UE ratifica cooperación con Cuba pese a Ley Helms-Burton

Cuba y la Unión Europea firmaron un acuerdo por más de 60 millones de euros en sectores como alimentación, comercio, intercambio cultural y cambio climático.

Delegaciones de Cuba y la Unión Europea sostienen en La Habana su Primer Diálogo sobre el avance de los ODS.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 18 abr.- La Unión Europea (UE) dio un nuevo paso para apuntalar sus intereses económicos en Cuba al firmar varios acuerdos de cooperación con la nación caribeña en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), pese a posibles futuras tempestades en su relación con Estados Unidos.

La Habana y Bruselas concluyeron en esta capital su primer Diálogo sobre el avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un día antes de que Washington oficializara, este miércoles, su anuncio de que aplicará el controversial Título III de la Ley Helms-Burton que endurece el bloqueo económico que impone desde 1962 a Cuba.

“Con efectividad a partir del 2 de mayo, bajo el título III de la Ley Libertad (Helms-Burton), los ciudadanos estadounidenses serán capaces de entablar demandas contra personas que trafiquen con propiedades que fueron confiscadas por el régimen cubano”, anunció tajante el Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

De esta forma, el gobierno del presidente Donald Trump puso fin a más de dos décadas de suspensiones del Título III de la ley Helms-Burton como habían hecho cada seis meses sus antecesores en el cargo. Un argumento recurrente en Washington es que se intenta frenar el respaldo de La Habana al régimen del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Reacciones

La UE, que es el primer socio comercial, en inversiones y cooperación de Cuba, y Canadá reaccionaron de inmediato ante el anuncio del Departamento de Estado, que no por esperado causó menos preocupación.

“La Unión Europea y Canadá consideran que la aplicación extraterritorial de medidas unilaterales en Cuba son contrarias al Derecho internacional, estamos determinados a trabajar juntos para proteger los intereses de nuestras compañías”, dijeron en una declaración conjunta la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini; la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström; y la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

Por su parte, el gobierno español prometió que “respaldará absolutamente” a sus empresas establecidas en Cuba frente a las consecuencias de la decisión de Estados Unidos de “resucitar” la ley Helms-Burton que impide el comercio con Cuba.

Así lo afirmó este miércoles la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno, donde expresó su confianza en que la UE también apoyará a las empresas afectadas.

Cuba, como era de esperarse, no quedó atrás y en un twitter el canciller cubano, Bruno Rodríguez, manifestó su rechazo enérgico al anuncio de Pompeo de activar el Título III de la Ley Helms-Burton. Calificó esta acción de un ataque al Derecho Internacional y a la soberanía de Cuba y de terceros Estados.

La ley Helms-Burton, que refuerza el embargo económico de Estados Unidos, fue aprobada en marzo de 1996 tras el derribo de dos avionetas del grupo de exiliados “Hermanos al Rescate” sobre aguas del estrecho de Florida, a manos de la Fuerza Aérea cubana.

Con sus 40 páginas de extensión, la llamada Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática, conocida simplemente como Helms-Burton, es la compilación de todas las sanciones vigentes hacia Cuba.

El título III permitiría a los estadounidenses, incluso quienes no tenían esa ciudadanía al aprobarse, reclamar ante cortes de EE.UU propiedades que les fueron expropiadas tras la Revolución cubana de 1959 y demandar a compañías que se estén beneficiando de ellas.

El Título III de la Ley Helms-Burton permitiría una avalancha de reclamaciones en cortes de Estados Unidos de quienes exigen la devolución o indemnización por sus bienes confiscados en Cuba después de 1959.

Foto: IPS_Cuba

Críticos de la Ley Helms-Burton sostienen que, desde el punto de vista político, pretende perpetuar el clima de hostilidad en la política de los Estados Unidos hacia Cuba, para forzar la destrucción de la Revolución Cubana y, desde el punto de vista económico, intimidar a los empresarios extranjeros para tratar de evitar las inversiones y el comercio internacional con Cuba.

Cuba-UE

En medio de las expectativas que había causado en días previos el anuncio de Estados Unidos de eliminar las suspensiones en su aplicación, se efectuó este martes en la cancillería cubana el primer Diálogo sobre Desarrollo Sostenible Cuba-Unión Europea.

La delegación cubana estuvo presidida por el Director General de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional de la Cancillería, Rodolfo Reyes Rodríguez. La representación europea la encabezó el Director General de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, Stefano Manservisi.

Durante el intercambio ambas partes abordaron los avances alcanzados por Cuba y la UE en la implementación de la Agenda 2030 y sus ODS, así como los principales desafíos enfrentados en el cumplimiento de esa tarea de Naciones Unidas.

El diálogo se realizó en virtud del artículo 14 del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación concertado entre ambas partes en 2016 y puesto en vigor, de manera provisional, en 2017.

La parte cubana insistió en que los efectos negativos del embargo estadounidense socavan sus esfuerzos en favor del desarrollo sostenible. La UE reafirmó su posición contra el embargo y se refirió a lo que llamó carácter ilegal de sus disposiciones extraterritoriales.

Al concluir el encuentro, Manservisi e Ileana Núñez, viceministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, suscribieron acuerdos que prevén compromisos adicionales por un total de 61,5 millones euros en los ámbitos de cooperación UE-Cuba en materia de seguridad alimentaria, energía renovable, cambio climático, modernización económica y cultura.

En un encuentro con periodistas, el embajador de la UE en Cuba, Alberto Navarro, dijo que en caso de que se aplicara el Título III de la Ley Helms Burton, el bloque regional se ha dotado de una legislación antídoto, un reglamento del Consejo que asegura la protección de sus ciudadanos y empresarios.

Por su parte, Manservisi declaró que la UE está a favor del comercio y en contra de toda ley arbitraria con respecto a la inversión en Cuba, y aseguró que protegerá a sus empresarios, a los que conminó a “contraatacar” si son demandados por compañías de Estados Unidos. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.