Erick Coll y sus radiografías de la conciencia

El joven fotógrafo exhibe una de sus piezas en la muestra colectiva “Soy lo que quieras ver”, incluida en Zona Franca, la expo colateral de la XII Bienal de La Habana

Erick-Coll

Erick-Coll

El nombre de Erick Coll resalta, desde hace tiempo, en el ámbito fotográfico cubano más contemporáneo. Su experiencia y talento lo han llevado a dirigir el Departamento de Fotografía del único Instituto de Diseño de la isla y a incluirse en diversas exposiciones. A propósito, una de las obras de su serie Erógeno, integra la muestra colectiva “Soy lo que quieras ver”, expuesta en La Cabaña como parte de la XII Bienal de La Habana.

Recientemente intercambiamos con este artista sobre motivos, sentimientos y conceptos que mueven su quehacer tras la lente.

 

¿Por qué acudir a la fotografía como medio de expresión?

Hay un elemento común entre cada uno de los medios de expresión: todos buscan comunicar la verdad interior del artista. Una fotografía a veces informa más sobre el artista mismo que sobre el sujeto que ha sido fotografiado. Cada una de mis fotografías es un autorretrato mío, una radiografía de mi conciencia, un cardiograma de mi espiritualidad.

Cuando yo observo, trato de encontrar alguna relación que identifique lo que veo con los temas que me interesan. La fotografía opera sobre lo real, de manera que debo a veces luchar más por “encontrar” algo que por “crear” propiamente una obra desde cero. Lo que busco está ahí, esperándome. Mi subjetividad está en la mirada, en el manejo del dispositivo, en el tratamiento de la luz, pero todo lo demás ya fue creado por Dios.

Por eso la fotografía rompe con los procesos creativos “por adjunción” (dígase por añadidura o sumatoria progresiva de elementos –pienso en la pintura que crece desde el lienzo en blanco, aumentado por capas del óleo, o la música que se compone desde el pentagrama vacío). La fotografía y su principio de génesis automática establecen un modo de producción cuya materia prima es la realidad y su registro es instantáneo. Donde haya una onda de luz en el cosmos, hay una fotografía potencial.

Por eso escogí la fotografía, porque no sé pintar. No se me da bien el dibujo; sin embargo, he llegado a establecer una relación intimísima con un aparato de esos llamado cámara fotográfica. A través de ella, pinto con luz y retoco los errores de toda la Creación. Desde la realidad objetiva nace el pretexto para evocar toda mi subjetividad y filtrar así las mismas imágenes que todos podemos ver desde mi propio ángulo, desde mi ideología (en tanto sistema de ideas, más cerca de la cultura, nunca más reducida solo al concepto de ideario político). Empleo la fotografía porque me sirve para transmitir valoraciones, sensaciones y especular sobre todo lo que me rodea. Uso la fotografía porque también soy un provocador.

 

Erick-Coll-EROGENO-2¿Qué temáticas, motivos, pretextos… te inspiran?

Por el momento, los cuerpos me fascinan. Son la vasija del alma. He dedicado horas a contornear cuerpos de bailarines con luz como en un torno de alfarero. Luego paso mi tiempo a solas con esas imágenes retorciendo lo que se “ve fácil”, impregnándolo de fragmentación y polisemia, así como el barro debe ser cocido.

Por otra parte, los objetos me atraen porque proveen una biblioteca de códigos que resulta en un manjar si se trata de establecer alguna sintaxis, solo que ahora con imágenes. Por lo demás, todo lo que sea capaz de hacerme sentir o reflexionar tiene mi deferencia y mi atención.
¿De qué manera intervienen los conceptos del diseño  en tus composiciones?

La cercanía con el diseño me ha influido y me atrevería a decir que complementado. No hay nada tan implacable como la simbiosis idea-belleza. Los conceptualistas son criticados por desatender la forma, los esteticistas se olvidan del mensaje concreto. Pero cuando hay una buena dosis de ambas cosas, el proceso de recepción gana eficiencia e impacto.
¿En qué medida tu formación profesional como comunicador se manifiesta en tus obras?

Mi background de comunicador es el de los estudios de recepción, el de la segmentación del público, el del estudio de las competencias interpretativas del receptor. Soy alguien que quiere afinar su puntería de emisor y mi trasfondo profesional contribuye con esa intención.

Tengo un compromiso con los títulos de las obras en los casos que resultan pertinentes. Le doy mucho valor al dueto imagen-palabra. El lenguaje visual está también muy mediado por el lenguaje escrito. Pensamos en lenguaje, eso es lo que nos diferencia del resto de los seres. De nuestro lenguaje nació la conciencia. Trato de ser conciencia intencionada. Ver es comprender.
¿Cómo valoras la inserción de la fotografía cubana en esta Bienal?

La fotografía cada vez más se apodera de nuevos espacios, se extiende. Es el nuevo alfabeto y aquellos que la desconocen dejan paso a la intrascendencia, a la dilución de los sucesos y las formas. La Bienal incorpora la fotografía de mil maneras, a veces como medio central y, otras, como apoyatura para complementar registros de performances, instalaciones, pinturas y esculturas. La fotografía está presente con una fuerza envidiable y no se espera menos de un país cuya tradición fotográfica es incuestionable.

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.