Manejo sostenible puede bajar la presión sobre bosques cubanos

Desde enero último la red de tiendas minoristas puede ofertar madera a la población de 11,2 millones de habitantes.

La protección jurídica de los recursos forestales en Cuba se encuentra amparada en la Ley 85, aprobada en 1998.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 13 mar.- La creciente demanda en Cuba de las materias primas que suministran los bosques, exige la gestión correcta de este recurso renovable mediante técnicas sostenibles de cuidado y conservación.

Así advierte el artículo “Metodología para la Ordenación Forestal Sostenible”, publicado en el último número de la Revista Avances, que edita el estatal Centro de Información y Gestión Tecnológica de Pinar del Río, a 157 kilómetros al oeste de la capital cubana.

Hoy la presión sobre los bosques aumenta porque, el 15 de enero del 2016, una resolución de la Ministra de Comercio Interior permitió a los mercados minoristas de materiales de construcción ofertar madera a la población.

Publicada entonces en la Gaceta Oficial, la norma trae una larga lista de tipos de madera con sus precios, que oscilan desde el equivalente a 1,50 dólares hasta 8.

Los bosques y árboles además:

  • Aportan bienes y servicios ambientales como la conservación de la diversidad biológica y la mitigación del cambio climático.
  • Contribuyen, de forma decisiva, a aliviar la pobreza y mejorar la seguridad alimentaria.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Los autores del artículo, Darley Domínguez y Héctor Barrero, efectuaron un muestreo sistemático en la finca Casa de Tabla, en la localidad de Limones Canteros, perteneciente a la central provincia de Sancti Spíritus.

“Estas áreas han sido degradadas en el pasado, producto de una explotación irracional, sin tener en cuenta el potencial productivo real, aunque actualmente siguen siendo masas forestales con gran valor económico y diversidad de especies arbóreas”, apuntan los investigadores de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca, de Pinar del Río.

Con el inventario, identificaron 56 especies de gran porte, de las cuales 22 son de interés forestal, con un predominio de las maderas semiduras y blandas, si bien escasean las preciosas y duras.

Para bosques naturales de este tipo, recomiendan hacer cortes de mejoras para propiciar la regeneración natural de las especies de mayor importancia económica y podas selectivas que dan vigor a los ejemplares cuyos diámetros permiten su aprovechamiento.

En contraposición, aconsejan no realizar talas de las especies de interés económico en la galería, por el nivel de deterioro que presentan.

“La invasión, más la competencia con especies exóticas existente en los mismos, han contribuido a la reducción de la cantidad de árboles por hectáreas de interés económico, típico de este tipo de formación boscosa”, alertan.

Proponen diseñar para estas áreas un proyecto de ordenación forestal sostenible a largo plazo, que garantice la tala de no más de nueve metros cúbicos de madera por hectárea cada 10 años.

Para ello deberá contemplarse la producción de recursos seleccionados maderables y no maderables, las necesidades de las poblaciones rurales, la recreación, la conservación de los recursos genéticos y la protección de suelos y agua.

La protección jurídica de los recursos forestales en Cuba se encuentra amparada en la Ley 85, aprobada en 1998.

La legislación establece que “los proyectos de Ordenación Forestal constituyen la base primordial del desarrollo forestal sostenible y de la planificación, organización y control de los manejos que se realizan en las áreas del patrimonio forestal”.

Según la Dirección Nacional Forestal del ministerio de la Agricultura, “el Sector Forestal en Cuba se considera de una importancia estratégica en el desarrollo socioeconómico del país”.

Sectores como el tabaco, cítricos, avicultura, la industria azucarera, la minería y el turismo dependen en gran medida de los bienes y servicios que brindan los bosques. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.