Los cubanos y las ideas de Google

¿Qué dejó para los cubanos la segunda visita de directivos de Google Ideas a Cuba?

Foto: Tomado de El Toque

La visita a Cuba, por segunda vez en menos de un año, de algunos de los directivos de Google Ideas continúa despertando polémicas entre los cubanos. Si bien en un momento inicial redes sociales y blogs mostraron expectativas ante la presencia en Cuba de la reconocida multinacional estadounidense, una reciente entrevista con el desarrollador Web y profesor universitario Karel Pérez Alejo, publicada en Progreso Semanal y replicada en varios medios cubanos, levantó zonas controvertidas del tema, al enfatizar que Google Ideas no es Google, sino que se trata de un tanque pensante muy cercano al Departamento de Estado.

“Sería muy diferente si, en lugar de sus directivos, hubieran venido los de Google Glass, o los de Google Map. Pero, justamente, no fue el ala técnica de Google quien vino, fue el ala política, que es una extensión del Departamento de Estado”, planteó Pérez Alejo.

Por supuesto que los criterios del joven desarrollador Web desataron no pocos comentarios —en medio de un contexto marcado por el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos—, tanto de algunos temerosos de las cercanías entre Google y Hillary Clinton (“Google es más poderoso de lo que la Iglesia nunca fue”, ha dicho Julian Assange), como de otros que apoyaban la posibilidad de dialogar y de buscar buenas oportunidades para Cuba, más allá de los riesgos.

“¿Por qué las autoridades cubanas han aceptado dar pasos con Google Ideas y no con departamentos que creo que aportarían más a la informatización de Cuba como, por ejemplo, Fiber, Android, Maps, Plus? Entonces, más que preocuparme el interés de Google Ideas por entrar en Cuba, me preocupa por qué Cuba permite que entre!!”, preguntaba Hedel en Progreso Semanal.

Bajo el identificativo de Jose, un comentarista de Cubadebate tildaba de paranoicos los criterios en torno a Google y apostaba fuertemente por una mayor relación entre el buscador y Cuba: “Si quisiera y se lo permitieran, Google podría aportar muchísimo en todas las esferas de la tecnología e informatización. Un ejemplo nada más, ¿se imaginan una filial de Google en Cuba, donde los desarrolladores participen en proyectos conjuntos? ¿Cuánto se podría aprender?

Otra arista del debate la aportaba igualmente Hedel: “Hay servicios, como Gmail, que Google no bloquea, pero que entidades cubanas sí. El comercio electrónico no lo podemos utilizar por limitaciones en nuestras políticas de informatización, por atrasos tecnológicos nuestros, no por Google. En fin, que la visita de Google Ideas no nos quite el sueño, lo que tenemos que desvelarnos por nuestras políticas de informatización”.

Mientras, en ese mismo sentido, alguien que prefirió llamarse “Google y Cuba” aseguraba: “Sin dudas Google es una herramienta excelente. Solo que hay que tener mucha observancia en los propósitos que tendría en Cuba”.

Pero otros prefirieron enfrentarse al asunto desde una mirada mucho más conservadora: “Lo mejor es seguir ‘sembrando con coa’ para evitar que la tecnología venga contaminada y el ‘enemigo’ nos devore. En vez de enfrentar el reto de Google y del Departamento de Estado, saber utilizar todos los recursos a nuestra disposición e intentar hacerlo mejor que ellos o, al menos, tan bien como ellos”.

En redes sociales como Facebook y Twitter, algunos blogueros cubanos publicaron imágenes y relataron los detalles de un almuerzo sostenido con los funcionarios de la delegación estadounidense que viajó a Cuba para discutir sobre el tema de las telecomunicaciones, donde, según el Blog Cubano en primer plano: “Los temas abordados fueron muchos, a pesar del corto tiempo y las diferencias ideológicas”.

Al respecto, el bloguero de La Joven Cuba Harold Cárdenas contó detalladamente, en Progreso Semanal, cada momento de ese encuentro: “Mientras conversamos, frente a mí está Scott Carpenter, Director Adjunto de Google Ideas. Pregunta sobre cuestiones relacionadas a la circulación de información y cómo se ve la imagen de su empresa en Cuba. Después de mencionar el inevitable “paquete” como alternativa nacional a la desconexión, le llega el momento a Google. La prohibición de sus servicios en nuestro país ha perjudicado su imagen en extremo, deberían hacer reparación de daños y comenzar por abrirnos todos los accesos como gesto de buena voluntad o más que eso, justicia”.

Sobre este mismo almuerzo, Roberto Peralo, también de la Joven Cuba, escribió: “Fue un intercambio interesante y, como suele ocurrir, deja más preguntas que respuestas. Expusimos la idea de que mientras persista la política de promover un cambio de régimen en la isla por parte de los EE.UU.,  es legítimo entonces que el gobierno cubano adopte una postura defensiva y en sectores tan estratégicos como las telecomunicaciones tome sus precauciones”.

Más de 50 años de hostilidad son una historia demasiado larga como para borrar de un tajo todas las preocupaciones. No es difícil mirar con recelo ideas que fácilmente pueden leerse al acceder a Google Ideas como: “publica tu sitio conmigo”;  “navega por esta red protegida para que lo puedas hacer sin problemas”; “escribe una nueva propuesta constitucional”. Al mismo tiempo, son muchos los problemas que tiene por resolver Cuba en materia de tecnologías.

En un post publicado en el perfil de Facebook de Cárdenas, el representante del Departamento de Estado de Estados Unidos Conrad Tribble decía: “No puedo reescribir la historia, pero si veo pa’ adelante, lo que digo es que Cuba puede ‘resolver’ lo del Internet (que es mucho más que un cable) muy rápido y con el apoyo de mi gobierno, si lo quiere -incluso con equipos/servicios de empresas EEUU. Este año”.

El comentario tuvo varias respuestas, pero ninguna de ella era ingenua: “Manden el dinero, que las empresas cubanas se hacen cargo de eso… Y abran las puertas a la tecnología, que lo demás camina solo. Dejen vender en USA, terminen con las sanciones a Cuba, dejen que Cuba se busque el dinero para que pueda desarrollarse, dijo, entre otros, el fotógrafo cubano Roberto Suárez.

Las visiones son tan múltiples como individualidades hay, reflejo de las mismas preocupaciones que hoy persisten luego del restablecimiento de relaciones con Estados Unidos y las posibilidades de avanzar las negociaciones en distintas áreas clave. Claro, las telecomunicaciones están entre los sectores más sensibles desde el punto de vista de la seguridad, de modo que más de una vez el tema estará en el eje de los debates.

Mientras la polémica vive en las redes cubanas, continúan  las demandas de los cubanos por una Internet más rápida y a precios accesibles, así como el deseo de que puedan ser desbloqueados para Cuba los servicios de Google Earth, Google Developers y Google Code. Un escenario sin dudas de grandes retos por delante, pero sin ser “ingenuos ni paranoicos”, como decía el bloguero Harold Cárdenas.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.