Cuba y la UE afianzan diálogo político y cooperación

“Europa está firmemente comprometida con el futuro de Cuba”, dijo la alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea.

El canciller cubano Bruno Rodríguez valoró los avances de cooperación sobre energías renovables, agricultura, enfrentamiento al cambio climático, la cultura y el intercambio de expertos para la modernización de la economía.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 10 sep.- Cuba y la Unión Europea (UE) cierran un ciclo que confirma el acercamiento tras años de tensiones, la consolidación del diálogo político y nuevas perspectivas para incrementar la cooperación en los ámbitos económico, social, ambiental y cultural.

Así quedó manifiesto durante la celebración la víspera, en esta capital, del Segundo Consejo Conjunto que evaluó la instrumentación del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC), suscrito en 2016 entre Cuba y el bloque.

Dicho acuerdo entró en vigor de manera provisional el primero de noviembre de 2017, para establecer las bases de un nuevo marco para los vínculos mutuos y dejó atrás la denominada Posición Común (1996), que condicionó las relaciones a mejoras en derechos humanos en Cuba.

Hasta el momento, lo han ratificado 25 de los 28 estados miembros de la UE. Irlanda, aunque ya concluyó el proceso legislativo interno, no ha recibido la notificación final de la Comisión Europea, y quedan pendientes Lituania, Holanda y Suecia, tras lo cual se aplicará de manera plena.

La jefa de la diplomacia europea remarcó que la UE ha triplicado sus inversiones en Cuba en los últimos dos años y pasó de 50 millones de euros a 140 millones, por concepto de cooperación.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Entre el apoyo y la crítica

La visita de la alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la UE y vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, al frente de la delegación del bloque comunitario, confirmó el apoyo y prioridad a los vínculos con la isla caribeña.

Ello pese a los pedidos de integrantes de la oposición interna y organizaciones dentro y fuera de la isla que llamaron a “repudiar” el acuerdo y retirar el apoyo al gobierno cubano debido a la situación actual de los derechos humanos, que calificaron de agravada, y la no ratificación por parte del país caribeño de algunos pactos al respecto de Naciones Unidas.

“Europa está firmemente comprometida con el futuro de Cuba”, enfatizó Mogherini durante la rueda de prensa al término de las conversaciones, donde evidenció el no alineamiento del bloque europeo con la política de endurecimiento de sanciones que impulsa la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Hemos hablado de comercio e inversiones, y la UE rechaza con firmeza la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton (1996), por ser ilegal al igual que las medidas coercitivas unilaterales extraterritoriales. Vamos a recurrir a todas las medidas apropiadas para proteger los intereses legítimos de nuestros ciudadanos y empresas”, advirtió la jefa de la diplomacia europea.

Remarcó que la UE ha triplicado sus inversiones en Cuba en los últimos dos años y pasó de 50 millones de euros a 140 millones, por concepto de cooperación.

De forma general, el bloque constituye el principal socio comercial e inversor de este país caribeño de 11,2 millones de habitantes, con intercambios superiores a los 2.500 millones de euros en 2018, según datos oficiales.

“Cuba se encuentra en una encrucijada después de haber realizado su transición generacional y de dotarse de una nueva Constitución, ahora se enfrenta a importantes retos para llevar adelante su modernización económica en un entorno muy difícil”, dijo Mogherini.

Manifestó que “abrir la economía y superar lo que el presidente (Miguel) Díaz-Canel ha llamado el “bloqueo interno” es de crucial importancia y no solo para promover lazos comerciales más estrechos entre la UE y Cuba, queremos aprovechar aún más el potencial económico de nuestra relación”.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, significó la coincidencia de las partes en continuar desarrollando y ampliando progresivamente la cooperación en sectores clave, y la decisión de fortalecer el seguimiento de los diálogos políticos.

Valoró los avances en materia de cooperación, sobre todo aquellos relacionados con las fuentes renovables de energía, la agricultura, el enfrentamiento al cambio climático, la cultura y el intercambio de especialistas para la modernización de la economía.

“Queda demostrado que es posible construir un espacio para la cooperación en beneficio mutuo, respetando las diferencias (…) Existen potencialidades que pueden explotarse en sectores donde compartimos intereses y objetivos comunes”, señaló Rodríguez.

Ambas partes destacaron que el ADPC generó mayor intercambio y más oportunidades, y ha posibilitado celebrar cinco diálogos políticos sobre temas de interés mutuo como los derechos humanos, las medidas coercitivas unilaterales y el desarrollo sostenible.

También propició diálogos sectoriales en materia de agricultura, energía, cambio climático y medioambiente.

Se comprometieron asimismo a desarrollar nuevas iniciativas multilaterales para avanzar en el cumplimiento de la Agenda 2030, enfrentar el reto global del cambio climático y colaborar en proyectos relacionados con la igualdad de género, la meta de acabar con el hambre, así como la energía sostenible, el trabajo digno y el crecimiento económico para la reducción de las desigualdades.

Relaciones culturales más sólidas

Mogherini resaltó que Cuba es un espacio clave en el contexto bilateral y regional, que “puede servir de puente en América Latina y los países del Caribe”, además de “mantener el atractivo como destino turístico y enriquecer la vida de nuestros ciudadanos”.

“Hemos propuesto realizar proyectos triangulares con terceros países del Sur”, contrastó el jefe de la diplomacia cubana.

A propósito trascendió que se pondrá en marcha el programa denominado “Transcultura”, respaldado por 15 millones de euros, incluido en el Convenio de Financiación y Proyectos de Cooperación entre Cuba y la UE, firmado en La Habana el 16 de abril pasado, y que permitirá la restauración del antiguo Convento de Santa Clara.

Precisamente, Mogherini visitó el 8 de septiembre el inmueble ubicado en el Centro Histórico de la capital cubana, el cual devendrá un centro para la formación de las artes y los oficios de restauración, para alumnos cubanos y de países caribeños, incluido el Estados Libre Asociado de Puerto Rico.

Durante dicha jornada, la alta representante visitó la reparación del Instituto Superior de Artes, en el municipio de Playa, otro proyecto en proceso gracias a inversiones y capital del Viejo Continente.

Durante el primer año de instrumentación del ADPC, se efectuaron el primer Consejo Conjunto y el primer Subcomité de Cooperación con resultados positivos, al igual que los cinco diálogos políticos previstos. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.