Audiovisual cubano reivindica a dos mujeres diferentes

La cinta integra la muestra colateral de la actual edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

La cinta, en 59 minutos, polemiza sobre las dificultades de las personas trans en todos los tiempos.

Foto: Cortesía del realizador

La Habana, 8 dic.- Enriqueta Favéz, heroína suiza del siglo XIX repudiada en Cuba por andar vestida de hombre; y Adela, una transexual electa en 2012 por sus vecinos como delegada de una comunidad en la provincia de Villa Clara, son las protagonistas del último documental del realizador Rolando Almirante.

Con una duración de 59 minutos y estrenado la víspera en esta capital, el audiovisual recorre la historia de Favéz, quien se convirtió en Enrique para estudiar medicina, enrolarse en el ejercito de Napoleón, viajar a Cuba y terminar deportada a Nueva Orleans, y los duros momentos vividos por Adela desde su niñez, al ser rechazada por su identidad de género.

“Quería hacer la historia de Enriqueta Favéz, pero hablar de la cuestión histórica sola me pareció huérfano. Entonces me acerqué a Adela, que tiene conflictos similares”, dijo a la Redacción IPS Cuba el director.

“Enriqueta y Adela” une ambas historias al tiempo que recrea “el contexto socio político y cultural en el que cada una vivió”, abundó Almirante.

A su juicio, la trama es un entretejido curioso sobre estos dos personajes: mientras una de las mujeres habla, la otra ya no puede hacerlo.

“El resultado es muy interesante porque te acercas a Adela, una mujer absolutamente sencilla, que vive en un contexto modesto, y es una luchadora por las condiciones de vida y el mejoramiento humano de su localidad”, valoró.

La concejala cuenta cómo tuvo que imponerse desde la adolescencia, el camino para convertirse en enfermera, la dualidad de ser trabajadora de la salud y de un cabaret, la reñida competencia con dos hombres en las urnas donde fue vencedora y la voluntad con que trata con los funcionarios a la hora de dar solución a los planteamientos de sus electores.

Almirante la muestra en todos los espacios donde se desenvuelve: el precario barrio donde vive en una casa de tablas, en su uniforme de enfermera, a la hora del maquillaje para la función, en su paseo por la playa de su pueblo de Caibarién, al lado de su inseparable amigo Juanito y en su actuación sobre el escenario.

“Siento que ha conquistado su espacio, se ha empoderado de una manera tan tremenda que es asombroso ver que lo ha logrado. La gente la respeta muchísimo”, dijo el realizador.

El documental recoge opiniones sobre la vida de Favéz y el contexto en que le tocó vivir, de especialistas como el profesor e investigador Julio César González Pagés, el médico Alberto Roque, el periodista Francisco Rodríguez y la antropóloga suiza Anne Marie Sancar.

“Uno de los mayores retos de la sociedad cubana actual es la transformación de la mente acorde a los tiempos que vivimos. En algunos países de Latinoamérica, que una persona trans esté empoderada en un gobierno local no es ninguna sorpresa, pero en Cuba es inusitado”, aportó Almirante.

A su juicio, las historias de estas mujeres ayudan “a acercarnos al fenómeno trans de una manera más desprejuiciada, con más amor y admiración”.

Con música de la cantante Tanya García, el documental realizado con el apoyo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación tiene guion de Almirante y Fabián Suárez, producción de Félix Salgado, fotografía de Eric Coll y Roger Carballosa, sonido de Yasser Expósito y Adrián García, dibujos de Alejandro Guanche y la asesoría de González Pagés.

En la presentación, la embajadora de Suiza en Cuba, Anne Pascale Krauer, opinó que los temas del filme son el empoderamiento de la mujer y el respeto a la diversidad.

“Resulta verdaderamente emocionante ese diálogo entre dos personas muy inusuales que pudieron realizarse como personas a pesar de dificultades”, concluyó. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.