1994: El año de la migración

Resumen político anual.

De agónico se podría calificar el año 1994. En agosto cientos de cubanos inician la emigración masiva hacia Estados Unidos en precarias embarcaciones desde las costas del litoral habanero.

Foto: Archivo IPS Cuba

Un Miami más cerca y otro más distante

El eje fundamental por donde se desplazó el decursar político en Cuba en 1994 fue la migración. Ella estuvo presente en la situación económica del país, en la política interna, en las relaciones internacionales, en particular con Estados Unidos, e incluso en los tirantes vínculos con la iglesia católica y en las posiciones de la disidencia interna.

Al final del año se vislumbraron dos Miami (sede del exilio cubano y destino fundamental de los que quieren abandonar la isla): uno más cercano como consecuencia de la aproximación inédita con los sectores de centro e izquierda de la emigración cubana y otro más distante, el de la extrema derecha, y el que no han podido alcanzar los balseros en su escapada masiva de agosto y septiembre.

Pese a las difíciles circunstancias económicas por la que atravesó la isla en el primer semestre del año, el gobierno insistió en realizar la reunión en La Habana con los representativos de la Comunidad Cubana en el Exterior, una idea lanzada en 1993 por el canciller Roberto Robaina.

En abril, más de 200 personas en representación de comunidades cubanas radicadas en Estados Unidos, Venezuela, México, España y otra treintena de países acudieron a La Habana para dialogar con el gobierno.

La mayoría de los asistentes provino de Estados Unidos, donde vive y se desarrolla el mayor número de esa población en el exterior, y cuya ejecutoria tiene más impacto para Cuba.

El gobierno tomó como principio para convocar a la Conferencia «La Nación y la Emigración», extender invitación a personas que no tuvieran en la actualidad una posición beligerante hacia la isla y que no aprobaran el bloqueo que mantiene Washington sobre La Habana hace 32 años.

Tales parámetros dejaron fuera a los grupos más conservadores del exilio encabezados por la Fundación Nacional Cubano-Americana, los que rápidamente tildaron la reunión de convite de Castro con sus simpatizantes y estigmatizaron de «dialogueros» a los que estaban dispuestos a conversar con el gobierno.

Si bien al encuentro de La Habana no acudieron todas las corrientes políticas del exilio, tampoco fue una reunión de amigos.

Grupos de centro cuyas diferencias son marcadas con el gobierno de Fidel Castro acudieron al llamado con cautela y expectativas varias. Quizás la presencia más significativa fue la de varios miembros de la dirección de Cambio Cubano, cuyo dirigente máximo, el ex-comandante Eloy Gutiérrez Menoyo, se abstuvo de viajar a Cuba.

No todo fue feliz. Los que asistieron al encuentro en busca de concesiones políticas del gobierno, retornaron con el morral vacío. Sin embargo, el gobierno mostró que sí había temas e intereses comunes: cosas prácticas que afectan la relación entre los exiliados y sus familiares.

Calificar de exitoso el encuentro de La Habana sea quizás un optimismo exagerado; pues por sí solo no puede vencer los prejuicios generados por una relación y viciada por más de tres décadas de enfrentamiento. Sencillamente fue el primer paso, necesario e imprescindible.

La reunión no dividió al exilio, pero si echó a andar un proceso en ese sentido, y los conservadores fueron capaces de vislumbrar su posible aislamiento, en la medida en que nuevos sectores se sumen al diálogo.

Quizás por ello la reacción fue violenta. Durante semanas se hostilizó a algunos participantes en Miami y trató de generarse una imagen de que los asistentes habían caído en una trampa tendida por el Gobierno.

El gobierno cubano se mantuvo apegado a la línea de la reunión y fue anunciado el cumplimiento de los acuerdos y nuevas facilidades para la relación de los emigrados con el país.

Si difícil fue llegar hasta el encuentro de abril, más laborioso resultó al gobierno explicar este viraje internamente. Viejos afiliados al Partido Comunista y militares de la Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior, entre otros simpatizantes, expresaron en su ámbito inmediato su desacuerdo.

Para ellos la reunión fue sentarse amigablemente con aquellos que hasta entonces habían sido enemigos irreconciliables, incluso mediante la lucha armada, el sabotaje y la muerte.

El asunto, insertado en un proceso de cambios políticos y reformas económicas que se desarrollan en el país desde julio de 1993, fue finalmente aceptado por la población, aunque con reservas.

La mentalidad que aceptó tal cambio en la isla está influenciada por un proceso de desideologización de la vida cotidiana en el país, cuyo modelo político precisa renovarse y encontrar nuevos códigos de comunicación y convocatoria.

Tal proceso no implica un abandono de posiciones políticas o filosóficas del régimen, sino una readecuación de su proyección a nuevas circunstancias nacionales e internacionales.

Un lento proceso fue encausando el discurso político en el legado de los héroes nacionales, fundamentalmente en José Martí, y dejando de lado a figuras como Carlos Marx, Federico Engels y Vladimir Ilich Lenin.

Los slogans y consignas utilizados por organizaciones de amplia convocatoria popular como la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) dejaron su carga ideológica para sonar más agradablemente en los oídos de sus receptores: «píntate de sol», es un ejemplo de ello.

Para algunos observadores políticos en La Habana, el cambio realizado en septiembre, al pasar Juan Contino de Primer Secretario de la UJC a Coordinador Nacional de los CDR se inscribe en esos cambios.

Este mismo proceso ha contribuido en la asimilación de cambios en la economía del país y la aceptación de cuestiones que hasta hace unos años parecían totalmente imposibles.

El estímulo del gobierno al capital extranjero para inversión y la aceptación y ampliación del trabajo por cuenta propia, que es en definitiva la pequeña iniciativa privada, son dos casos evidentes en este sentido.

La aplicación de las reformas económicas tiene aparejadas consecuencias políticas, aunque no inmediatas. El gobierno está consciente de ello y trata de ganar tiempo y preparar a su favor el teatro de acciones.

Esto no quiere decir que esté en capacidad de anularlas, pues para ello tendría que eliminar las reformas, pero sí puede encausarlas.

La aproximación con sectores del exilio y las reformas económicas tuvieron un saldo favorable en la política exterior cubana, que mantuvo su línea de «diplomacia a la ofensiva» entronizada por el canciller Robaina.

El ministro mantuvo su incansable actividad del primer año y su política de establecer lazos y relaciones con países fuera del ámbito tradicional en que se desenvuelve Cuba.

América Latina siguió siendo una prioridad en las relaciones exteriores del país, aunque con respecto a Cuba se marcó una polarización durante el año. Países como México, Brasil y Colombia mantuvieron su política de respeto y aproximación con la isla, pese a los cambios presidenciales ocurridos.

Otras naciones, sin embargo, adoptaron posiciones más cercanas a Washington y solicitaron a Cuba cambios políticos que implican una renuncia a su sistema actual o condicionando el levantamiento del bloqueo económico a esos cambios políticos.

Europa Comunitaria mantuvo una política más independiente de Estados Unidos y su relación con la isla fue más distendida que en años anteriores, fundamentalmente en materia de cooperación y ayuda humanitaria.

En el contexto nacional se llevó a cabo una renovación de dirigentes políticos sustituyendo a otros considerados de la generación de los históricos o de la intermedia.

Tales cambios se registraron fundamentalmente en las estructuras provinciales del Partido Comunista y en algunas municipales, así como instancias de los gobiernos municipales y provinciales.

La mayoría de los nuevos dirigentes designados provienen de las filas de la UJC donde trabajaron bajo la dirección del actual vicepresidente Carlos Lage o del liderazgo del ahora canciller Robaina.

La situación económica del país y en particular la alimentaria llegó a un punto crítico a mediados de año, a lo que se sumó la falta de muchos medicamentos, el deterioro del sistema hospitalario y en menor grado el sector educacional, por falta de recursos.

Todo ello provocó un recalentamiento de la situación social, y un crecimiento de las salidas ilegales del país, tornándose crítica en julio, cuando comenzó el secuestro de embarcaciones.

Estas fueron las causas fundamentales que gravitaron para los disturbios del 5 de agosto, cuando varios cientos de opositores al gobierno se amotinaron en la zona del puerto y en las inmediaciones del Malecón de la capital.

El gobierno dijo entonces que esas protestas fueron preparadas por intereses oposicionistas, pero hasta fines de año no se ha dado una versión al respecto o el resultado de los procesos judiciales contra los detenidos en esa fecha, que inicialmente fueron alrededor de 300.

Lo ocurrido en las calles de La Habana ha sido relanzado en ciertas capitales como masivas manifestaciones, donde supuestamente estarían implicadas decenas de miles de personas.

Testigos presenciales de los acontecimientos desmintieron tales versiones, alegando que los participantes reales no pasaron de varios cientos, pues otros muchos participaron sólo como curiosos y observadores distantes.

Por otro lado, los acontecimientos tuvieron menos de cinco horas de duración, y prácticamente concluyeron al llegar Fidel Castro al lugar de los hechos.

Sin embargo, lo limitado y localizado de esas protestas no le restan para que sean los primeros choques entre partidarios y opositores del gobierno desde la primera mitad de los años 60.

Los jóvenes menores de 30 asistieron a un espectáculo insólito en su vida, y el gobierno sintió que una luz roja de advertencia se encendió.

Ciertamente en los meses finales del año, el gobierno trabajó en mejorar la situación hospitalaria, aprobó y puso en funciones el mercado agropecuario, y tomó una serie de medidas que favorecieron la situación social.

Esto no quiere decir que las aplicaciones de esas reformas fueron una respuesta a los sucesos, pero algunos observadores sí reconocen que éstos apuraron su puesta en marcha.

Tras los acontecimientos del día 5 aumentaron las salidas ilegales del país, estimuladas por el gobierno de Estados Unidos y los grupos anticastristas de Miami.

El gobierno cubano aplicó un régimen de tolerancia a las salidas y comenzó un éxodo masivo que según algunos cálculos llegó a las 35 mil personas.

Algunas personas han querido ver en el éxodo ilegal un segundo Mariel, sin embargo eso fue lo que en todo memento trato de evitar el gobierno de Estados Unidos.

La emigración del Mariel conllevó un puente marítimo por el que salieron 125 mil personas acogidas en Estados Unidos, hasta que ese gobierno puso punto final a lo que parecía incontrolable.

El éxodo masivo de 1994 fue en balsas y precarias embarcaciones (no se permitió el puente marítimo) y estuvo integrado básicamente por población joven, que no pudo llegar hasta ahora a Estados Unidos, pues fueron concentrados en las bases militares de Guantánamo y Panamá.

El éxodo masivo terminó con negociaciones entre Cuba y Estados Unidos, que concluyeron con un nuevo acuerdo migratorio suscrito el 9 de septiembre en Nueva York.

El nuevo convenio estipuló la emigración legal y ordenada de un mínimo de 20 mil cubanos anualmente, la atención a los casos pendientes y se desestimuló a la emigración ilegal.

El acuerdo marcó un hito en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, sumamente tirantes durante las dos administraciones republicanas y sin cambios de consideración bajo el gobierno demócrata de Bill Clinton, que aplica sin embargo un tono menos agresivo.

Algunos se empeñan en ver ganadores y perdedores en este proceso, pero lejos de una visión competitiva, la influencia para la realidad cubana fue en dos sentidos.

En el sentido positivo Cuba logró eliminar uno de los puntos de fricción más molestos con Estados Unidos, y un asunto por el que se le juzgaba duramente desde la óptica de los derechos humanos.

Mostró además que su gobierno es capaz de llegar a acuerdos constructivos con Washington en un ambiente de respeto mutuo.

Sin embargo, las medidas dictadas el 20 de agosto por Clinton para responder a la tolerancia cubana del éxodo, traerían problemas económicos en la isla.

Clinton prohibió el envió a Cuba de remesas monetarias de los emigrados a sus familiares, una corriente de entrada de divisas a la isla considerada por cálculos conservadores en 400 millones de dólares anuales.

Por otro lado, la imagen de inestabilidad que provocó la crisis afectó el mercado turístico de la isla, y desde mediados de año cayó el nivel ocupacional de hoteles cubanos y por lo tanto la entrada de divisas por ese concepto.

En septiembre, el canciller Robaina visitó España donde se entrevistó con tres líderes de las posiciones centristas del exilio: Ramón Cernuda, Eloy Gutiérrez Menoyo y Alfredo Durán.

Durante la Conferencia de La Habana, el gobierno tuvo contactos con colaboradores cercanos de Durán y Menoyo, pero el encuentro con Cernuda abrió más el espectro.

Cernuda, experto en arte, se autotitula activistas de los derechos humanos y representante del disidente Elizardo Sánchez Santacruz en el exterior.

El encuentro con Robaina de los tres dirigentes de Miami provocó una reacción airada de los grupos conservadores.

Al cierre del año el acuerdo migratorio marcha según lo estipulado y fuentes cubanas indicaron que a mediados de diciembre unas cuatro mil personas habían abandonado el país por esa vía.

Las relaciones con la iglesia católica fueron particularmente difíciles este año, pues los religiosos se pronunciaron sobre casi todos los acontecimientos ocurridos en el país.

Las demandas de la iglesia estuvieron afincadas fundamentalmente en la participación de la emigración y la oposición interna en la posible solución de la crisis nacional.

La iglesia saludó los pasos de apertura hacia la comunidad en el exterior, pero mantuvo su petición de dar participación a la oposición interna.

Según el criterio de algunos observadores, en esas desavenencias influyó la desaparición física de José Felipe Carneado, el jefe por muchos años de la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista, a quien se le reconoce protagonismo en lo avanzado constructivamente entre las dos partes.

La investidura del arzobispo de La Habana, Monseñor Jaime Ortega Alamino como cardenal a fines de año, fue acogida por los medios oficiales con cierto distanciamiento.

El acercamiento del gobierno con sectores de la emigración y la desconexión con los acontecimientos del 5 de agosto, han dejado a la disidencia interna de la isla muy mal parada, aún más con la emigración definitiva de algunas de sus principales figuras.

Otro factor que actuó contra esos grupos fue la visita del alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, José Ayala Lasso, quien se entrevistó con algunos de los dirigentes opositores.

Sin embargo, el Alto Comisionado no fustigó al gobierno en esa materia ni facilitó la proyección internacional de las quejas presentadas por esos grupos.

Al cierre del año, la situación política y social de la isla es más distendida favorecida por los efectos de medidas como el mercado agropecuario, que provocaron un alivio parcial y abrieron otras perspectivas a la población.

La crisis del «teque»

Uno de los fenómenos más interesantes del año en 1994 en la sociedad cubana es la crisis de cierto lenguaje político que abundó en las tres décadas anteriores con el uso y abuso de terminología ideológica para explicar cualquier situación, justificar errores o argumentar una convocatoria a alguna tarea.

El humor y la sabiduría popular bautizaron esta alocución generalmente estridente de «teque», y se correspondía con un proceso de ideologización excesiva de la vida cotidiana que vivieron los cubanos, que terminaba por explicar políticamente todo.

Los primeros meses de 1994 significaron para la gente el momento de vivir con los resultados del año anterior, el peor de la crisis económica.

El rigor de la vida cotidiana, la escasez generalizada de todo tipo de productos, el agudo déficit alimentario, la reducción dramática de las posibilidades de transporte y el deterioro del sistema de salud, sumado a la falta de medicinas, dejó muy poco espacio para la convocatoria política eficaz.

La despenalización del dólar y la autorización a la emigración a enviar remesas monetarias a sus parientes en la isla tuvo también su saldo político, pues muchos partidarios del gobierno sin esas posibilidades tuvieron que soportar que otros de menor aporte social, vivieran mejor como resultado de esas leyes.

El recibimiento en La Habana de líderes opositores del exilio y de personas de la emigración que tienen en común una posición constructiva hacia la isla, también incidió con un fuerte impacto en los que durante más de tres décadas los vieron como enemigos.

Una conjunción de esos factores y otras incidentales fue quizás lo que provocó que en agosto, cuando miles de personas salieron en balsas del país, no hubiera una reacción política de fuerte rechazo.

En 1980 cuando el puente marítimo del Mariel, los partidarios del gobierno tuvieron reacciones fuertes con los que abandonaban el país, calificándolos de «escorias».

Sin embargo, a pesar de que la crisis de los balseros tuvo un escenario más extendido que el Mariel, pues abarcó varios puntos del país, se despojó de todo tinte ideológico y no hubo reacciones enérgicas en contra.

Aguijoneada por los problemas, la gente precisó un lenguaje claro, directo, sin retórica, y el gobierno al parecer lo entendió. El vicepresidente Raúl Castro fue quizás la figura más importante en ese sentido convirtiéndose en un crítico contundente de muchos problemas.

Para algunos observadores políticos, el gobierno comenzó un proceso de desideologización de la vida cotidiana y de la convocatoria política, tratando de adaptarse a las nuevas circunstancias.

Para los estudiosos de la comunicación, muchos de los códigos de transmisión entre gobernantes y gobernados se agotaron, lo que exigió un rápido cambio para garantizar la sobrevivencia del proyecto político cubano.

A nivel de convocatoria popular, la UJC había adelantado en ese sentido en años anteriores con lemas y consignas de contenido ideológico neutro, pero que si vinculan aspiraciones de las dos partes.

Un ejemplo de ello es la consigna “píntate de sol», muy usada durante todo el año y que se diseñó para convocar a los jóvenes a tareas agrícolas.

Los defensores de esa percepción vinculan con esta corriente el nombramiento del ex Primer Secretario de la UJC, Juan Contino como Coordinador Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

Por ello pasa también la transformación de agrupaciones sociales o profesionales como los CDR u otras en Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que deben tener la misma tónica que sus pares a nivel internacional.

Para algunos cubanos de más edad, preocupados por los cambios que se suceden en el país y su rumbo político, este proceso puede tener diversas lecturas, que van desde la indiferencia hasta la desilusión y el abandono de los principios políticos.

Sin embargo, hay informaciones que muestran lo contrario, es decir, que el pueblo sigue mayoritariamente a favor de los principios básicos de la Revolución Socialista de Fidel Castro.

El Partido Comunista terminará el año con alrededor de 720 mil afiliados, la mayor cifra de su historia de organización selectiva, con un nivel de crecimiento sostenido, e incluso mayor en los años de crisis.

Una encuesta publicada a fines de año por el periódico El Nuevo Herald, de Miami, dijo que la mayoría de los cubanos creen en la Revolución y que el 58 por ciento ve que los aciertos son más y de mayor importancia que los fracasos.

La muestra, realizada por la empresa costarricense CID/GALUP a petición del Herald, recibió permiso del gobierno cubano y los encuestadores trabajaron en la isla entre el 1 y el 9 de noviembre.

El semanario cubano Trabajadores citó el 26 de diciembre una investigación realizada por el Centro de Estudios Sociopolíticos y de Opinión con tres mil familias en 131 lugares diferentes de todas las provincias.

La encuesta concluyó que el 79 por ciento de los consultados ve con optimismo el futuro socioeconómico de la isla.

Aproximadamente la mitad de los sondeados opinan que hay posibilidades de salvar el proyecto político actual a largo plazo con las reformas actuales; un 24 por ciento considera que a mediano plazo y un cinco por ciento lo ve con inmediatez.

Sin embargo, el gobierno parece empeñado en lo que piensa sea su más efectivo lenguaje político para las actuales circunstancias: el resultado de las reformas económicas.

Por otro lado, se trata también de proteger a los sectores más vulnerables de la sociedad de los efectos de la reforma, y en eso labora también.

A fines de 1994 el «teque» no murió, pero está en crisis.

Comienzo en tres direcciones

El año 1994 comenzó para Cuba en tres direcciones o tendencias fundamentales en su devenir: el problema migratorio, el programa de saneamiento financiero y una ofensiva diplomática emprendida por varias figuras del gobierno.

La caída de todos los indicadores económicos durante 1993 y los primeros meses de 1994, tensó la situación social en la isla y para personas no simpatizantes del gobierno socialista de Fidel Castro, la situación se hizo insoportable.

Si a esto se le suma la incitación a la emigración ilegal de las emisoras anticastristas instaladas en territorio norteamericano, el resultado fue cantidades récord de salidas en balsas y embarcaciones precarias o a través de los campos minados que delimitan la base naval norteamericana en la oriental provincia de Guantánamo.

También aumentó el número de personas que decidieron emigrar durante un viaje de trabajo a otros países, trocando su rumbo hacia Estados Unidos.

Estos problemas comienzan a agudizarse desde enero y marcarán en buena medida las tres cuartas partes de 1994. El 26 de enero 7 personas ingresaron ilegalmente a la embajada de Bélgica en La Habana con el propósito de salir del país por esa vía.

A pesar de que el gobierno belga solicitó discreción al respecto, diplomáticos de ese país se pronunciaron en febrero sobre el asunto, lo que provocó una respuesta de la cancillería cubana, que rechazó ese método como vía para emigrar.

El grupo de 4 hombres, 2 mujeres y una niña regresó voluntariamente a sus hogares, pues el gobierno cubano no accedió a entregar permiso de salida bajo presiones.

El 6 de febrero, el vicepresidente Raúl Castro calificó de «graves» las acciones emprendidas por varios ciudadanos cubanos para llegar a la base norteamericana de Guantánamo y emigrar hacia los Estados Unidos.

El también Ministro de Defensa cubano explicó el peligro de acciones como esas en una frontera donde hay acantonadas tropas de dos ejércitos contrarios, así como el alto riesgo que significa sortear los campos minados que separan las demarcaciones, estimados como los mayores del mundo.

Este ambiente se siguió agudizando el 10 de febrero, cuando emisoras anticastristas con base en Estados Unidos propalaron rumores de que el gobierno cubano retiraría sus custodios de alrededor de la Oficina de Intereses de Estados Unidos, y quedaría libre el paso hacia esa sede diplomática.

El día 11 la zona amaneció bajo fuerte custodia policial y se ocasionaron algunos incidentes cuando personas intentaron penetrar en el lugar.

A pesar de las fuertes dificultades económicas generadas por la crisis y los problemas sociales provocados por la emigración ilegal, el gobierno convocó el 15 de febrero a la conferencia «La Nación y la Emigración» y la ubicó a celebrarse en La Habana del 22 al 24 de abril. La convocatoria dijo que el gobierno invitaría a todos los emigrados y grupos de emigrados que mantienen una posición constructiva hacia la isla, pese a diferencias políticas. Con ello quedó excluida la extrema derecha del exilio, que es partidaria de la línea dura contra el gobierno de Fidel Castro.

Otra línea de acontecimientos importantes en el año es la relativa al programa de saneamiento financiero que debía emprender el gobierno para encarar un déficit fiscal que cerró 1993 con más de cinco mil millones de pesos y un excedente de circulante monetario de casi 12 mil millones.

Una primera aproximación al tema se produjo en diciembre de 1993 en el ámbito del parlamento, el que decidió transferir el espinoso asunto para la próxima sesión.

Por primera vez en 35 años, el gobierno debía definir un programa de medidas cuyo efecto no resulta grato para la población y despierta irritación en algunos sectores.

Por otro lado, el programa de ajuste debía diferenciarse de las recetas neoliberales aplicadas en América Latina y salvaguardar el contenido de justicia social propugnado por el gobierno en su proyecto político.

La Central de Trabajadores de Cuba (CTC) convocó a un proceso asambleario en los centros laborales para analizar en los colectivos las medidas a tomar por el país y por ese centro en específico para enfrentar los problemas.

Los «Parlamentos Obreros», como se denominó a este proceso devinieron amplia consulta popular, pues según datos de la Central Sindical, se realizaron 80 mil reuniones en las que participaron más de 3 millones de trabajadores, prácticamente toda la fuerza laboral de la isla.

El proceso terminó con una reunión del ejecutivo de la CTC el 30 de marzo a la que asistió el presidente Fidel Castro.

El resultado de esas asambleas fue cotejado con el programa que se preparó por parte del Ministerio de Finanzas y de la Comisión Permanente de Economía del Parlamento. De esa trilogía nació el programa aprobado por la Asamblea el 1 y 2 de mayo.

La práctica de una diplomacia a la ofensiva comenzada por el canciller Robaina en 1993 se mantuvo a todo lo largo de 1994.

En el primer trimestre Robaina realizó giras por Africa y Asia; Ricardo Alarcón visitó varias naciones de Europa y se entrevistó con importantes personalidades del Parlamento Europeo, mientras que el vicepresidente Carlos Lage visitó varias naciones de América Latina y España.

En abril, el centro político estuvo en la conferencia La Nación y la Emigración, que se celebró en La Habana del 22 al 24 con la asistencia de 225 emigrados radicados en 30 países.

Tres días de reunión parecieron desde el inicio muy poco tiempo para derrumbar muros y distanciamientos de más de tres décadas, atizados por el diferendo político de Cuba y Estados Unidos.

Por Cuba, las voces centrales de la Conferencia estuvieron en el canciller Roberto Robaina, el presidente del Parlamento Ricardo Alarcón, el vicepresidente Carlos Lage y el presidente de la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC), Abel Prieto.

Un abanico de posiciones e intereses políticos caracterizó a los representantes de la emigración con los que no resultó fácil identificar intereses comunes.

Robaina anunció al final 5 acuerdos en los que el gobierno cedió a demandas de los emigrados: eliminar el pago del hotel en los paquetes turísticos a emigrados que pernoctan en casas de sus familiares; eliminación del requisito de 5 años para visitar la isla a los emigrados legales; posibilidad de que jóvenes emigrados estudien en Cuba costeando sus gastos; la creación de una dirección del MINREX para atender a emigrados y la circulación de una revista que aborde los problemas de la emigración.

El presidente Fidel Castro, recibió a los participantes y durante la recepción se tomó un video que luego trajo serios problemas a algunos emigrados, tras su transmisión por la televisión de Miami.

Aunque algunos emigrados consideraron lenta la evolución del reencuentro, otros como Max Lesnick, de Cambio Cubano, lo consideró un primer paso, al que se le dará continuidad.

La Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) abrió mayo con una sesión extraordinaria destinada al programa de saneamiento financiero a adoptarse en el país. Aunque los observadores políticos esperaban un «paquete» de medidas de corte neoliberal, el órgano legislativo se limitó a aprobar un programa de posibles pasos a seguir y a entregarle al gobierno autonomía para su aplicación según las circunstancias.

Aunque las medidas aprobadas en principio tienen un costo social como todo plan de ajuste, el gobierno ha mantenido como filosofía su aplicación escalonada y paulatina, tratando de que no sea en forma traumática y protegiendo a los sectores más vulnerables de la sociedad de estos efectos.

La primera medida tuvo un carácter predominantemente político y algunos interpretaron rápidamente el mensaje. El 5 de mayo el Consejo de Estado emitió el Decreto Ley 149 sobre confiscación de bienes e ingresos obtenidos mediante el enriquecimiento ilícito.

Esta ley, conocida como el «Decreto Maceta» (nombre que se le da popularmente a personas de poder económico), dejó un rápido mensaje: el gobierno socialista no permitiría la capitalización y menos aún por vía ilícita; el rigor del programa estaba dirigido fundamentalmente contra la gente de mayores ingresos.

Durante el mes de mayo el presidente Fidel Castro participó en la conferencia de Pequeños Estados Insulares sobre Desarrollo Sostenible, realizada en Barbados, desde donde siguió viaje a Sudáfrica, para participar en la toma de posesión del primer presidente negro de ese país, Nelson Mandela.

Durante el mes continuaron las salidas ilegales del país y un avión AN-24 de Cubana de Aviación fue secuestrado por su piloto, quien lo dirigió a Estados Unidos. El 9 de mayo el avión regresó a La Habana con el resto de la tripulación.

El problema migratorio mantenido durante el mes se volvió crítico el día 28, cuando más de 100 cubanos penetraron en la residencia del embajador belga en La Habana, Paul Vermeirsch. Inicialmente se dijo que la cifra era de 114 personas (56 hombres, 34 mujeres y 24 niños), pero esta fue variando después en otras informaciones.

Con esta acción se inició un proceso que había tenido su antecedente en el año 1990, cuando 53 personas penetraron en el verano de ese año en varias embajadas europeas en La Habana, protagonizando una crisis de consecuencias negativas para la isla.

Como en aquella ocasión, el gobierno mantuvo una posición estricta de no conceder permiso de salida bajo presiones y sólo si esas personas regresaban a sus hogares.

A diferencia de la crisis del 90, los gobiernos europeos mantuvieron una actitud más flexible hacia La Habana y no secundaron medidas coercitivas contra el gobierno de Fidel Castro. Medios diplomáticos culpan al embajador Vermeirsch de fomentar el hecho y querer politizarlo contra el gobierno, lo que al parecer no encontró eco en sus homólogos.

A pesar de la vigilancia policial sobre la sede diplomática belga, el 1 de junio los ocupantes de la residencia logran entregar a la prensa extranjera comunicados donde se declararon opositores al gobierno y pidieron refugio político. Voceros del gobierno llamaron la atención sobre la forma en que salieron esos documentos del interior de la sede y dijeron que sólo podría ser por intermedio de funcionarios belgas.

El 7 de junio el gobierno confirmó dos intentos de salida ilegal del país por vía marítima ocurridos en mayo, uno exitoso y otro fallido, que dejó un saldo de dos muertos y varios heridos. Ese segundo intento se ocasionó cuando dos turistas canadienses quisieron sacar a 8 personas en la playa de Guanabo y la embarcación fue ocupada por otras personas. Al intentar salir velozmente se produjo el accidente.

El 13 de junio, 21 personas lanzan un camión sobre las rejas de la embajada alemana en La Habana y penetran por la fuerza en el lugar. Dos días después, el 15 de junio, 8 personas penetraron en el consulado chileno en La Habana, también con el objetivo de tratar de salir del país.

La crisis duró algo más de un mes. A fines de junio, los ocupantes del consulado chileno y la residencia belga marcharon voluntariamente a sus casas sin ser molestados por las autoridades cubanas. En el caso de la embajada alemana, han salido algunos, pero al cierre del año aún permanecen en ella otros de sus ocupantes que deben responder por el robo del camión y la agresión contra el edificio de la embajada.

Un verano caliente

El 13 de julio, 63 personas robaron del puerto de La Habana un viejo y destartalado remolcador de 115 años para abandonar el país, con lo cual el problema migratorio llegó a su clímax.

Algunos han querido señalar este hecho como el comienzo de una crisis, pero si se sigue con atención las vertientes fundamentales por donde ha corrido el año hasta esta fecha, se comprobará que es resultado de una situación que viene dándose desde comienzo de enero mismo.

Para analistas políticos el hecho tiene dos raíces: la agudización de la crisis económica y su impacto en la vida cotidiana en la isla y la estimulación por muchas vías a la emigración ilegal que han recibido los cubanos.

Esto no pretende restar gravedad a los hechos del 13 de julio, que fueron aprovechados rápidamente por los críticos y adversarios del gobierno, y explicados muy lentamente por la parte oficial, lo que dio pie a muchas versiones.

El remolcador «13 de Marzo» fue perseguido de cerca por otros tres remolcadores más modernos, de acero, quienes conminaron a los secuestradores a retornar a puerto. Ya en alta mar se produjo un choque violento entre una de las naves perseguidoras y el viejo barco de madera, que terminó por hundirse. Las investigaciones oficiales indican que fue accidental. Sobrevivientes y otras personas han dicho que fue intencional. Unidades navales guardafronteras llegaron al lugar sólo después del hundimiento y colaboraron en el rescate de los sobrevivientes: 32 personas, incluyendo mujeres y niños murieron.

El 20 de julio el Arzobispo de La Habana Jaime Ortega, expresó su pesar en un mensaje público dirigido a «todos los católicos y a todos los cubanos».

«El hundimiento de la embarcación que llevaba también mujeres y niños y las dificultades del rescate de los sobrevivientes, no parecen ser de ningún modo fortuitos», dijo Ortega.

El 26 de julio, día de la celebración del ataque al cuartel Moncada, varias decenas de personas robaron la lancha «Baraguá» que realiza la trayectoria entre La Habana y Regla, dentro del puerto de la capital. La embarcación salió a aguas internacionales escoltada por unidades navales cubanas. Un guardacostas norteamericano la interceptó recibiendo abordo a los secuestradores y otras personas que decidieron abandonar el país.

Apenas una semana después, «La Coubre», otra de las lanchas que realizan trayectoria dentro del puerto, fue raptada en su ruta y desviada hacia aguas internacionales donde fue interceptada por un guardacostas norteamericano que recibió a los secuestradores y a otras personas bajo la oferta de asilo.

Sólo 24 horas después, el 4 de agosto, individuos armados raptaron nuevamente la lancha «Baraguá» y la dirigieron hacia mar afuera. En horas de la noche se produjeron nuevos intentos de secuestro de embarcaciones en la zona del puerto de La Habana, creándose un clima de tensión social en la zona, en el cual resultó muerto un suboficial de la policía: Gabriel Lamoth, de 19 años.

En la madrugada del día 4 para el 5, la policía desalojó la zona del puerto, realizó algunas detenciones y prohibió el tránsito de vehículos por la importante Avenida del Puerto.

Muchas de las personas desalojadas de la zona se aglomeraron en la plazoleta de La Punta, así como en otros lugares de la avenida costanera El Malecón. Cientos de personas comienzan a llegar desde muy temprano al lugar con niños y equipajes ligeros convocadas por las emisoras anticastristas radicadas en Estados Unidos, según las cuales se preparaba en Miami una flotilla de yates particulares que zarparían para Cuba a buscar personas en la zona de El Malecón.

Radio Martí finalizando la mañana desmintió la noticia, pero ya varios cientos estaban apostados pacíficamente en la zona en espera de los yates.

En ese escenario comienzan las primeras protestas de oposición al gobierno entre los que fueron desplazados de la zona del puerto. Simpatizantes del gobierno, fundamentalmente obreros constructores del Contingente Blas Roca, respondieron las protestas y se desató una fuerte trifulca callejera con varios heridos y sin intervención policial. Sólo alrededor de las 13 horas, la policía intervino para terminar con el pleito.

Desplazados del lugar, los opositores se concentraron en el parque Maceo, donde vuelven a tomar fuerza y chocan esta vez con elementos policiales, entre los que hay diversos heridos a causa de las piedras y otros objetos. A media tarde el presidente Fidel Castro llega al lugar de los sucesos y recorre a pie buena parte del escenario, lo que provocó la estampida de los últimos opositores y el enardecimiento de sus partidarios, que ya se habían movilizado desde diferentes puntos de la ciudad. Cerca de 300 personas fueron detenidas.

Esa misma noche el presidente acudió a la televisión local, culpó al gobierno norteamericano de los sucesos y lo emplazó a suspender la instigación a la emigración ilegal o de lo contrario su gobierno podría eliminar los obstáculos para una emigración masiva.

La ciudad amaneció tomada por partidarios del gobierno que se concentraron en los lugares principales, mientras que abundantes patrullas policiales recorrieron también los lugares claves.

Esos hechos fueron amplificados en algunos países, multiplicando el número de participantes y el alcance de las protestas. Cierto es que desde la primera parte de la década de los 60 no ocurrían en Cuba acontecimientos similares y ello significó una evidente advertencia para el gobierno.

El mismo 6 de agosto, después de dos días a la deriva, sin combustible, los secuestradores de la lancha «Baraguá» se entregaron incondicionalmente a las autoridades cubanas.

El 8 de agosto una nueva embarcación fue secuestrada en el puerto de El Mariel, a 50 kilómetros de La Habana. La embarcación de ferrocemento era utilizada por la Marina de Guerra para transportar personas dentro de la bahía de esa población. En los sucesos fue muerto a tiros el teniente de navío Roberto Aguiar Reyes.

Un total de 26 personas, incluyendo el secuestrador, salieron a alta mar y fueron recogidos por un guardacostas estadounidense.

El 11 de agosto la policía cubana tomó precauciones para evitar nuevos secuestros de las lanchas del puerto de La Habana. El presidente Fidel Castro compareció ante las cámaras de la televisión, anunció el hallazgo del cadáver de Aguiar Reyes y volvió a advertir al gobierno de Estados Unidos sobre la emigración ilegal.

Dos días después, en medio de actos fúnebres en el Mariel por Aguiar Reyes, cientos de personas abordaron el petrolero maltés Jussara. Según algunas informaciones, el capitán de la nave, de nacionalidad griega, incitó para ello a las personas involucradas. El gobierno tomó medidas para la permanencia del buque en puerto debido a la peligrosidad de la carga de combustible. Se calcula que unas 700 personas estuvieron involucradas en el hecho, que terminó sin mayores consecuencias.

Ese mismo día, el gobierno ordenó a sus tropas guardafronteras tolerancia con las embarcaciones que entran y salen del país con el fin de llevarse personas con destino a Estados Unidos. Comienza en la práctica la Crisis de los Balseros, aunque el mayor volumen del éxodo se inició el día 16. Unos 35 mil cubanos abandonaron el país por esta vía.

Los norteamericanos reaccionaron rápidamente. El día 19 el presidente Bill Clinton anunció que los balseros serían concentrados en la base naval norteamericana de Guantánamo, y un día después dictó medidas de respuesta a Cuba, las que refuerzan el embargo económico.

Esas restricciones comprenden la prohibición de mandar remesas monetarias a la isla, limitar las posibilidades de viajar a Cuba, prohibición de envío de algunos artículos en bultos postales, así como el aumento de transmisiones radiales dirigidas a la isla.

Contraponiéndose a esas restricciones que limitan la comunicación entre los cubanos en Estados Unidos y la isla, el gobierno cubano anunció el 23 de agosto nuevas flexibilidades, en sus relaciones con la emigración: se establece 18 años como edad mínima para viajar; el permiso de estancia para visitas a Estados Unidos se prolonga a 11 meses y se aprueba la repatriación de algunos cubanos emigrados.

El 24 de agosto el presidente Fidel Castro regresó sorpresivamente a las cámaras de televisión, donde se negó a aplicar la violencia para detener el éxodo masivo en balsas.

Diversos medios de prensa internacionales comenzaron a publicar informaciones entorno a naufragios y posibles víctimas entre los emigrados. Cifras oficiales indicarían después que estas fueron pocas, cosa lógica si se tiene en cuenta que el espacio marítimo cubano estaba vigilado por patrullas cubanas, mientras que al borde de las aguas internacionales se encontraban los guardacostas norteamericanos. Nunca fue más seguro el estrecho de La Florida.

El 29 de agosto, la iglesia católica reclamó un entendimiento del gobierno de Fidel Castro con la oposición interna y un diálogo con el gobierno de Estados Unidos.

Ese mismo día ambos gobiernos anunciaron una próxima ronda de negociaciones en Nueva York, mientras que el gobierno de La Habana anunció su adhesión al tratado de Tlatelolco sobre proscripción de armas nucleares en América Latina, lo que tuvo buena acogida.

Al cierre del mes, el gobierno anunció la composición de su delegación a las negociaciones de Nueva York: el presidente del parlamento Ricardo Alarcón, así como los especialistas José Arbezú, Carlos Fernández de Cossío, Olga Miranda y Walkiria Hernández.

El flujo migratorio se vio disminuido por mal tiempo, pero después recobró un ritmo alto nuevamente. El 2 de septiembre, el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) informó sobre los incidentes ocurridos en el perímetro de la base aeronaval de Guantánamo, cuando un grupo de 24 cubanos intentaron salir del país por esa vía.

El 9 de septiembre, ambos gobiernos llegaron a un nuevo acuerdo migratorio que estableció la concesión de un mínimo de 20 mil visas anualmente (el de 1984 establecía un tope máximo de 20 mil visas); medidas para desalentar la emigración ilegal; atención a los casos pendientes y repatriación voluntaria de los balseros, arreglada por vía diplomática.

Este nuevo acuerdo eliminó la emigración ilegal entre los dos países, a la vez que dejó en una difícil situación a los refugiados en las bases de Guantánamo y Panamá, es decir, para emigrar legalmente a Estados Unidos, deben regresar a Cuba y hacer los trámites correspondientes sin tener seguridad de poder emigrar.

¿Quiénes son los balseros?

Tardará tiempo aún, y quizás nunca se haga, realizar un análisis sociológico serio de quienes fueron los que decidieron abordar balsas entre agosto y septiembre de 1994 para intentar emigrar.

Pasiones políticas de ambos lados del estrecho de la Florida los han coloreado políticamente, dándole calificativos terminantes que los ubican en uno u otro lado del diferendo político.

No se trata aquí de establecer patrones o caracterizaciones definitivas, sino de realizar una semblanza somera sobre la base de algunos datos estadísticos y de testimonios de los que vieron partir las balsas en las costas cubanas.

A diferencia de la emigración del Mariel, en 1980, ésta no tuvo un sólo lugar de salida, ni concitó el rechazo de los partidarios del gobierno. Después del 16 de agosto, los que partieron, prepararon sus embarcaciones abiertamente y salieron de igual forma a la costa.

Periodistas extranjeros que cubrieron los sucesos comentaron que la mayoría de las personas con las cuales conversaron eran jóvenes, no tenían motivaciones políticas para abandonar el país y que por lo general alegaban motivos económicos relacionados con la crisis, la escasez y las limitaciones.

«Pero, tan pronto aparecía una grabadora, o una cámara se obtenía una declaración política antigubernamental, rápidamente buscando quizás crear una imagen para su llegada a Estados Unidos», comentó un reportero internacional por aquellos días.

Datos del Ejército de Estados Unidos, publicados en la prensa de ese país indicaron que en la Base Aeronaval de Guantánamo fueron empadronados 25 mil 814 varones (80.9 por ciento) y 6 mil 109 mujeres (19.1 por ciento).

Por edades y sexos, la mayor cantidad correspondió al grupo de 22 a 50 años, con 19 mil 318 varones y tres mil 672 mujeres; mientras que en segundo lugar al grupo de 16 a 21 años, con tres mil 97 varones y 929 mujeres.

El resto era menor de 15 años e incluso 160 varones y 135 niñas menores de dos años.

Por lugar de nacimiento, los de Ciudad de La Habana encabezaron la lista con 14 mil 621, seguidos de provincia Habana cuatro mil 528 y de Villa Clara con dos mil 297.

Según esa relación, nadie nacido en Sancti Spíritus o Ciego de Avila abandonó el país por esa vía.

Por punto de partida, la relación fue así: Ciudad de La Habana (13 145), Provincia Habana (6 235); Santiago de Cuba (1 864); Matanzas (1 828); Villa Clara (1 674); Camagüey (734) y Pinar del Río (578).

Testigos presenciales indicaron que muchas de las personas que partieron tenían creencias religiosas ligadas a la Santería Cubana, lo que se evidenció en la cantidad de ofrendas y resguardos echados al agua en el momento de partir, o que los balseros cargaban junto con los recipientes de agua potable para el viaje.

Por otro lado, el número de profesionales que abandonaron el país por esa vía fue al parecer relativamente pequeño, abundando más los empleados de servicios y trabajadores manuales.

Al cierre del año, y luego de varias protestas violentas tanto en la base Guantánamo como en la zona del Canal de Panamá, no se vislumbra otra salida al confinamiento que el retorno a Cuba por los canales establecidos por el acuerdo del 9 de septiembre.

Según fuentes oficiales cubanas hasta el 31 de diciembre habían regresado a Cuba 607 personas sorteando los campos minados del perímetro de la Base Naval y 324 a través de los canales diplomáticos en 8 vuelos. Un total de 549 personas, incluyendo los 324, fueron autorizados hasta ahora a regresar a Cuba por el gobierno de La Habana.

El acuerdo refresco la atmosfera

El Acuerdo Migratorio alcanzado por Cuba y Estados Unidos el 9 de septiembre en Nueva York fue un elemento clave no sólo para detener la Crisis de los Balseros, sino para refrescar la atmósfera política en la isla y crear las condiciones para nuevos cambios.

El documento reguló en primer lugar la emigración legal poniendo el antiguo techo acordado en 1984 de 20 mil visas anuales como cifra mínima o piso.

Muchas personas que por motivos políticos o por la crítica situación económica desean emigrar vieron como posible y real lo que hasta el momento era casi una quimera.

Por otro lado, el acuerdo terminó con la emigración ilegal, un drama de consecuencias negativas para Cuba y que provocaba constantes roces entre La Habana y Washington, así como servía de argumento para ataques anticastristas sobre la situación de los derechos humanos en la isla.

Ex-presos políticos y otros miles de personas pendientes en una lista de espera (de algo más de 19 mil nombres), también comenzaron a recibir atención y a tramitarse sus problemas.

En el ámbito político, el Acuerdo demostró la posibilidad de negociación respetuosa entre ambas partes, lo que abrió interrogantes en otros temas, pese a la negativa norteamericana a abordarlos.

El gobierno de La Habana, tras la fuerte tormenta de los balseros, se vio de pronto en una situación política distendida, tanto interna como externa.

En el plano externo se evidenció por el auge de contactos económicos con otros países y el creciente interés inversionista en la Isla, reflejado incluso por varias compañías norteamericanas que suscribieron cartas de intención con el gobierno, previendo un posible levantamiento del embargo.

El 17 de septiembre, el vicepresidente Raúl Castro anunció la próxima creación del Mercado Agropecuario, un espacio abierto a todos los productores para que acudan con sus excedentes productivos en una relación regida por la oferta y la demanda.

La Iglesia Católica Cubana se congratuló el 23 de septiembre por el acuerdo entre Cuba y Estados Unidos y llamó a incluir en el diálogo a los líderes del exilio y a la oposición interna.

El l de octubre el Mercado Agropecuario abrió sus puertas y creó un ambiente social y político diferente en el país, pues significó un respiro para el principal problema; el déficit alimentario.

Pero más allá de su alcance real, el Mercado Agropecuario abrió una serie de expectativas y esperanzas en la población y un interés por las reformas.

Algunos medios de prensa han calificado al Mercado Agropecuario como «el balón de oxígeno» de la sociedad cubana que llegó en el momento preciso de la asfixia.

A pesar de que el discurso político norteamericano no cambió hacia Cuba y los gobernantes de ese país reiteraron la fórmula de respuestas calibradas con las medidas de democratización que pudiera tomar La Habana, muchos observadores políticos subrayaron la apertura al servicio telefónico como una señal positiva.

El 5 de septiembre el Departamento de Estado eliminó las trabas que prohibían a 5 compañías norteamericanas negociar con Cuba el restablecimiento del servicio.

Esa atmósfera que comenzó a crearse preocupó a sectores conservadores en Miami, y el 15 de octubre las autoridades cubanas capturaron a un grupo de 7 anticastristas armados que se infiltraron por el norte de Caibarién, matando a un pescador aficionado en esa acción.

El 24 de octubre una delegación oficial norteamericana llegó a La Habana para el primer encuentro de análisis de la marcha del Acuerdo Migratorio. La próxima reunión fue fijada ulteriormente para el 18 de enero de 1995.

El 26 de octubre el gobierno publicó el Decreto 192 que prevé la creación del Mercado Industrial y Artesanal en condiciones semejantes al agropecuario, lo que creó fuertes expectativas.

El nombramiento del arzobispo de La Habana, Jaime Ortega como cardenal a fines de octubre, hizo pensar a muchos en próximas jornadas de enfrentamiento iglesia-estado.

Ortega se convirtió así en el segundo cubano investido como príncipe de la Iglesia Católica. En la década de los 50 lo fue el Cardenal Arteaga.

Sin embargo, Ortega emitió un mensaje de tono conciliador que llamó a todos a trabajar por el bien del pueblo y hasta fines de año no se habían originado roces.

El Cardenal comenzó una peregrinación por el interior del país, que según se anunció debe concluir en Miami, Florida.

Tal espíritu prevaleció en general durante la visita de otro príncipe de la Iglesia, el Cardenal Roger Etchegaray quien tuvo una estancia pastoral y de trabajo, en su condición de jefe del Consejo Pontificio del Vaticano.

La visita de Etchegaray, el día 16 de noviembre coincidió con la de José Ayala Lasso, Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, quien respondió a una invitación oficial.

Ayala Lasso se reunió con oficiales del gobierno, artistas, estudiantes, miembros de organizaciones sociales y opositores al gobierno.

Contra algunos pronósticos, el Alto Comisionado hizo sugerencias a la Isla, pero se negó a realizar críticas o evaluar la situación de los derechos humanos. Según sus propias palabras, tampoco extendió «un certificado de buena conducta» al gobierno.

El gobierno dio plena libertad al Alto Comisionado y le brindó una amplia colaboración reconociéndolo como mecanismo válido en esta materia, mientras que mantuvo su negativa de reconocer al Relator Especial designado por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU para el caso cubano, Carl Johan Groth.

El Encuentro Mundial de Solidaridad con Cuba, realizado a fines de noviembre en La Habana, fue la culminación de un año en que estuvo presente la amistad de diferentes sectores políticos y sociales del mundo con Cuba.

Tal solidaridad se manifestó durante todo el año con el envío constante de ayuda humanitaria y donaciones que abarcan ya todos los continentes y que incluyen a Estados Unidos.

El gobierno contrapuso la amplia asistencia y representación de esta reunión a su ausencia de la Cumbre de Miami, convocada por Estados Unidos y en la cual Cuba fue la única ausente del hemisferio. Un total de tres mil 72 personas de 109 países participaron en el Encuentro.

A mediados de diciembre el Teniente Coronel retirado Hugo Chávez, visitó La Habana, invitado por el Historiador de la Ciudad Eusebio Leal.

El militar encabeza un movimiento político bolivariano en Venezuela y fue protagonista de dos intentos de golpe de estado contra el presidente Carlos Andrés Pérez.

El presidente Fidel Castro otorgó un trato distinguido al visitante a quien acompañó todo el tiempo y despidió en el aeropuerto.

Después de versiones, rumores y anuncios precipitados sobre temas de la agenda, la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) se reunió el 20 de diciembre para aprobar tres nuevas leyes: el Presupuesto para 1995, la de Defensa Nacional y la de Minas.

Otros temas, como la Ley de Ciudadanía y la Ley de Inversiones quedaron para el futuro.

El decursar político del último trimestre del año estuvo marcado por nuevas aperturas en materia de inversión extranjera, que no sólo incluyó servicios y bienes raíces, sino también la producción azucarera.

Quizás por ese ambiente favorable tuvo menos resonancia internacional que en otras ocasiones el hecho de que en Naciones Unidas se aprobara una resolución condenando a la isla por la situación de los derechos humanos y pidiendo el reconocimiento de la oposición.

Las relaciones con Estados Unidos

La victoria republicana en el Congreso de Estados Unidos hace prever a algunos, tiempos más tormentosos en las relaciones con Cuba. Tal cálculo parte del supuesto de que los republicanos son más conservadores que los demócratas y por lo tanto su línea debe ser más dura.

La tesis, sin embargo, no convence a todos; para otros, la experiencia histórica dice que los mayores pasos de distensión entre La Habana y Washington en los últimos 36 años se han dado bajo administraciones republicanas.

A pesar de lo cuidadoso del discurso político cubano desde que Bill Clinton llegó a la presidencia, lo cierto es que poco se ha avanzado en concreto.

Clinton ratificó y mantuvo con celo la Ley Torricelli que impuso George Bush poco antes de dejar la presidencia. Aún más, en una política de alto contenido electoral, el Presidente reforzó el embargo el 20 de agosto con una serie de medidas, que todavía permanecen, aun cuando las causas que las originaron desaparecieron y se llegó a un acuerdo.

Gobernantes cubanos admiten en la actualidad que el único cambio que operó la administración Clinton en su política cubana respecto a los republicanos fue «un lenguaje menos agresivo».

Andres Oppenheimer, un periodista de origen argentino que escribe para El Nuevo Herald, de Miami, afirmó el 7 de noviembre de 1994 que «nos guste o no, lo cierto es que el gobierno de Clinton ha endurecido las sanciones norteamericanas a Cuba, al punto de que está aplicando más presión sobre la isla que los dos gobiernos republicanos que lo antecedieron».

Oppenheimer es de reconocida postura anticastrista como demostró en su conocido libro: La hora final de Castro.

A la vista de 1995

No se trata de hacer un pronóstico político de 1995, pues ello sería predecir acciones imprevisibles, decisiones humanas, que se escapan al quehacer político. Sin embargo, el desarrollo de 1994 traza algunas líneas que la lógica indica su curso para este nuevo año.

El gobierno anunció que la crisis económica tocó fondo y que, en algunos sectores de la economía, comenzó una modesta recuperación limitada aún por la caída azucarera.

Fuentes del Ministerio de la Agricultura indicaron que la cosecha de invierno, la más importante y mayor, sería mejor que en años anteriores en vista de buenas condiciones climáticas y del estímulo que representa el Mercado Agropecuario.

Si la situación económica continúa evolucionando favorablemente y sobre todo la crisis alimentaria obtiene cierto alivio, el gobierno habrá logrado una situación social más reposada.

Solucionado el problema migratorio y con una oposición interna fragmentada y en repliegue después de agosto, el gobierno no debe tener problemas internos de consideración.

El relevo generacional en curso en las esferas gobernantes y la decidida aplicación de las reformas seguida en los últimos meses del año, levantó expectativas y esperanzas en cambios que hasta ahora eran vistos con cierta apatía.

Sin embargo, la misma aplicación de la reforma, sobre todo la racionalización de las nóminas y la desaparición del paternalismo estatal, pueden concitar irritaciones y opiniones contrarias a esas acciones.

En el plano externo, la cancillería abrió el año en preparativos para una gira por el Extremo Oriente, preludio de otro año de actividad febril que va abriendo nuevos ámbitos para la isla.

Versiones sobre cambios y reajustes en el Consejo de Ministros y otras esferas gobernantes circularon a fines de año, sin que la Asamblea Nacional se detuviera en ellos.

Cronología de los hechos más importantes en cuba durante 1994

ENERO

  • 3 enero.

Como parte de los esfuerzos por insertar a la isla en la economía internacional, el gobierno autorizó las operaciones de un nuevo banco comercial no estatal, El Banco Internacional de Comercio (BICSA)

  • 5 enero.

Cuba entró en el exclusivo grupo de 23 países cuya mortalidad infantil es inferior a 10 fallecidos por cada 1,000 nacidos vivos al terminar 1993 con 9,4, dijo el viceministro de Salud, Luis Córdoba.

  • 6 enero.

Canciller Roberto Robaina inició gira por varios países africanos con escala en Suiza, donde se entrevistó con personalidades oficiales. Los países visitados fueron Ghana, Angola, Zimbabwe, Zambia y Namibia. Este es el primer recorrido de Robaina por Africa Subsahariana desde que ocupó la cancillería cubana en marzo de 1993.

  • 10 enero.

La Central de Trabajadores de Cuba (CTC) convocó a dirigentes sindicales y trabajadores a discutir en sus centros de trabajo los temas de actualidad económica y financiera y proponer soluciones. Más de 80 mil de esos Parlamentos Obreros tuvieron lugar en todo el país en enero a abril.

  • 10-13 enero.

El primer ministro de la provincia canadiense de Nueva Escocia, John Savage, visitó Cuba acompañado por representantes de 17 firmas comerciales.

  • 12 enero.

Cuba y Colombia suscribieron un acuerdo de cooperación en materia de Salud. El documento fue rubricado en La Habana por los ministros Julio Teja (Cuba) y Juan Luis Londoño (Colombia), en presencia del presidente Fidel Castro.

  • 14 enero.

El gobierno chileno concedió un crédito de 10 millones de dólares a Cuba para la importación de alimentos desde esa nación, pero observadores políticos indicaron que se diluyen las expectativas de restablecimiento de relaciones plenas.

  • 17 enero.

El Semanario Trabajadores, órgano de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) rechazó la posibilidad de aplicar en Cuba recetas neoliberales para enfrentar la crisis y aseguró que el reajuste se realizará «a lo socialista».

  • 19 enero.

Cuba ingresó en la Asociación de Hoteles del Caribe como miembro pleno por votación unánime de su Comité Ejecutivo. La Habana había hecho su solicitud hace varios años para ingresar en la AHC, con sede en Puerto Rico.

  • 25 enero.

Presidente del parlamento cubano Ricardo Alarcón realizó una visita a Bélgica donde se reunió con ejecutivos del gobierno y el Parlamento Europeo.

  • 25-28 enero.

Se realizó en La Habana Encuentro Latinoamericano y del Caribe de Solidaridad con Cuba con la asistencia de delegados de 35 países, incluidos Estados Unidos y Canadá.

  • 26 enero.

Siete personas (4 hombres, 2 mujeres y una niña) penetraron en la embajada de Bélgica en La Habana con la intención de abandonar el país por esa vía. Comienzan las negociaciones entre los dos gobiernos en medio de una fuerte discreción.

FEBRERO

  • 2 febrero.

La UNESCO anunció un aporte de 100 mil dólares para trabajos de restauración y conservación de La Habana Vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1982.

  • 2 febrero.

Presidente del parlamento cubano Ricardo Alarcón se entrevistó con empresarios navales y aéreos alemanes en la ciudad de Bremen, durante una visita a ese país.

  • 3 febrero.

Vicepresidente cubano Carlos Lage inició visita oficial a Brasil donde fue recibido por el presidente Itamar Franco.

  • 4 febrero.

Canciller de Qatar, Jeque Hamad Bin Jassin Bin Jard Al Thani, realizó una visita de 24 horas a La Habana donde se entrevistó con el presidente Fidel Castro y el canciller Roberto Robaina.

  • 5 febrero.

Una misión de 32 hombres de negocios del Consejo Nacional del Patronato Francés visitó Cuba del 4 al 11 de febrero, encabezada por el vicepresidente Jean Pierre Desgeorges. La delegación se entrevistó con el presidente Castro y el vicepresidente Lage y se suscribió un acuerdo de cooperación técnica en la rama eléctrica. También se acordó la venta de mil automóviles Peugeot.

  • 6 febrero.

Vicepresidente Raúl Castro calificó de «graves» los intentos de salida ilegal por la base naval norteamericana de Guantánamo.

  • 8 febrero.

Presidente Fidel Castro recibió al Gran Rabino de Israel, quien realizó una visita a Cuba de carácter religioso y privado, para conocer la comunidad judía cubana.

  • 9 febrero.

Vicepresidente Carlos Lage se entrevistó en Caracas con el presidente de ese país Rafael Caldera.

  • 9 febrero.

Inició Feria Internacional del Libro en Pabexpo con 2300 títulos. Funcionó hasta el 15.

  • 10 febrero.

Vicepresidente Carlos Lage se entrevistó en Bogotá con presidente César Gaviria.

  • 10 febrero.

Presidente de la Asamblea Nacional Ricardo Alarcón visitó Francia donde fue recibido por su homólogo Philippe Seguin.

  • 11 febrero.

Las inmediaciones de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana amanecieron con reforzamiento policial ante persistentes rumores sobre la posible introducción de ciudadanos cubanos en el recinto. El día 10 se propalaron rumores de que el gobierno cubano retiraría sus custodios de la Oficina de Intereses, al igual que en 1980 en la embajada del Perú, debido a la estimulación de la emigración ilegal por parte de Estados Unidos.

  • 13 febrero.

El Semanario Juventud Rebelde desmintió rumores sobre retirada de custodios en la oficina de Intereses de Estados Unidos, en un artículo que incluyó una cronología de hechos y acusó a las emisoras anticastristas de propalar tales versiones.

  • 15 febrero.

La cancillería cubana convocó a la conferencia «La Nación y la Emigración» a celebrarse en La Habana del 22 al 24 de abril. La invitación incluyó a todos los que mantengan una posición de respeto y constructiva hacia la isla.

  • 16 febrero.

La cancillería cubana rechazó la penetración en sedes diplomáticas extranjeras en La Habana como vía para salir del país. Un vocero de esa instancia dijo que las personas que penetraron en la embajada Belga en La Habana deben regresar a sus hogares.

  • 18 febrero.

Presidente de la Comunidad Autónoma de Canarias, Manuel Hermoso, comenzó visita oficial a Cuba de 5 días.

  • 25 febrero.

El Ministro de Defensa de Cuba, Raúl Castro, anunció que el presupuesto de Defensa del país fue reducido en 50 por ciento para 1994 debido a la difícil situación económica.

MARZO

  • 2 marzo.

Muere en México poeta cubano Eliseo Diego.

  • 4 marzo.

Penetraciones marinas afectaron zonas del litoral de la Habana, fundamentalmente en las partes bajas de El Vedado.

  • 6 marzo.

Inicia canciller Roberto Robaina gira por Asia. Recorrió Indonesia, Vietnam, Laos, Cambodia, Myanmar, India y Malasia.

  • 9 de marzo.

La Comisión de Derechos Humanos de la ONU condenó al gobierno cubano alegando diferentes violaciones.

La parte cubana rechazó condena y anunció que invitará a Premios Nobel a visitar la isla y constatar el estado de esos derechos.

  • 12 marzo.

Llegaron los integrantes de la III Caravana de Solidaridad Estados Unidos-Cuba.

  • 17 marzo.

Asistió Cuba a reunión técnica sobre establecimiento de Asociación de Estados del Caribe, en Kingston, Jamaica.

  • 22 marzo.

El gerente de la empresa colombiana de petróleo, Juan María Rondon dijo que su país solo venderá petróleo a Cuba si la isla paga con cartas de créditos.

  • 27 marzo.

Vicepresidente Carlos Lage realizó visita oficial a España donde fue recibido por el presidente del gobierno Felipe González y al canciller Javier Solana.

  • 29 marzo.

Inició visita oficial canciller de Zambia, Remmy Kaindu Muchota.

  • 30 marzo.

Pleno ampliado del ejecutivo de la CTC para analizar resultados de Parlamento Obrero que en número de 80 mil se realizaron en todo el país con la participación de más de 3 millones de trabajadores.

  • 31 marzo.

Presidente Fidel Castro desmiente información del diario colombiano El Tiempo relativa a una supuesta reunión en La Habana entre funcionarios del gobierno y líderes insurgentes de ese país.

ABRIL

  • 2 abril.

Cuba y China suscriben acuerdo comercial para 1994 que incluye básicamente el intercambio de alimentos y medicinas chinos por su equivalente en azúcar cubano.

  • 4 abril.

Semanario Trabajadores anunció suspensión actos 1 de mayo debido a problemas económicos.

  • 4 abril.

Canciller Roberto Robaina comenzó gira por América Latina que incluyó Uruguay, Ecuador, Perú y Argentina, así como Paraguay, este último en visita no oficial.

  • 9 abril.

Puesta en marcha de las nuevas estructuras de turismo que incluye la desaparición del antiguo INTUR y su sustitución por cadenas y empresas independientes.

  • 10 abril.

Cuba y Colombia instalan primera comisión mixta de comercio y desarrollo.

  • 13 abril.

El Netherlands Caribbean Bank abre una oficina en La Habana y anuncia el financiamiento para un proyecto de 5 hoteles por un total de 150 millones de dólares.

  • 15 abril.

La fiscalía provincial de La Habana pidió penas de cárcel entre uno y tres años a un grupo de 11 opositores acusados de distribuir propaganda enemiga en el estadio Latinoamericano y en la Manzana de Gómez, un lugar comercial.

  • 22 abril.

Consejo de Estado promulga Decreto-Ley 147 de la reorganización de los organismos de la administración central del estado.

  • 22 abril.

Comenzó la conferencia La Nación y la Emigración con unos 200 participantes en representación de los cubanos residentes en unos 30 países, principalmente en Estados Unidos, Venezuela, México y España. La reunión sesionó hasta el 24.

  • 26 abril.

Presidente de Zambia, Frederick Chiluba realizó visita a Cuba. Llegó el 25 en la noche.

  • 29 abril.

Unos 25 empresarios británicos visitan la isla en misión exploratoria auspiciados por el Grupo Asesor para el Comercio Británico para el Caribe (CARITAG).

MAYO

  • 1-2 mayo.

Parlamento cubano realiza sesión extraordinaria y aprueba programa general de saneamiento financiero y concede carta blanca al gobierno para su aplicación.

  • 5 mayo.

Emite Consejo de Estado Decreto Ley No. 149 sobre confiscación de bienes e ingresos obtenidos mediante enriquecimiento ilícito, conocido como Ley Maceta.

  • 5 mayo.

Canciller colombiana Noemí Sanín realizó visita oficial a la isla donde suscribió acuerdo de homologación para títulos universitarios.

  • 6 mayo.

Presidente Fidel Castro viajó a Barbados para Conferencia Pequeños Estados Insulares sobre Desarrollo Sostenible.

  • 9 mayo.

Regresó a Cuba avión AN-24 de Cubana de Aviación secuestrado por su piloto y dirigido hacia Estados Unidos. Regresó el resto de la tripulación. La nave cubría ruta La Habana-Nassau.

  • 11 mayo.

Presidente Fidel Castro viajó a Sudáfrica desde Barbados para asistir a la toma de posesión del presidente Nelson Mandela. Cuba y Sudáfrica establecen relaciones diplomáticas.

  • 11 mayo.

Poetisa disidente María Elena Cruz Varela recibió permiso para viajar a Estados Unidos a recibir un premio. No regresó.

  • 17 mayo.

Comienza la Convención Internacional de Turismo en Varadero con 700 participantes extranjeros.

  • 21 mayo.

Fuertes lluvias en provincias orientales causan daños a la agricultura y a edificaciones.

  • 28 mayo.

Suscriben Cuba y España convenio de protección de inversiones, al término de la IV Comisión Mixta para la colaboración económica e industrial.

  • 28 mayo.

Un grupo de 114 cubanos (56 hombres, 34 mujeres y 24 niños) penetraron en la residencia del embajador Belga en La Habana, Paul Vermeirsch con el objetivo de obtener la salida del país.

  • 29 mayo.

Modisto francés Pierre Cardin, de visita en La Habana, confirmó la voluntad aperturista de Fidel Castro, tras una estancia de 48 horas en Cuba.

  • 30 mayo.

Gobierno de Cuba y Bélgica reconocieron el carácter ilegal de la entrada de más de 100 cubanos a la residencia del embajador.

  • 31 mayo.

La Cruz Roja cubana manifestó disposición auxiliar con asistencia médica de urgencia a refugiados en residencia belga.

JUNIO

  • 1 junio.

Anuncia Comité Ejecutivo del Consejo Ministro alza de precios minoristas a cigarrillos y puros, cerveza, rones, aguardientes, combustible automotor. Alza en las tarifas servicio eléctrico residencial, transporte ferroviario, aéreo y marítimo, al servicio de acueducto y alcantarillado.

  • 1 junio.

Ocupantes de la embajada belga se declaran opositores al gobierno en documento entregado a prensa extranjera.

  • 7 junio.

Gobierno confirmó dos intentos de salida ilegal del país, uno exitoso y otro fallido, con un saldo de dos muertos y varios heridos. El primero ocurrió el 17 de mayo con una embarcación tripulada por canadienses que trató de sacar ilegalmente a 8 cubanos (fallido), el otro ocurrió el día 4 de junio por el puerto del Mariel con un barco salinero.

  • 13 junio.

Visita oficial del presidente de México Carlos Salinas de Gortari durante 24 horas; sostuvo conversaciones con Castro, suscribió acuerdo de colaboración en comunicaciones y ofreció conferencia de prensa.

  • 13 junio.

La cancillería cubana calificó de «provocación» la entrada por la fuerza de 21 personas a la embajada de Alemania en La Habana pretendiendo salir del país por esa vía.

  • 14 junio.

Presidente Fidel Castro viajó a Cartagena de Indias, Colombia, para participar en IV Cumbre Iberoamericana.

  • 15 junio.

Tras la entrada de varias personas al consulado chileno en La Habana, cancillería convocó a cuerpo diplomático para analizar situación creada. En total suman 146 personas en 3 embajadas.

  • 19 junio.

La cancillería cubana emitió una declaración sobre la penetración ilegal de cubanos en tres embajadas extranjeras en La Habana y dijo que su país no acepta ese método como vía para salir del país.

  • 21 junio.

Un editorial del periódico Granma advirtió que absolutamente nadie que penetre en una embajada por la fuerza obtendrá la autorización para salir del país.

  • 22 junio.

Concluyó conferencia convocada por la editorial británica The Economist sobre inversiones en Cuba.

  • 23 junio.

Los 8 ocupantes del consulado chileno abandonaron voluntariamente esa representación y marcharon a sus casas.

  • 24 junio.

Llegan a Cuba 200 norteamericanos del programa Libertad para Viajar, desafiando las restricciones.

  • 25 junio.

Compañías de Cuba y Canadá anuncian próxima creación de empresa mixta minera en Moa, Holguín, para la explotación del níquel.

  • 28 de junio.

Comienza en Santiago de Cuba, II Encuentro de Hombres de negocios del Caribe con 100 empresarios de 16 países.

  • 30 de junio.

Los 70 refugiados que permanecían en la embajada belga, tras un abandono paulatino de otras decenas, salen del recinto tras 33 días de ocupación.

JULIO

  • 3 julio

El Consejo de Estado aprobó el decreto de ley 150 que modifica el código penal vigente en un intento de detener el auge de la delincuencia. Se considera agravamiento de circunstancia el aprovecharse de una calamidad pública o de peligro inminente de ella u otra situación especial para cometer delitos.

Igualmente los delitos contra personas o bienes relacionados con actividades priorizadas para el desarrollo económico y social del país.

  • 7 julio

Comienzan a salir los refugiados en la embajada alemana. Al cierre del mes sumaban 5.

  • 8 julio

Un acuerdo del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros liquidó algunas de las muchas gratuidades que gozan los cubanos, como parte del programa de saneamiento financiero emprendido por el gobierno.

  • 9 julio

El canciller Roberto Robaina desmintió versiones sobre una abortada asonada militar en la oriental provincia de Guantánamo.   Según Robaina se trató de un grupo de personas civiles que querían adquirir uniformes militares para realizar acciones opositoras. Fueron detenidas y juzgadas.

  • 9 julio

Un grupo de cinco jóvenes profesionales fueron promovidos a igual número de jefaturas provinciales del Partido Comunista.

  • 10 julio

Canciller brasileño Celso Luis Amorin inició una visita oficial a Cuba en la cual transmitió un mensaje del presidente Itamar Franco solicitando el ingreso de Cuba al tratado de Tlatelolco.

  • 13 julio

Un grupo de 63 personas robaron el remolcador «13 de marzo» del puerto de La Habana, una vieja nave de madera de 115 años de servicio, con el fin de emigrar a Estados Unidos. El barco fue perseguido por otros remolcadores, uno de los cuales chocó con el «13 de marzo» provocando su hundimiento. Fueron rescatadas 31 personas; murieron 32, entre ellas niños.

  • 19 julio

El arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, expresó su pesar por el hundimiento del remolcador «13 de marzo», en un mensaje dirigido a «todos los católicos y a todos los cubanos».

  • 23 julio

Designado Esteban Lazo como primer secretario del Partido Comunista en Ciudad de La Habana en lugar de Jorge Lezcano.

  • 26 julio

Al hablar en la celebración del 41 aniversario del Asalto al Cuartel Moncada el vicepresidente Raúl Castro negó a las autoridades norteamericanas el derecho a intervenir en el caso del hundimiento del remolcador y aseguró que el naufragio fue causado por un accidente.

  • 26 julio

La lancha «Baraguá» que cubre la ruta con el poblado de Regla fue secuestrada por 4 personas armadas y dirigida mar afuera, donde fue interceptada por un guardacostas de Estados Unidos, quien dio refugio a los secuestradores y otras personas que decidieron emigrar en ese momento.

  • 28 julio

El canciller ecuatoriano Diego Paredes llegó a Cuba en visita oficial en la cual suscribió tres acuerdos de cooperación con su homólogo Roberto Robaina.

AGOSTO

  • 3 agosto

La Asamblea Nacional del Poder Popular inició su período de sesiones para analizar el informe de la provincia Granma y el proyecto de ley del sistema tributario.

  • 3 de agosto

«La Coubre», la lancha que realiza viajes con el poblado de Casablanca fue secuestrada pleno viaje y dirigida mar afuera, donde fue interceptada por un guardacostas norteamericano que brindó asilo a los secuestradores.

  • 4 agosto

El gobierno anunció el fusilamiento del jefe de una banda de asaltantes nocturnos, juzgado en un caso conocido como el de la ruta 84.

  • 4 agosto

La lancha «Baraguá», secuestrada el 26 de julio anterior, es nuevamente asaltada y obligada a salir mar afuera.

  • 4 agosto

En horas de la noche se producen intentos de secuestro de embarcaciones en el Puerto de La Habana. Se crea un clima de tensión en la zona en el cual es muerto el suboficial de la policía Gabriel Lamoth, de 19 años, oriundo de la oriental provincia de Guantánamo.

  • 5 agosto

En horas de la madrugada, la policía desalojó la zona del puerto. Buena parte de los desalojados se concentró en la plazoleta de La Punta y otras zonas del Malecón, donde comienzan protestas antigubernamentales alrededor de las 11 de la mañana. Miles de personas que acudieron al lugar ante versiones de emisoras anticastristas de que había salido para Cuba una flotilla de yates a recoger emigrantes actúan como espectadores de las protestas y los choques con civiles cubanos simpatizantes del gobierno. Dispersados de La Punta, los protestantes se concentran en el parque Maceo, alrededor de las 13 horas, donde se enfrentan con la policía. A las 15 horas el presidente Fidel Castro recorrió a pie zonas aledañas al Malecón, con lo que se dispersaron los últimos opositores. Alrededor de 300 fueron detenidos.

El presidente Castro compareció en la televisión y emplazó a Estados Unidos a evitar las salidas ilegales de Cuba o su gobierno suprimiría los obstáculos para una emigración masiva.

  • 6 agosto

Tras 48 horas de andar a la deriva sin combustible, los secuestradores de la nave «Baraguá» se entregan a las autoridades cubanas.

  • 6 agosto

Partidarios del gobierno toman las principales calles y puntos neurálgicos de la capital para evitar que se repitan los hechos de la jornada anterior. También se registra un nutrido despliegue policial.

  • 7 agosto

Honras fúnebres del policía Gabriel Lamoth en la Plaza de la Revolución, en La Habana.

  • 8 agosto

Un recluta del Servicio Militar General secuestró por la fuerza una pequeña embarcación de ferrocemento en el Puerto del Mariel. En la acción fue muerto el teniente de navío Roberto Aguiar León. La embarcación salió mar afuera, donde fue interceptado por un guardacostas norteamericano, quien recogió a las 26 personas que iban a bordo.

  • 10 agosto

Después de dos días de búsqueda apareció en el mar el cadáver del teniente de navío Aguiar León.

  • 11 agosto

El presidente Fidel Castro compareció nuevamente ante la televisión para explicar los hechos de El Mariel y advierte a Estados Unidos sobre la estimulación a la emigración ilegal.

  • 11 agosto

Bajo medidas de seguridad, las lanchas del puerto de La Habana reinician su servicio, suspendido a principios de agosto por los secuestros.

  • 13 agosto

Tras los actos fúnebres al teniente de navío Aguiar León, en el puerto, varias cientos de personas abordan el petrolero maltés Jussara, comandando por un capitán griego, quien se dice incitó a las personas a subir al tanquero. Ante la peligrosidad de los hechos, el gobierno decidió impedir la salida del barco. Los ocupantes abandonan su empeño 24 horas después, voluntariamente.

  • 13 agosto

Varios miles de jóvenes se reúnen en la plaza de La Punta para festejar el cumpleaños de Fidel Castro en lo que se estimó como un apoyo a su gobierno.

  • 13 agosto

Después de reiteradas advertencias al gobierno de Estados Unidos, el gobierno de Cuba instruye a sus unidades navales ser tolerantes con las personas que abandonan el país por esa vía.

  • 16 agosto

Comienza la emigración masiva hacia Estados Unidos en precarias embarcaciones desde las costas cubanas.

  • 19 agosto

El presidente norteamericano Bill Clinton anunció que los balseros cubanos rescatados en el mar serían confinados en la base aeronaval de Guantánamo.

  • 20 agosto

La cancillería cubana protestó enérgicamente por el uso ilícito de la base de Guantánamo como campo de concentración de haitianos y cubanos.

  • 20 agosto

El presidente Bill Clinton, después de entrevistarse con figuras del ala conservadora del exilio cubano, dictó una serie de medidas restrictivas contra la isla que refuerzan el embargo.

  • 23 agosto

Gobierno cubano anunció nuevas flexibilidades en sus relaciones con la comunidad de la isla residente en el exterior.

  • 26 agosto

Instigados por emisoras anticastristas, algunos cientos de personas se congregaron frente a la embajada de Canadá por el falso rumor que ese país concedería visas.

  • 27 agosto

El gobierno de Venezuela anunció que estudia un programa de aceptar a algunos cubanos con familiares en ese país.

  • 27 agosto

El diario Granma publicó una nota de la Oficina de Intereses de Estados Unidos donde reafirmó la decisión de internar en la base de Guantánamo a los balseros recogidos en alta mar.

  • 28 agosto

Se reportó un intento de secuestro de una embarcación en Moa, Holguín, y el robo de una nave pesquera en el puerto de Casablanca, Ciudad de La Habana.

  • 28 agosto

Los obispos cubanos manifestaron su preocupación por la situación en la isla y se pronunciaron por un diálogo de La Habana y Washington y de La Habana con su oposición interna.

  • 29 agosto

El gobierno de Cuba anunció su adhesión al tratado de Tlatelolco.

  • 30 agosto

Tras un acuerdo de comenzar negociaciones migratorias entre Cuba y Estados Unidos, el gobierno de La Habana anunció a Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento, como el jefe de su delegación.

SEPTIEMBRE

  • 1 Septiembre

Gobierno cubano culpó a Estados Unidos de situación de un grupo de ex-presos políticos que realizaron una huelga de hambre frente a la Oficina de Intereses de ese país en demanda de que les sea otorgada la visa para emigrar.

  • 1 Septiembre

El Grupo de Río aprobó una declaración en la cual vincula el levantamiento del bloqueo norteamericano a Cuba con medidas de democratización en la isla.

  • 2 Septiembre

Cancillería cubana pospuso realización de coloquio sobre la mujer cubana previsto para los días 3 y 4 de septiembre con una amplia participación de emigradas, en vista de las medidas restrictivas dictadas por el gobierno norteamericano.

  • 2 Septiembre

El MINFAR informó sobre incidentes en el perímetro fronterizo de la Base Naval de Guantánamo, cuando 24 personas pretendieron salir del país por esa vía.

  • 2 Septiembre

Inician conversaciones migratorias en Nueva York, Cuba y Estados Unidos.

  • 8 Septiembre

El canciller Robaina afirmo en Madrid que el liderazgo de Fidel Castro es innegociable.

Un día antes se reunió en esa capital con tres líderes de la comunidad cubana en Estados Unidos por separado: Ramón Cernuda, Alfredo Durán y Eloy Gutiérrez Menoyo.

  • 9 Septiembre

Cuba y Estados Unidos alcanzan un nuevo acuerdo migratorio que regula la salida de cubanos hacia ese país y termina con la emigración ilegal.

  • 10 Septiembre

El gobierno cubano anunció nueva disposición suspendiendo la emigración ilegal.

  • 14 Septiembre

Los gobiernos de Cuba y Gran Bretaña suscribieron un acuerdo de promoción de inversiones que abre un camino seguro a los capitales británicos en la isla.

  • 14 Septiembre

El gobierno de Cuba emplazó al de Estados Unidos a cumplir el nuevo acuerdo migratorio una vez paralizada la emigración ilegal desde la isla.

  • 14 Septiembre

El diario Granma criticó el mantenimiento de las medidas restrictivas dictadas el 20 de agosto por el presidente Bill Clinton, una vez alcanzado el acuerdo migratorio.

  • 15 Septiembre

El Ministerio del Interior dijo que en todo el lapso de emigración ilegal sólo se detectaron 6 cadáveres de balseros en las 12 millas de aguas jurisdiccionales. Entre el 5 de agosto y el 13 de septiembre las tropas guardafronteras cubanas auxiliaron a tres mil 398 personas.

  • 15 Septiembre

Cuatro pequeñas organizaciones ilegales llamaron a la unidad de la divida oposición interna para poder lograr un diálogo nacional con el gobierno.

  • 17 Septiembre

El vicepresidente Raúl Castro anunció la próxima apertura del mercado agropecuario.

  • 20 Septiembre

Inició sesiones la Comisión Mixta cubana-mexicana.

  • 21 Septiembre

Gobierno anunció regulaciones mercado agropecuario que comenzará a funcionar el 1 de octubre.

  • 23 Septiembre

Los obispos católicos cubanos pidieron al gobierno extender los contactos que realizan con el gobierno de Estados Unidos y los líderes del exilio a la oposición interna.

OCTUBRE

  • 1 Octubre

Abrió el Mercado Agropecuario con 130 instalaciones en todo el país.

  • 1 Octubre

Entran en vigor algunos de los impuestos aprobados por el parlamento. El mayor número se aplicará a partir de enero de 1995.

 

  • 3 Octubre

Canciller Robaina habló ante el 49 período de la Asamblea General de la ONU. Aprovechó estancia para reunirse con más de 400 emigrados cubanos y con hombres de negocios de Estados Unidos.

  • 5 Octubre

Gobierno de Estados Unidos suprimió obstáculos que impedían establecer enlace telefónico a 5 compañías de ese país con Cuba.

  • 8 Octubre

El Ministerio del Interior cubano informó que un total de 122 personas han cruzado los campos minados de la Base Naval para regresar al país.

  • 9 Octubre

Autoridades cubanas confirman retorno legal de 17 emigrados por vía aérea.

  • 15 Octubre

El Ministerio del Interior anunció la captura de siete anticastristas armados procedentes de Estados Unidos que intentaron infiltrarse por la costa norte de Caibarién.

  • 20 Octubre.

Presentan libro sobre la vida de Jorge Mas Canosa, presidente de la Fundación Nacional Cubano-Americana.

«El Chairman soy yo» fue escrito por los periodistas cubanos Reinaldo Taladrid y Lázaro Barredo.

  • 21 Octubre

Cuba y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) suscribieron en La Habana una carta de intención en la cual esa agencia se compromete a movilizar recursos adicionales para apoyar las transformaciones económicas en la isla.

  • 24 Octubre

Cuba y Estados Unidos celebran en La Habana nuevas conversaciones para revisar el cumplimiento del acuerdo migratorio del 9 de Septiembre.

  • 26 Octubre

Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros crea mediante el Decreto 192 el Mercado de Artículos Industriales y Artesanales que comenzará a funcionar a partir del 1 de diciembre.

  • 27 Octubre

Una abrumadora mayoría de países en Naciones Unidas apoyó resolución contra bloqueo.   101 países a favor y dos en contra.

  • 27 Octubre

Concluyó la ronda de negociaciones migratorias para revisión del cumplimiento del acuerdo.

  • 30 Octubre

Papa Juan Pablo II anunció nombramiento de 30 nuevos cardenales, entre ellos a monseñor Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana.

  • 31 Octubre

Jaime Ortega, el nuevo cardenal cubano (segundo en la historia de la isla) llamó al gobierno y a todos los hombres de buena voluntad a trabajar por la felicidad del pueblo.

NOVIEMBRE

  • 1 noviembre

Presidente Fidel Castro recibió al presidente del principado de Asturias, Antonio Trevin.

  • 1 noviembre

Presidente Fidel Castro recibió al Coronel General Mijail Kolesnikov, Jefe del Estado Mayor Fuerzas Armadas de Rusia.

  • 2 noviembre

Canciller de Colombia Rodrigo Pardo García inició visita oficial a Cuba.

  • 5 noviembre

Consejo Ejecutivo UNESCO aprueba en París creación Premio Internacional «José Martí».

  • 5 noviembre

Presidente de la Comisión Sur y expresidente de Tanzania, Julius Nyerere, inició visita oficial.

  • 5 noviembre

Cancilleres de Colombia y Cuba, Roberto Robaina y Rodrigo Pardo, firmaron acuerdo cooperación en varias esferas.

  • 9 noviembre

Gobierno cubano emplazó a Washington a aclarar su política migratoria respecto a las frecuentes huidas de balseros desde la Base Naval de Guantánamo hacia territorio nacional.

  • 15 noviembre

Calculan preliminarmente los daños de la tormenta Gordon en 123 millones de dólares.

  • 15 noviembre

Llegó a Cuba José Ayala Lasso, Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

  • 16 noviembre

Llegó a Cuba el jefe del Consejo Pontificio, Cardenal Roger Etchegaray, quien permaneció hasta el 19.

  • 16 noviembre

Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana informó por la prensa las modalidades de emigrar definitivamente hacia ese país.

  • 18 noviembre

Entró en vigor Decreto Ley 154 sobre el Divorcio Notarial.

  • 19 noviembre

Presidente Fidel Castro recibió a Alto Comisionado de Derechos Humanos José Ayala Lasso.

  • 19 noviembre

Intervino el Presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón ante el Club Nacional de la Prensa en Washington. Es el segundo alto dirigente cubano en hacerlo desde 1959, en que lo hizo Fidel Castro.

  • 21 noviembre

Comenzó en La Habana Encuentro Mundial de Solidaridad con cuba, con 2 700 delegados de más de 100 países.

  • 23 noviembre

Gobiernos de Cuba y España firman acta de colaboración en turismo, industria biofarmacéutica, recursos humanos y otros.

  • 24 noviembre

Rechaza Cuba informe de Relator Especial sobre Derechos Humanos Carl Johan Groth.

  • 25 noviembre

Concluyó Encuentro Mundial Solidaridad con Cuba con 3 072 participantes de 109 países.

  • 25 noviembre

Se restableció servicio telefónico entre Cuba y Estados Unidos después de dos años de suspensión.

  • 29 noviembre

El Papa Juan Pablo II recibió en audiencia especial en el Vaticano a religiosos cubanos encabezados por el nuevo Cardenal, Jaime Ortega Alamino.

DICIEMBRE

  • 1 diciembre

Presidente Fidel Castro llegó a México para transmisión de mando presidencial en ese país.

  • 1 diciembre

Entró en operaciones Mercado Industrial y Artesanal.

  • 5 diciembre

Gobierno de Costa Rica anunció apertura Oficina de Asuntos Consulares en La Habana para principios de 1995.

  • 8 diciembre

Canciller Roberto Robaina inició gira por países norte de Africa.

  • 12 diciembre

Asamblea General ONU aprobó resolución presentada por Cuba para que se garantice derecho de migrantes documentados a viajar.

  • 13 diciembre

Naciones Unidas aprobó resolución cubana que rechaza medidas restrictivas del 20 de agosto.

  • 13 diciembre

Asamblea General aprobó resolución que pide a Cuba acepte visita de Relator Especial de Derechos Humanos con carácter de inspección, posibilidad negada reiteradamente por La Habana.

  • 14 diciembre

Inició visita el Teniente Coronel (R) Hugo Chávez, líder de intentonas militares en Venezuela, y del Partido Bolivariano.

  • 16 diciembre

Despidió presidente Fidel Castro a Hugo Chávez.

  • 17 diciembre

Inició Canciller Robaina gira por países del Medio Oriente.

  • 20 diciembre

Comenzó sesiones de la Asamblea Nacional que aprobará presupuesto de 1995, Ley de la Defensa y la Ley de Minas.

  • 20 diciembre

    El gobierno pone en vigor nuevo peso convertible.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.