

Alexander, de 30 años y testigo presencial, describió: “todo ocurrió de momento, me guarecí en un pasillo, el viento arrastró a una mujer que estaba al lado mío, perdí algunas cosas, pero salvé la vida”.

Ingresado en el habanero hospital Calixto García, el joven Alexander sufrió una fractura en un pie y un golpe de una piedra en la cabeza, así como lesiones en los brazos.

“Eso fue un tornado que duró sobre La Habana 16 minutos, imaginen los daños que causaría un ciclón que puede tardar horas en pasar”, comentó Angélica Romero, de 38 años y residente en el reparto Chibás, en Guanabacoa, donde los destrozos son severos.

Algunas personas refieren que no se avisó lo suficiente a través de los medios de comunicación.

Al respecto, meteorólogos y especialistas de la Defensa Civil sostienen que los tornados son de difícil predicción.

En las redes sociales, los criterios se dividen entre quienes critican o aprueban los pronósticos y alertas hechas para este caso en el espacio Parte del tiempo, del noticiero de televisión. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.