Proyecto de cooperación da acceso a energía en zonas rurales

La iniciativa FRE local, financiada por la Unión Europea en Cuba, contribuye al desarrollo de 22 comunidades aisladas del sistema electroenergético nacional.

Junto a técnicos del proyecto FRE local, la población de la comunidad San Narciso, de Cumanayagua, ayudó a instalar los paneles solares en los patios de sus viviendas.

Foto: Tomada de la página en Facebook del Pnud

La Habana, 22 ago.- Con el montaje de 16 sistemas fotovoltaicos autónomos (SFVA) para beneficiar a hogares, la sala de televisión y la tienda de abastecimiento de la comunidad San Narciso, del municipio Cumanayagua, en la provincia de Cienfuegos, avanza el Programa de Apoyo de la Política de Energía de Cuba, financiado por la Unión Europea.

Esa localidad montañosa es la primera del territorio donde se instalan las tecnologías a las que brinda acceso el proyecto Fuentes renovables de energía como apoyo al desarrollo local (FRE local), enfocado en el incremento de la calidad de vida, en especial, en el empoderamiento de las mujeres y el aumento de las producciones.

Según indicó un post en Facebook del Centro de Estudios de Energía y Procesos Industriales, los días 11 y 12 de agosto, personal técnico de la Unión Eléctrica en la provincia, especialistas de FRE local y habitantes de San Narciso colocaron paneles solares en los patios de las viviendas campesinas y espacios de servicios públicos.

Esa entidad perteneciente a la Universidad de Sancti Spíritus también informó que, durante esas jornadas, personas residentes en el asentamiento rural participaron en la capacitación sobre el buen uso y cuidado de los sistemas, con vistas a sensibilizar sobre “la necesidad de aunar esfuerzos para la gestión eficiente de la energía en casa y la protección de los paneles”.

Además, resaltó otra publicación del centro la importancia de la educación energética para el desarrollo sostenible, a partir de aportar conocimientos que permiten gestionar de manera apropiada consumos y balances de carga, al tener como premisa el ahorro de energía.

Las soluciones tecnológicas de FRE local responden a las necesidades y oportunidades de las comunidades rurales en cuanto al acceso a la energía y la equidad de género.

En tal sentido, se busca promover actitudes, comportamientos y valores para el uso eficiente de los sistemas fotovoltaicos autónomos.

Más energía y resiliencia

De acuerdo con informaciones recientes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), implementador internacional del proyecto FRE local, ya se instalaron 150 sistemas fotovoltaicos autónomos en viviendas de comunidades rurales aisladas.

Esas tecnologías incrementan el acceso a energía y la resiliencia de zonas aisladas del sistema electroenergético nacional, potencian las actividades productivas, así como el aumento del empleo y la calidad de vida comunitaria. También, propician la participación equitativa de mujeres y hombres.

Hasta el momento, los sistemas fotovoltaicos autónomos garantizan el uso de fuentes renovables de energía en 1180 viviendas, donde habitan 2863 personas, de ellas, 457 mujeres, 130 niñas y niños, además de 173 personas mayores de 60 años.

Asimismo, pueden disponer de ocho microrredes aisladas, 36 biodigestores, cuatro redes presurizadas a biogás y cinco parques fotovoltaicos sincronizados.

El proyecto es implementado en la nación caribeña por la Unidad de Desarrollo e Innovación de la Universidad de Sancti Spíritus, junto al Ministerio de Energía y Minas.

Al cierre de junio pasado, la prensa reportó la intervención de FRE local en asentamientos rurales de Guantánamo, provincia más oriental de Cuba, con dos miniparques fotovoltaicos en las localidades La Escondida de Monte Rus y Los Albertos, de los municipios El Salvador e Imías, respectivamente.

También trascendió que se prevé generar 1,5 megawatts en Palenque, Yacabo Arriba, del municipio Imías, con 52 sistemas fotovoltaicos instalados durante este año y el próximo.

De igual modo, se espera que los 364 habitantes de la comunidad rural Cocodrilo, del Municipio Especial Isla de la Juventud, a fines del 2022, solo consuman energía proveniente de fuentes renovables, mediante el empleo de un parque fotovoltaico con potencia de 306 kilowatts, aportado por FRE local, y una pequeña planta de biomasa forestal que se recupera como alternativa a la generación de electricidad con el uso de diésel.

Potenciar las FRE

El proyecto Fuentes renovables de energía como apoyo al desarrollo local comenzó en 2019 y se extenderá hasta 2023. Busca apoyar el desarrollo de 22 comunidades rurales aisladas del sistema eléctrico nacional cubano, al facilitar el acceso a la energía a partir de la asimilación de tecnologías que emplean las fuentes renovables de energía.

De igual modo, estimula un consumo energético eficiente, en pos de mejorar la calidad de vida de habitantes de esos lugares.

Destacan especialistas de FRE local que la implementación de soluciones tecnológicas responde a las necesidades y oportunidades de las comunidades rurales en términos de acceso a la energía y de equidad de género.

Según declaraciones a la prensa del director general de la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía (Onure), Erdey Cañete, la meta del país es lograr el 37 por ciento de generación energética con fuentes renovables que abarquen todos los sectores y, de manera especial, los proyectos locales. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.