Activistas abogan por medios de comunicación inclusivos

Diferentes espacios de debate reclaman programas televisivos, telenovelas y canciones libres de violencia y discriminación.

Las juventudes suelen consumir audiovisuales locales y extranjeros que reproducen el sexismo y la discriminación.

La Habana, 11 dic.- Propuestas de crear un grupo de revisión sobre audiovisuales basado en el enfoque de género, integrar más a los hombres en la reflexión sobre estos temas y brindar herramientas al sector artístico para un tratamiento adecuado en las diferentes producciones, son reclamos que aparecen en diversos espacios de debate.

Esta tónica acompañó también el taller conjunto entre las no gubernamentales Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, realizado el martes 10 de diciembre en La Habana, para debatir sobre la necesidad de ajustar la programación a enfoques inclusivos y no discriminatorios.

A juicio de Abel Prieto, ex ministro de Cultura y asesor del presidente cubano, resulta preocupante la calidad de los dramatizados y shows televisivos que actualmente consume la población cubana, en especial por su matiz sexista y chabacano.

Este tipo de mensajes nocivos son legitimados al ser transmitidos por la señal nacional, lamentó.

Aunque consideró difícil controlar la circulación de persona a persona de programas extranjeros como Nuestra Belleza Latina o Miss Universo, apuntó que resulta aún más contradictorio que seriados como el estadounidense Gossip Girl (2007-2012) o telenovelas sudcoreanas estén incluidas en la televisión nacional.

Prieto alentó a concebir, dentro de la televisión nacional, espacios para la crítica inteligente de contenidos audiovisuales que se consumen por los canales tradicionales de comunicación y los llamados “paquetes” (conjunto de programas grabados de diferentes televisoras internacionales, que comercializan trabajadores no estatales y en la bolsa negra).

A su juicio, “se trata de cambios más difíciles que aprobar leyes, pues tienen que ver con conductas de la sociedad, incluso, de culturas familiares”.

En el encuentro, fue abordado nuevamente el reguetón,  un género musical muy seguido por las jóvenes generaciones e identificado como el mayor portador de códigos de maltrato hacia la mujer, abuso sexual y hasta la pedofilia, sobre todo en aquellos temas y videoclips de factura independiente.

El profesor Julio César González Pagés, coordinador de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM), consideró necesario analizar la circulación de los audiovisuales vendidos en los puestos de discos no estatales, cuyas ofertas a menudo sustituyen, sobre todo en el  caso de los jóvenes, al consumo de la televisión estatal.

“No pocas veces consumen materiales de baja calidad y violentos”, subrayó.

Aseguró que la RIAM recopiló más 50 videoclips cubanos con contenidos sexistas, homofóbicos, racistas y violencia de todo tipo, que logran un amplio alcance por vías informales a pesar de no ser difundidos institucionalmente.

A su juicio, “aunque un negocio sea por cuenta propia, debe responder a los términos bajo los cuales el Estado le concedió la licencia para funcionar”.

Las y los participantes del taller abogaron por una mayor profesionalidad del elenco artístico cubano, en la revisión de discursos humorísticos y espectáculos en espacios públicos que con frecuencia apelan al regionalismo, las burlas por una orientación sexual diferente a la heterosexual, el color negro de la piel y las discapacidades.

También se reclamó sanciones jurídicas establecidas a instituciones que promueven tales contenidos, lo que constituye un reto de trabajo para la FMC, la comunidad artística y otras instituciones.

Se recalcó el valor de la educación familiar y estudiantil, así como los patrones de conductas de profesores como arteria principal del crecimiento cultural de la sociedad.

En el debate fueron analizados los retos que tiene ante sí la FMC para optimizar el trabajo y la educación en todas las esferas sociales y culturales de Cuba, a favor de la lucha contra la violencia, el racismo y la homofobia.

Según Teresa Amarelle, secretaria general de la asociación femenina, “el espacio que las cubanas nos hemos ganado es innegable, pero ahora debemos estar alertas de que no haya retrocesos”. Destacó a los medios de comunicación como un ámbito clave y que no se puede descuidar.  (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.