Cuba y Estados Unidos conversaron sobre migraciones

Las reuniones de hoy serán sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y asuntos bilaterales.

Foto: Jorge Luis Baños, IPS-Cuba

Se anunció que ambos países hablarán sobre el establecimiento de embajadas y la ruta a seguir en la normalización de los vínculos.

La Habana, 22 ene.- Con discretos avances en medio de diferencias sustanciales en el tema migratorio, Cuba y Estados Unidos realizaron en La Habana la primera de tres reuniones para la normalización de las relaciones diplomáticas, anunciadas por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama el 17 de diciembre último.

En el encuentro, las partes acordaron revisar regularmente los acuerdos adoptados en 1994 y 1995 para asegurar una migración segura, ordenada y legal entre Cuba y los Estados Unidos.

Sin embargo, persisten diferencias en las ninguna de las dos naciones está dispuesta a ceder.

Gustavo Machín, vicejefe de la Dirección General de Estados Unidos en la cancillería cubana, adelantó a la prensa: “hemos hablado con fluidez en la apertura y con un espíritu constructivo, a pesar de que tenemos diferencias sobre algunos enfoques del fenómeno migratorio”.

Al término de la ronda, la directora general de Estados Unidos del Ministerio -cubano- de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, destacó que su país “aspira a una relación normal con EE.UU. en el área migratoria”.

Informó que la parte cubana reconoció “el cumplimiento de los acuerdos migratorios, en lo que respecta al otorgamiento de no menos de 20.000 visas anuales por EE.UU. a emigrantes cubanos y al incremento de las visas concedidas a ciudadanos cubanos para realizar visitas temporales”.

Consideró que la Ley de Ajuste Cubano, vigente desde 1966, y la política “pies secos-pies mojados” son el principal estímulo para la emigración ilegal de Cuba hacia Estados Unidos.

Esta idea fue reafirmada por la nota oficial de la delegación cubana.

El texto indicó que sendas normativas estadounidenses “contradicen la letra y el espíritu de los Acuerdos Migratorios, siguen siendo el estímulo principal a la emigración ilegal, al tráfico de emigrantes y a las entradas irregulares a EE.UU. desde terceros países de ciudadanos cubanos que viajan legalmente al exterior”.

Trascendió que la parte cubana ofreció información sobre la marcha satisfactoria de la nueva política migratoria cubana, en vigor desde 2013, y reconoció el incremento de la cooperación y la comunicación entre las agencias competentes de ambos países para enfrentar la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude migratorio.

La Habana propuso realizar en los próximos meses un encuentro técnico entre expertos sobre falsificación de documentos migratorios y remarcó que no estaban siendo devueltos a Cuba todos los emigrantes ilegales cubanos interceptados en el mar, lo que incumple los acuerdos migratorios.

Expresó su rechazo a la política estadounidense para alentar a profesionales y técnicos cubanos de la salud a abandonar sus misiones en terceros países. Calificó a esta práctica como “robo de cerebros”.

“Además intenta privar de recursos humanos vitales a muchos países que se benefician de la colaboración cubana”, acotó.

Por su parte, el subsecretario asistente del Buró para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee, quien presidió la delegación estadounidense a la ronda migratoria, señaló que Washington mantendrá  su actual postura en este tema.

“Explicamos al gobierno cubano que mi gobierno está totalmente comprometido a mantener la Ley de Ajuste Cubano y la política migratoria que se conoce como “pies secos-pies mojados”, que seguirán guiando la política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba”, apuntó.

Y Estados Unidos ratificó su compromiso de continuar otorgando no menos de 20.000 visas anuales a los migrantes cubanos.

El primer encuentro entre ambos países para dialogar sobre asuntos migratorios se produjo en septiembre de 1994. Se mantuvieron cada seis meses hasta que, una década después, fueron interrumpidos durante el gobierno de George W. Bush (2001-2009).

La administración Obama reactivó las reuniones migratorias, que se mantuvieron con intermitencias hasta julio de 2013. Y este último encuentro estaba planificado desde antes del 17 de diciembre, cuando sendos países en conflicto por más de 50 años restablecieron sus relaciones diplomáticas.

En las reuniones de hoy, la representación cubana seguirá presidida por Vidal, mientras que Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, estará al frente de la delegación estadounidense para analizar el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países y otros asuntos bilaterales.

Analizarán temas como la ampliación de la cooperación para enfrentar epidemias, la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, el monitoreo de movimientos sísmicos, derrames de petróleo y otras cuestiones de mutuo interés y beneficio para las partes.

Jacobson es la más alta funcionaria estadounidense que visita Cuba en el último medio siglo.

Los diálogos en La Habana se realizan después que, el 20 de enero, el presidente de Estados Unidos pidió al Congreso poner fin al bloqueo económico y financiero que Estados Unidos impone a Cuba desde 1962 y el cierre de la Base Naval de Guantánamo. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.