Festival une a proyectos cubanos por el audiovisual infantil

En la cita, participaron casi un centenar de personas, entre ellos 73 niños, niñas y adolescentes.

Algunos de las audiovisuales de Cámara Chica son utilizados para la enseñanza en las escuelas cubanas.

Foto: Archivo IPS-Cuba

La Habana, 12 feb.- Cámaras, equipos de sonido, luces y mucho más en manos de niños y niñas, les permiten contar singulares historias en las comunidades cubanas donde circulan productos audiovisuales realizados por la red Cámara Chica.

“Tratamos temas que trasmitan una enseñanza a las personas de cualquier edad que puedan ver nuestros relatos”, expresó a la Redacción IPS Cuba Alexandra Molina, del proyecto Los Chapuserios, en la ciudad de Pinar del Río, a 157 kilómetros al oeste de La Habana.

Cámara Chica en Pinar del Río

La provincia de Pinar del Río cuenta con la única red local dedicada a la promoción del audiovisual infantil, integrada por siete filiales.

“En los inicios realizamos una investigación para conocer qué historias querían los niños contar, qué aspectos de las comunidad servían para tenerlos como patrimonio, dónde estaban los personajes y los lugares más singulares”, comentó Juan Carlos Baños, coordinador de la Red Provincial de Audiovisual Infantil y Comunitario.

Además, explicó, la dinámica creativa tiene como protagonistas a los niños, quienes “buscan las historias, realizan los talleres, los guiones, la filmación, la edición y todo el proceso de elaboración de audiovisuales que reflejan sus puntos de vista”.

Baños mencionó que uno de los logros del proyecto es la firma de un “convenio con la dirección provincial de educación para la realización de talleres con estudiantes de quinto grado, que acompañados por un profesor, aprenden sobre el universo audiovisual”.

“Cuando hago un reportaje o un documental soy muy feliz y me siento más motivada por un mundo que quizás pueda ser mi futuro profesional”, acotó la adolescente, de 15 años, que participó en el I Festival del Audiovisual Cámara Chica, efectuado los días 3 y 4 de febrero, en capital de la provincia cubana más occidental.

Irosmary Alfonso, de 13 años e integrante del proyecto Por un sueño, de la provincia central de Ciego de Ávila, comentó: “antes veía una película o un documental y pensaba que eran muy fáciles de hacer. Ahora aprendí que se debe estudiar, tener preparación y trabajar en equipo para que todo salga bien”.

El festival

El Festival Cámara Chica fue organizado por el Consejo Nacional de Casas de Cultura, la Plataforma Latinoamericana y Caribeña del Audiovisual para la Infancia y la Adolescencia (Unial), la Dirección Provincial de Cultura de Pinar del Río y la oficina de British Council en Cuba.

Las dos sesiones reunieron a casi un centenar de talleristas, entre ellos 73 niños, niñas y adolescentes de varias provincias cubanas.

El programa incluyó talleres de animación, escritura creativa y fotografía, además de una selección de 34 productos audiovisuales, en las categorías ficción, animación, documental y reportaje.

“Tratamos que el espacio no solo se centrara en la muestra y la exhibición, sino que también tuviera momentos para la capacitación de los niños y niñas, junto a los adultos que trabajan con ellos”, manifestó Eileen Sanabria, coordinadora de Unial.

Asimismo, manifestó que “el festival es novedoso porque rara vez encuentras un evento donde confluyan los gestores de proyectos, los niños, las instituciones, organizaciones y otras personas que impulsan las iniciativas locales”.

Compartió que “la sede estaba justificada desde el inicio por todo lo que ha logrado Pinar del Río con su red provincial Cámara Chica, con reconocimientos en festivales y concursos, además de un gran impacto en las comunidades”.

Marlén Álvarez, una niña residente en el municipio de Guisa, en la oriental provincia Granma, dijo que el encuentro fue “una oportunidad muy linda de compartir con los otros proyectos y así aprender de lo que se hace en diferentes lugares del país”.

Durante los talleres del festival Cámara Chica.

Foto: Facebook del proyecto Los Chapuserios

Con ella coincidió Carlos Alberto Hernández, un adolescente de Guantánamo, quien refirió que el festival le permitió “conocer nuevas personas, intercambiar experiencias y anécdotas.

Un proyecto gigante

Cámara Chica, una red creada en 2013, se ha convertido en un referente nacional en el trabajo con niños y niñas a partir de la creación audiovisual, reconocieron varias de las personas que asistieron al festival.

En la actualidad, la red nacional integra 10 iniciativas, lideradas por los proyectos Los Chapuserios (Pinar del Río), Muraleando (La Habana), Rodando Fantasías (Villa Clara), Por un Sueño (Ciego de Ávila), Picacho (Granma) y Pupila en acción (Guantánamo).

En una nueva etapa de trabajo se han sumado una filial en el municipio Sandino, el más occidental de Cuba, además de otras llamadas Kikirito, Arena y Voces del Audiovisual, ubicadas en Artemisa, Matanzas y Holguín, respectivamente.

Para Minerva Rodríguez, directora de British Council en Cuba, “la red ha demostrado vitalidad, creatividad y deseos de seguir adelante independientemente del impulso que en algunos momentos han recibido por parte de la cooperación internacional”.

El Festival Cámara Chica abre los festejos por los 20 años de trabajo de la oficina de British Council en Cuba.

Foto: Archivo IPS-Cuba

En su opinión, “los resultados de trabajo se han logrado gracias a la buena labor formativa y a la excelente labor de los equipos gestores en las diferentes comunidades”.

Mariana Silva, especialista de Relaciones Internacionales del Consejo Nacional de Casas de Cultura, argumentó  que “es importante saber qué piensan nuestros pequeños, y con esos audiovisuales nos están mostrando la verdadera imagen de la niñez y la adolescencia en Cuba, con historias contadas por ellos”. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.