Pasiones y nostalgias en blanco y negro

Para el periodista Gabriel Dávalos la manera sui géneris de contar historias que tiene el ballet, ha resultado motivo más que suficiente para aferrarse al íntimo y comprometido arte de la fotografía.

En el año 2014 Dávalos publicó el libro Habana sensual, que recoge fotografías del ballet cubano.

Foto: Cortesía del fotógrafo Gabriel Dávalos.

Gabriel Dávalos se graduó como Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana en el año 2005. Ignoraba entonces que esa pasión por la fotografía que gestaba, desde su época de estudiante, llegaría a cuajar en una carrera exitosa y reconocida dentro y fuera de la Isla.

¿Cómo se convierte la fotografía en centro expresivo de tu trabajo como comunicador?

En la foto Glenda Preval Havana Queens.

En la foto Glenda Preval Havana Queens.

Foto: Gabriel Dávalos

Fue un proceso natural. Antes de graduarme ya estudiaba, de forma autodidacta, cuestiones de fotografía. No tenía cámara, ni un quilo para comprarla, pero no dejaba de soñar con hacer fotos de un modo más profesional. Una vez pedí en el periódico donde trabajaba que me dejaran ser fotorreportero, pero no me autorizaron. Y lo entiendo, no había pasado ningún curso, era pura intuición. Quizás me tildaron de loco. En mi afán de hallar nuevas perspectivas y formas de entender Cuba, también solicité ser chofer de la piquera (esto nunca lo he contado); y acepté ir “castigado” como diseñador del diario en la madrugada, maquetando el periódico. Hasta que un día, por azar de la vida, conocí a Israel Rojas, director de Buena Fe, y estuvimos conversando un par de horas. Fue una charla llena de esperanzas. Me fui del diario, y me atreví a comenzar mi carrera de fotógrafo. Le pedí a un amigo de la familia una cámara vieja y me llegué al ballet. Cuando volví a ver a Isra, dos años después, todo había cambiado.

¿Qué elementos de ballet te hacen trabajar tan intensamente?

Iba al ballet mucho antes de tener una cámara. Me había enamorado: primero de sus bailarinas; pero inmediatamente después de su sensibilidad, estética, movimientos y su peculiar manera de contar historias. Y del ballet a la danza, y de la danza a la ciudad, y de la ciudad a Cuba. ¿Y no andaba yo tratando de ir a la esencia de Cuba? El lenguaje de la danza, presente desde el origen del hombre como ser social, tiene el poder de sentar en el mismo palco a personas que piensan diferente en muchísimos sentidos.

¿Cómo logras empastar entonces, tan oportunamente, esa imagen de alta cultura que representa el ballet, con los escenarios cotidianos donde se han visto muchas de tus obras y donde sitúas también a los protagonistas de tales creaciones?

En la foto Laura Rodríguez Compañía de Carlos Acosta y Rosalía de la Torre del Ballet Nacional de Ecuador.

En la foto Laura Rodríguez Compañía de Carlos Acosta y Rosalía de la Torre del Ballet Nacional de Ecuador.

Foto: Gabriel Dávalos

No creo en la alta cultura. No me gustan las élites. Soy una persona común, con una forma particular de expresarme. Soy feliz, con la mayoría de los mismos problemas que tienen mis amigos, o vecinos. En la Cuba que heredé de mis padres, el ballet no es necesariamente un arte elitista, en cuanto al estatus económico de quienes acceden a él. Luego, algo tan sublime —no elistista— como la historia de Giselle, puede ser bailado en Cuba por la hija de unos campesinos, como en la historia real. Por eso encajan bien bailarines cubanos y su cotidianeidad. Porque esencialmente todos somos de carne y hueso, compartimos sueños y esperanzas en esta tierra difícil.

¿Cuán atractivo te resultan los blancos y negros en tus composiciones?

Fue un gran amigo quien me lo sugirió. Uno de esos pocos amigos que me conocen como la palma de su mano. Entendía perfectamente lo que yo quería decir. Estaba conmigo el día que hice mi primera foto de ballet en una azotea de La Habana. Y desde ese mismo día me dijo: te sugiero el blanco y negro. Lo uso porque tiene que ver con lo que quiero expresar, con la nostalgia, con esa parte sensorial de la vida. Yo vivo la vida en colores, pero mi pasión y mis nostalgias son en blanco y negro.

¿Qué propones a los espectadores con tu manera de exponer el mundo mediante la fotografía?

Mis fotos son solo una propuesta, una forma peculiar de expresarme y poner en común la vida como la entiendo. Pretendo fotografiar la esencia de las cosas a través de sus sensaciones. Ha sido una sorpresa verlas abrir sus alas y llegar tan lejos como nunca imaginé. Me conformo con que estas fotos lleguen hasta quien las sienta. Me han hecho feliz desde el primer abrazo.

2 comentarios

  1. Josefa Arboláez Espinosa

    Excelentes y bellas fotos, conozco a muchos de esos bailarines porque estuvireron junto a mi hija en el ballet, un arte muy hermoso y sacrificado, quisiera saber si entre las bailarinas tiene alguna foto de Yinet Fernández, saludos y exitos

  2. Carmen

    Una vez màs puedo expresarte mi criterio acerca de esa ardua labor que realizas, para algunos simplemente fotos, para otros que nos sentimos felices y una satisfacciòn muy honda nos cala el corazòn de recibir esas imagenes de amor y ternura dedicadas a un esfuerzo hecho de años por quien busca el detalle,el movimiento, el alma de la expresiòn y por el que presta su cuerpo despuès del sacrificio del dìa a dìa, año tras año para que todo en su conjunto tenga una permanencia ùnica, para que esa tu obra este màs completa.Tus imagenes calman la ansiedad del alma, GRACIAS.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.