Personas mayores en tiempos de covid-19 y más allá

En Cuba, más de 20 por ciento de la población supera los 60 años.

El maltrato puede ocurrir en diversos medios, el familiar, el institucional y el comunitario.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

La Habana, 17 jun.- Cuando han avanzado los años, las personas mayores pueden experimentar una amplia gama de situaciones en el hogar, que van desde la sobrecarga de tareas, ser relegados o en soledad,  hasta la sobreprotección o el irrespeto de su autonomía.

Esos asuntos motivaron a la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor -dedicada a la atención educativa de ese grupo etario, junto a la Sociedad Cubana de Psicología, a convocar a un intercambio mediante la red social Facebook, el 15 de junio, Día Mundial de Toma de Conciencia contra el abuso y el Maltrato de las Personas Mayores.

 

Algunas esencias

En el intercambio se expusieron algunas premisas:

– El buen trato implica respeto, comunicación asertiva, legitimar su capacidad de decisión, reconocer la riqueza de sus experiencias, saberes y potenciar una vejez saludable.

– Las pequeñas acciones cotidianas resultan valiosas. Si hay personas mayores en la comunidad que viven solas: cómo ayudarlas, hacerle algunas compras, saber cómo se sienten.

– Se puede acompañar y cuidar, respetando su capacidad de decisión.

– La atención al tema requiere de un enfoque multidisciplinario y multisectorial.

 

Dedicado a abordar el trato a ese segmento poblacional durante la covid – 19, el encuentro virtual profundizó en qué es el maltrato y si es siempre visible, cómo se ha expresado en este período de pandemia y cómo organizar una campaña de buen trato, entre otros aspectos.

El espacio, abierto durante dos horas para comentarios, fue la primera experiencia de este tipo en el tratamiento de este tema y permitió a personas de diferentes edades y saberes compartir experiencias y reflexiones acerca de estas realidades.

Maltratos, visibles y silenciados

Son múltiples las expresiones de maltrato, unas veces sutiles, otras muy naturalizadas.

Para la psicóloga Ana Luisa Herreros, el espectro es amplio: desde la agresión física, verbal, que es explícita, hasta la sobreprotección, el paternalismo, la sobredimensión del cuidado, que “muchas veces están solapadas por las buenas intenciones”.

“A veces el maltrato es encubierto, basta con ignorarlo”, posteó la internauta Edelsys Hernández.

Para la periodista Lisandra Fariñas, hay formas naturalizadas de maltrato que no entendemos como tal y están ahí todo el tiempo: asumir la vejez como sinónimo de incapacidad hasta creer que las personas mayores que nos rodean no tienen su propio proyecto de vida y relegarlos al cuidado de nietos y los mandados.

A su juicio, “autonomía es una palabra esencial a cultivar en esa relación entre generaciones”.

En las circunstancias actuales, opinó  Laura Sánchez, profesora de psicología, el lugar de las personas de edad avanzada en el entorno familiar, el cambio en los vínculos establecidos con los otros, las construcciones socio-culturales, están condicionando “el mal o buen trato” hacia ellas y ellos.

La familia y la sociedad

El trato inadecuado al adulto mayor, indica la psicóloga  Paloma Henríquez, que implica daño tanto físico como emocional, que vulnera el respeto a su dignidad y sus derechos como persona, puede ocurrir en diversos medios, el familiar, el institucional y el comunitario.

“El reto más grande ha sido quedarnos en casa”, dijo una internauta.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

“Muchos de los maltratos son una expresión más de la discriminación hacia los mayores”, consideró.

La internauta Teresita Martínez comentó que en ocasiones, les imponen tareas porque otros miembros están trabajando, lo cual hace que las personas mayores dejen de hacer cosas que les satisfacen, por resolver los problemas a otros miembros de la familia.

A su vez, opinó que gran número de padres se muestra preocupado por la realización de la tarea de sus hijos, pero pocos le preguntan qué buena acción de solidaridad hicieron en el día hacia una persona mayor.

De acuerdo con Sánchez, cada vez se habla más de las ciudades o entornos amigables con los grupos etarios de la tercera edad, que alude a que las prácticas concretas, los servicios y procesos deben ser más inclusivos para ese sector de la población.

Sin embargo, indica el psicólogo Jorge Enrique Torralbas, son relevantes los maltratos cotidianos, “desde un tiempo adecuado en el semáforo al cruzar, la altura de las guaguas (ómnibus) para subir, la estructura de las instituciones”, entre otros.

Existen centros destinados a adultos de la tercera edad con muchas y muchas escaleras, ejemplificó.

Teresa Orosa, presidenta de la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor de la Universidad de La Habana, coincidió con ese criterio y señaló: “el tema es muy amplio, pues aun la sociedad y las ciudades no están preparadas para la inclusión de una vida activa de las personas mayores”.

La sociedad y las ciudades no están preparadas para la inclusión de una vida activa de las personas mayores.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

En tiempos de covid 19

Desde el inicio de la pandemia a escala global, las advertencias sanitarias han estado centradas en la necesidad de protección de las y los adultos mayores, más vulnerables a la enfermedad, sobre todo por las comorbilidades.

A no pocos, quienes tenían en sus hogares otras personas que se ocuparan de salir a la calle a satisfacer necesidades básicas, el aislamiento les cambió la vida y los relegó al espacio doméstico, sin la más mínima posibilidad de hacer lo que estaban acostumbrados, desde las compras de alimentos, hasta acudir al podólogo o a casa de alguna amistad.

“Tengo muchas amigas que los hijos ni las llaman, tienen que buscarse ellas mismas sus insumos… ”,  escribió una de las personas que participó en el intercambio.

Según comentó en Facebook la internauta Mercy Copa, “el reto más grande ha sido quedarnos en casa, dejando a un lado el tener que cumplir con las necesidades de primer orden, y delegar en hijos, amigos, familia, cuando esas salidas nos hacen sentirnos útiles e independientes”.

“Sociabilizar a nuestra edad es algo muy importante y en estos momentos eso es casi imposible”, agregó.

Ana Luisa Herreros reflexionó sobre cómo pueden influir en la autoimagen de las personas mayores frases comunes de estos tiempos: “ellos son los más vulnerables”, “no pueden salir de casa”.

Al respecto, recomendó identificar elementos que impactan en la subjetividad y desencadenar malos tratos, privar de autonomía y capacidad de decisión.

Campaña por el buen trato

Para empezar por el tema de la Campaña del buen trato, considero que los medios de comunicación son fundamentales. Y lo otro, son las escuelas…, opinó Martínez.

A juicio de Orosa, en el tema del trato y del buen trato los medios son fundamentales, pues “en ocasiones refuerzan actitudes positivas y en otras, refuerzan actitudes paternalistas e infantilizadoras”.

Para Sánchez, uno de los primeros pasos para respetar y reforzar la autonomía de las personas mayores es escuchar su voz.

Cualquier acción pensada para ellas, pero no con ellas, puede ser una acción bien intencionada, pero que omite su capacidad de decisión y participación, opinó Sánchez. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.