Recuperación tras huracán Ian se realiza en medio de tensiones sociales

A los efectos de Ian se le atribuye el corte total del servicio eléctrico en el país el 27 de septiembre, al que se sumaron las roturas y averías ocasionadas por los vientos.

En La Habana, brigadas de Ciego de Ávila y Mayabeque (Playa, el más afectado), Granma (La Lisa), Las Tunas (Plaza) y Empresa de Construcciones Eléctricas (Guanabacoa) trabajan por restituir el servicio eléctrico.

Foto: Tomada de Granma

La Habana, 1 oct.- Las secuelas del huracán Ian, que el 27 de septiembre atravesó el occidente del país, dejando una estela de destrucción y parte de la población aun sin servicio eléctrico, vienen a enturbiar la ya compleja cotidianidad de cubanas y cubanos, en medio de las acciones gubernamentales por la recuperación.

Ian entró el 27 de septiembre por el sur de la provincia de Pinar del Río con categoría 3 en la escala Saffir-Simpson, de cinco, con vientos sostenidos de 185 kilómetros por horas y rachas de 200 km/h y salió por la costa norte de ese territorio. Sin embargo, sus efectos se hicieron sentir con fuerza en provincias vecinas.

Miles de viviendas con derrumbes -parciales y totales-, roturas en los techos de muchas más, unas 8.583 hectáreas de cultivos varios dañadas, miles de casas de cura de tabaco derribadas, averías de consideración  en las redes eléctricas y telefónicas tanto en Pinar del Río, como en La Habana, Mayabeque, Artemisa y el municipio especial Isla de la Juventud, son datos preliminares del desastre.

En La Habana, la víspera había sido restituido el servicio eléctrico  en unos 141 circuitos y quedaban pendientes 144 circuitos afectados.

La falta de fluido eléctrico por más de 48 y hasta 72 horas hizo que en varios municipios habaneros y en otras provincias, las personas salieran a las calles a exigir la restitución de la electricidad y agua, entre otros reclamos.

Las mayores insatisfacciones, al menos en La Habana, están relacionadas con la perdida de los alimentos debido a la ausencia prolongada de servicio eléctrico, en medio de un pronunciado déficit de alimentos.

Con el fin de acelerar las acciones de recuperación para restituir el servicio eléctrico, en la capital cubana trabajan brigadas de Ciego de Ávila y Mayabeque (Playa, el más afectado), Granma (La Lisa), Las Tunas (Plaza) y Empresa de Construcciones Eléctricas (Guanabacoa).

En el resto de las provincias damnificadas, con mayor concentración en Pinar del Río, la de mayores daños en el sector eléctrico, trabajan también  linieros de todo el país.

Las pérdidas, aun por cuantificar, se producen en momentos de una severa y agudizada crisis económica, una inflación nunca vista y escasos recursos para enfrentar la recuperación, sobre todo en el sector de la vivienda, donde en Pinar del Río, por ejemplo, quedan pendientes de viviendas personas damnificadas de huracanes de 2002.

Al frente de las acciones de recuperación, el gobierno designó al general de cuerpo de ejército y miembro del Buró Político, Ramón Espinosa, quien ha estado a cargo de dirigir y coordinar tales esfuerzos en otras ocasiones.

Las ayudas

En tanto, junto a los mensajes de solidaridad ante los daños provocados por el huracán Ian, Cuba recibió la víspera dos aviones procedentes de México con material eléctrico destinado a la recuperación de la provincia de Pinar del Río.

A su vez, la Organización de Naciones Unidas (ONU) anunció el 28 de septiembre el ofrecimiento de ayuda de emergencia a Cuba y precisó que mantiene el diálogo con las autoridades del país con el fin de responder a las necesidades que se identifiquen y de manera inmediata suministrarán productos alimenticios y otros, preparados con antelación, como parte de la primera etapa de la respuesta.

Cuba como parte del Sistema de Naciones Unidas (SNU), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) también continúa en contacto con autoridades del país y sigue de cerca la situación de niños, niñas, adolescentes y familias de zonas afectadas para identificar necesidades de apoyo.

En su perfil en Twitter, el Ministerio de Relaciones Exteriores publicó los datos de las cuentas habilitadas para quienes deseen hacer aportes financieros, destinados a la recuperación en los territorios afectados por el evento meteorológico.

La cuenta disponible en el Banco Financiero Internacional, denominada Donativos de Emergencia, tiene el número 030000005336242 y su código Swift es BFICCUHHXXX, mientras la del Banco Internacional de Comercio lleva por nombre Donaciones Cuba, con el número 0407610081870041 y con código Swift BIDCCUHHXXX.

En redes sociales como Facebook también se visibilizaron algunas iniciativas de ayuda, entre ellas la recogida de donativos para Pinar del Río, promovida desde el proyecto Estudio 50.

A su vez, el proyecto Puentes de Amor, que lidera el profesor cubano radicado en Estados Unidos, Carlos Lazo, compartió el número de Zelle 4254428218, una de las vías  para auxiliar a los territorios damnificados.

Según se anunció, en la primera semana de octubre arribaría desde Venezuela un cargamento con 300.000 bolsas de alimentos, 52 transformadores eléctricos y 22.500 metros cuadrados de cubiertas de techo. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.