Retrato de un artista no precisamente adolescente

La fotografía cubana hecha por jóvenes está en su mejor momento pero necesita ser más promovida por instancias culturales en la isla.

Isla, 2015.

Foto: Williams Cruz Perdomo

Para Williams Cruz Perdomo —quien recibió el Gran Premio en el más reciente Concurso Jóvenes en el lente, organizado por el no gubernamental Centro de Estudios sobre la Juventud, con cuatro imágenes de su ensayo fotográfico Quiebra Hacha— “la fotografía vino por casualidad”.

Sus imágenes revelan fuerza, convicción y autenticidad, a lo que habría que añadir un inteligente manejo de la técnica fotográfica. Todo esto parece contradecir lo que él mismo afirma, al reconocerse un “autodidacto en las artes plásticas”.

¿Cómo surgió en ti la pasión por la fotografía?

ST, de la Serie Spectrums, 2013.

ST, de la Serie Spectrums, 2013.

Foto: Williams Cruz Perdomo

A los 17 años empecé recibir clases en la Casa de la Cultura de San Antonio de los Baños, hoy municipio de la provincia Artemisa, con un gran profesor al que todos llaman Manolito, quien me dejaba tareas para la casa. A esas tareas y más adelante otras creaciones en dibujo, pasteles y lienzos comencé a tomarle fotos para archivar digitalmente. Todo gracias a una camarita muy compacta de tres megapíxeles que me prestaba un amigo. A partir de ahí comenzó mi curiosidad por ver qué más podía hacer con dicha cámara que no fuera hacerle fotos a mis dibujos y pinturas.

¿Cuáles son los temas que más te interesan captar con tu cámara y por qué?

Me interesa captar la vida, lo insólito cuando no es captado por el ojo humano, ya que andamos muy apurados todo el tiempo. Ahora me enfoco en esos aspectos, ya que en mis inicios la fotografía era solo “una materia prima” para manipular digitalmente y construir imágenes a punto de obtener otra visualidad.

Sé que eres un apasionado de las nuevas tecnologías, ¿hasta qué punto es permisible el uso de una herramienta como Photoshop en el trabajo de un fotógrafo?

Williams, al recibir el Gran Premio del Concurso Jóvenes en el lente, 2016.

Williams, al recibir el Gran Premio del Concurso Jóvenes en el lente, 2016.

Foto: Kike

Soy técnico medio en Informática y actualmente ejerzo mi profesión en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI). Para mi es totalmente permisible pues el Photoshop es una herramienta primordial para un fotógrafo de estos tiempos, ya que con ella podemos realizar una adecuada edición de las imágenes que tomamos, de la misma manera en que lo hacen los fotógrafos de National Geographic, Magnum, Getty y de otras muchas agencias y compañías publicitarias reconocidas mundialmente. El Photoshop es el laboratorio digital de nuestra época, como lo fue el cuarto oscuro para los grandes maestros de la fotografía mundial.

¿En qué momento crees que está la fotografía hecha por jóvenes en Cuba, y por qué?

La fotografía cubana está en su mejor momento y va por muy buen camino, tiene espíritu de juventud, ya que muchos jóvenes, tanto artistas, profesionales o aficionados la usan para expresarse o comunicar. Solo sé que hay muchos y eso eleva la calidad de las imágenes porque la competencia por hacer una buena imagen es mayor.

¿Qué tipo de fotografía, por lo general, predomina hoy en Cuba? ¿En lo particular cuál prefieres y por qué?

A mi modo de ver predominan dos tipos de fotografía: la construida, manipulada conceptualmente, que parte de una necesidad creativa más teatral y surrealista a la vez; y la social-documental, la instantánea callejera como dicen algunos.

Yo no prefiero una en específico, he trabajado con las dos, y me parecen muy iguales y diferentes a la vez. Todo depende de lo que el artista quiere expresar y lo que necesita para hacer que eso suceda.

¿Qué le falta a la creación fotográfica hecha por jóvenes cubanos hoy para que sea mejor conocida dentro y fuera de la isla?

Necesita ser más promovida por las instancias culturales que se dedican a la promoción del arte fotográfico. Tanto la Fototeca de Cuba como el Consejo Nacional de las Artes Plásticas pueden hacer un poco más por los jóvenes fotógrafos.

S/T, del ensayo fotográfico Quiebra Hacha.

S/T, del ensayo fotográfico Quiebra Hacha.

Foto: Williams Cruz Perdomo

El mundo está lleno de oportunidades para fotógrafos a través de cursos, becas, concursos, ferias y muchas cosas que se pueden conocer a través de Internet, pero esto es un problema mayor, sin Internet no hay nada de lo anterior y estas instituciones tienen Internet pero no promueven nada que venga fuera de la isla.

Los jóvenes necesitan espacios para exponer sus fotografías y poder comercializarlas, del mismo modo en que un graduado de una escuela de arte o un miembro de la UNEAC lo puede hacer. Aún existe cierta discriminación hacia este arte y hacia sus creadores en Cuba.

Los jóvenes fotógrafos, por otro lado, necesitan ver mucho más que lo que ellos mismos pueden fotografiar; por ejemplo, leer, visitar galerías, investigar.

Un fotógrafo por encima de todas las cosas es un gran investigador.

En las cuatro fotos que presentaste al Concurso Jóvenes en el lente hay una alusión a ambientes donde las familias están en desventaja social, y la figura de los niños, aunque presente, ocupa un plano secundario, como reclamando atención ¿qué pretendiste con esta serie y por qué el uso del blanco y negro?

Al concurso envié cuatro imágenes que no precisamente narran el panorama completo del ensayo Quiebra Hacha, sino solo una parte, independientemente de que los niños jueguen un papel importante en las imágenes. Los niños, como nuevas generaciones que van surgiendo, siempre son un motivo a documentar porque en ellos está el futuro de su comunidad, región o donde sea que vivan. Precisamente por eso envié esas fotos al concurso, porque con esas imágenes en blanco y negro quise describir que el futuro de ellos pudiera ser muy incierto en relación con las oportunidades a las que pudieran aspirar.

S/T, del ensayo fotográfico Quiebra Hacha.

S/T, del ensayo fotográfico Quiebra Hacha.

Foto: Williams Cruz Perdomo

¿Cuéntame sobre el ensayo Quiebra Hacha, en qué consiste y qué quieres expresar con él?

Quiebra Hacha es un proyecto que nace de un grupo de imágenes que fui tomando mientras me encontraba trabajando durante una semana en esa comunidad, ubicada muy cerca del puerto del Mariel, al oeste de La Habana. Sus pobladores me dieron la oportunidad de ser testigo de distintas situaciones y gracias a ellos pude captar imágenes que de cierto modo documentan sus vidas, sus costumbres, sus espacios y sus plazas.

Quiebra Hacha es un pequeño poblado y al mismo tiempo un lugar que pareciera estar olvidado, paralizado en el tiempo. Quisiera que mis imágenes hablaran de lo que sucede allí, de las condiciones de vida de la gente, de lo cotidiano, de las generaciones, del pasado y del futuro.

¿Vivir en San Antonio de los Baños te ha limitado o por el contrario te ha abierto las puertas a tu interés por la imagen fotográfica? ¿De qué modo piensas que está presente San Antonio en tu creación?

La puerta más importante que me ha abierto San Antonio de los Baños es la oportunidad de ser hijo de un pueblo mundialmente conocido por ser una ciudad de una intensa vida cultural en Cuba y también cuna de creadores de renombre internacional como Eduardo Abela, René de la Nuez, Ángel Boligán y Silvio Rodríguez, y donde vivió el dibujante y caricaturista José Luis Posada. Me siento orgulloso de ser ariguanabense y todo eso siempre está reflejado en mi obra a través de la sátira, la metáfora visual y el instante en que vive mi generación.

Todo lo que he hecho hasta ahora en materia de fotografía nació, en primera instancia, por mi interés en conocer la obra de estos maestros que mencioné anteriormente; ellos fueron quienes me llevaron hacia las artes visuales. (2016)

Un comentario

  1. juan pedro

    Me encantó este trabajo. Soy aficionado a la fotografía y un amante de los paisajes urbanos de La Habana. Y creo que siempre hay que seguir dándole oportunidades a los jóvenes.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.