Filme en proceso enciende el debate sobre cine joven en Cuba

Autoridades cinematográficas reiteraron que continuarán apoyando la Muestra Joven Icaic, cuya edición 17 tendrá lugar del 3 al 8 de abril.

El director Yimit Ramírez aclaró que QHUP no trata de José Martí, sino de una historia de amor entre dos jóvenes aparentemente muy diferentes.

Foto: Tomada de Cibercuba

La Habana, 27 mar.- Opiniones a favor y en contra de una película en proceso con comentarios tildados de ofensivos hacia el Héroe Nacional de Cuba José Martí (1853-1895) acrecentaron la polémica sobre los nuevos realizadores cinematográficos y la venidera Muestra Joven Icaic.

En los últimos días, cientos de cibernautas e intelectuales volcaron en redes sociales y medios de prensa sus opiniones sobre la pertinencia o no de exhibir un primer corte de Quiero hacer una película (QHUP), durante la edición 17 del festival audiovisual que se extenderá del 3 al 8 de abril.

El filme

Yimit Ramírez (San Antonio de los Baños, 1983), su director, recurrió a la recaudación colectiva de fondos (crowdfunding) en 2016 a través de la plataforma Verkami para conformar un proyecto singular: filmar la vida íntima de los protagonistas sin que estos lo supieran.

Algunas opiniones:

Francisco Rodríguez Cruz (periodista): “Ojalá a nadie le naciera jamás ofender a Martí. Ojalá quienes se ofenden con una ofensa a Martí, estuvieran siempre a su altura”.

Arturo López-Levy (politólogo): “La bobería de tratar de deconstruir y separar el símbolo, convirtiendo a Martí en uno más, la trataron en los 90’s insinuando hasta que Cuba era una invención, y fracasaron (…) No solo debería leerse más a Martí, habría que aprender más sobre lo que Martí ha sido a lo largo de la historia de Cuba”.

Kaloian Santos (periodista): “Es triste que sigamos después de medio siglo chocando con las mismas mentalidades que, por ejemplo, un día tildaron de irrespetuoso y contrarrevolucionario al corto PM (1961)”.

Luis Toledo Sande (escritor): “Muy mal estaría la nación si, chantajeada por maniobras de sus enemigos —que nunca le perdonarán su decisión de no acatar las presiones con que han intentado aplastarla, empeño al cual no renuncian—, se amarrara las manos para no poner freno a lo que deba ser frenado. Muy mal estaría Cuba si el concepto de juventud se confundiera con el derecho a la irreverencia y a cometer actos de lesa patria”.

Joel del Río (crítico de cine): “De modo que una película tiene unos determinados personajes (no la he visto), que dicen unos insultos y groserías chocantes (sobre José Martí), y por esa causa se condena la película, a quienes la hicieron, se condena al evento donde ella participaría, a los organizadores del evento, y se compromete toda opinión que no condene, estilo acto de repudio y brigada de acción rápida, a los personajes de esa película (…) Es triste y decepcionante. Además de incomprensible”.

Pedro de la Hoz (periodista): “La imagen de Martí no solo admite, sino se enriquece a partir de recreaciones artísticas auténticas, algunas de ellas hasta cierto punto transgresoras, no siempre bien comprendidas (…) Pero injuriar a Martí resulta inadmisible. Ofenderlo en obra y palabra es insulto sentido por la inmensa mayoría de los cubanos”.

Gustavo Arcos (crítico de cine): “La mirada crítica sobre nuestra realidad, Historia, pasado o futuro, se hará cada vez más incisiva y por supuesto molestará a los funcionarios, los conservadores y los que viven de espaldas a la Cuba real. Este “incidente” no es el primero, ni será el último. Y de ningún modo detendrá el desarrollo de nuestro cine”.

Sin embargo, una escena generó el desencuentro con las autoridades debido a que uno de los personajes se declara no martiano y califica al Apóstol de la independencia cubana de “mojón” y “maricón”.

Yimit Ramírez aclaró, el 25 de marzo, en su cuenta de Facebook que QHUP no trata del héroe independentista cubano, sino de una historia de amor entre dos jóvenes aparentemente muy diferentes y muy raros que superan sus diferencias y se aman.

Contó que durante años se ha acercado a Martí con nuevas relecturas de sus obras y que le gusta verlo como “un amigo, no como un santo”.

Sobre la escena de marras confesó que “atacarlo (a Martí) era, dadas las circunstancias, el mejor cariño. La pedrada necesaria para bajarlo del pedestal y traerlo al barrio, a la gente, al amigo sincero”.

Reconoció además que “este suceso ha generado debates muy interesantes y necesarios, es otra película que está sucediendo en tiempo real escrita y actuada por todos nosotros (…) Es muy saludable cuestionarnos el Nacionalismo y todo lo sembrado e impuesto”.

Exclusión

Fue la periodista e integrante del equipo de realización Marta María Ramírez quien confirmó, el 13 de marzo, a través de su cuenta en Facebook, la decisión del colectivo de no presentar QHUP “mientras el Icaic mantenga su postura de invalidarnos de sus circuitos oficiales”.

Un día antes, el Equipo de la Muestra Joven lamentó la ausencia de “un filme arriesgado, plural, participativo (…) un “hijo de la Muestra” que acaso pierda, con esta, la única posibilidad natural de mostrar su obra ante un público amplio en condiciones de “visionaje” dignas, dentro del país”.

El 22 de marzo, en la capitalina Sala Fresa y Chocolate, durante lo que debía ser la Conferencia de Prensa Inaugural de la 17 Muestra, el presidente del Icaic, Roberto Smith, subrayó en una declaración que “un insulto a Martí, sea el que sea y en el contexto que sea (…) no es algo que pueda admitirse simplemente como expresión de la libertad de creación”.

Aun así, aseguró que “la Presidencia del Icaic ofreció el visionaje y análisis de la obra con sus creadores para confrontar nuestros puntos de vista”, pero lamentó que “sin esperar a este debate conjunto, el filme fue retirado de la Muestra por sus creadores”.

Marta María Ramírez negó lo anterior a través de su perfil de Facebook y puntualizó que “el Icaic miente en su declaración para justificar la falta absoluta de diálogo y la censura a Quiero hacer una película”.

Al respecto, Fernando León, director de la publicación cultural La Jiribilla, precisó que, durante la conferencia de prensa, una vez dado a conocer el texto de la declaración, el equipo coordinador de la Muestra “la impugnó en bloque y se pronunció públicamente a favor de que la película fuese programada”.

Asimismo, reprochó que la película “se propuso a última hora”, que sus realizadores “rechazaron la invitación del Icaic para discutirla” y que hayan ventilado el asunto a través de las redes sociales.

A su juicio, con ello “comprometían irresponsablemente una relación de trabajo con la institución que data de muchos años, sin tomar la menor distancia del contenido del filme y de sus implicaciones de todo carácter”. (2018)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.