Persiste contaminación en las cuencas hidrográficas cubanas

En ellas se desarrolla alrededor del 60 por ciento de las principales actividades económicas del país.

Archivo IPS Cuba

Solo el Hanabanilla, en el centro de la isla caribeña, no ha arrojado indicios contaminantes durante más de seis años

La Habana, 3 oct.- Aunque las inversiones en el saneamiento de las principales cuencas hidrográficas de Cuba se incrementan cada año desde 2007, su carga contaminante no ha descendido sistemáticamente, según los últimos datos aportados por Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

La publicación Panorama Ambiental. Cuba 2011, de esa entidad estatal, muestra entre las cuencas de mayor contaminación a las orientales Cauto y Guantánamo-Guaso; Zaza, en la región central; y a las occidentales Ariguanabo, Almendares-Vento y Ciénaga de Zapata.

En esta última, se registraron índices de polución inferiores al resto, pero que ascienden desde 2009.

En tanto, presentan bajos indicadores el río Cuyaguateje, en Pinar del Río, y en el oriente del país: Mayarí y Toa, el cual mantiene desde 2009 la menor carga contaminante con 94 toneladas de demanda bioquímica de oxígeno al año, forma en que se mide el promedio de sustancias nocivas emitidas al medio ambiente.

Solo el Hanabanilla, en el centro de la isla caribeña, no ha arrojado indicios contaminantes durante más de seis años.

Las cuencas hidrográficas son un área geográfica y socioeconómica delimitada por un sistema acuático y constituyen “una unidad básica para evaluar el trabajo de gestión ambiental integral”, expuso en su última edición el informe de la Dirección de Industrias y Medio Ambiente.

Según datos de la ONEI, el presupuesto del 2011 destinado a solucionar los problemas de las principales cuencas representó alrededor del 50 por ciento del total asignado para acciones medioambientales. Estas inversiones estuvieron enfocadas en tres direcciones: la gestión del agua, los recursos forestales y la protección de los suelos.

El Centro de Información, Gestión y Educación Ambiental (Cigea) del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente precisó que entre los problemas más acuciantes de las cuencas hidrográficas se encuentra la contaminación de las aguas, la deforestación, la erosión de los suelos y las malas prácticas de pastoreo y siembra.

Pero la mayor parte del financiamiento se destinó a las obras de saneamiento y potabilización del agua, o la construcción de redes hidro-sanitarias, presas, canales y pequeñas centrales hidroeléctricas, señalaron especialistas del Cigea.

No obstante, las acciones impulsadas por el Consejo Nacional de Cuencas Hidrográficas también contempla el Programa de Desarrollo Forestal hasta el 2015 y el Programa de Conservación y Mejoramiento de los Suelos.

Este consejo, que surgió en mayo de 1997 y está integrado por diferentes Ministerios y especialistas del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y el Centro de Información y Gestión Ambiental, brinda atención a quienes habitan en las cuencas e impulsan la participación de las comunidades en estratégicas de conservación y educación ambiental.

Según la publicación digital Mares y Océanos del portal del Medio Ambiente en la isla, “no hay punto de la geografía cubana que quede fuera de una cuenca, ya sea superficial o subterránea”. Precisamente, por esas esas áreas fluye 80 por ciento del escurrimiento fluvial y buena parte termina almacenado en las grandes obras hidráulicas y micropresas. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.