Cuba acoge inédito diálogo entre líderes de Iglesia Católica y Ortodoxa Rusa

Esta es la segunda estancia en la nación caribeña del papa Francisco I en apenas cinco meses.

El patriarca de Moscú y de Toda Rusia deseó a su llegada bienestar para el pueblo y felicidad para cada uno de los cubanos.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 12 feb.- Un inédito encuentro sostendrán hoy Su Santidad Kirill, máxima autoridad de la Iglesia Ortodoxa Rusa, y el papa Francisco, durante una escala especial del Sumo Pontífice de la Iglesia Católica en esta capital dentro de su ruta pastoral hacia México.

El patriarca, quien  llegó la víspera en su cuarta visita a la nación caribeña y fue recibido por el presidente Raúl Castro en al aeropuerto internacional “José Martí”, desarrollará un intenso programa que comprende conversaciones oficiales con el mandatario cubano.

A su llegada a La Habana declaró que los pueblos de Cuba y Rusia están unidos por largos años de cooperación y amistad y reiteró que “estos buenos sentimientos entre los dos países se mantienen”.

El patriarca de Moscú y de Toda Rusia deseóbienestar para el pueblo y felicidad para cada uno de los cubanos.

Sin acceso a la prensa, en uno de los salones de la terminal aérea, Kirill y Castro sostuvieron un breve diálogo.

La reunión hoy entre Francisco y Kirill comprenderá un coloquio personal en el citado aeropuerto y concluirá con la firma de una declaración común, ya acordada entre las partes, dijeron previamente fuentes oficiales del Vaticano.

H_73F8026 copyEl portavoz papal Federico Lombardi dio a conocer también que tras un encuentro “privado”, de cerca de una hora de duración, se prevé que el presidente Castro se una a los dos líderes religiosos para presenciar la firma de la declaración conjunta, en italiano y ruso, a lo que se sucederían “breves discursos” de ambos líderes religiosos.

Un comunicado emitido por Roma indicó que “la Santa Sede y el patriarcado de Moscú desean que sea una señal de esperanza para todos los hombres de buena voluntad, invitando a todos los cristianos a rezar con fervor para que Dios bendiga este encuentro, que dé buenos frutos”.

El programa de la máxima autoridad de la Iglesia Ortodoxa Rusa incluye la colocación de ofrendas florales al Héroe Nacional de Cuba José Martí y al soldado desconocido soviético y una visita a la escuela especial Solidaridad con Panamá.

El 14 de febrero, último día de su estancia en Cuba, Su Santidad Kirill celebrará una divina liturgia en la Catedral Ortodoxa Rusa Nuestra Señora de Kazán, en La Habana Vieja, que él mismo consagró en octubre de 2008.

Aunque en Cuba la religión ortodoxa y sus diferencias con el catolicismo son apenas conocidas, la realización aquí del encuentro entre las dos personalidades religiosas ha provocado reacciones entre creyentes e intelectuales.

El actor Jorge Perugorría lo consideró un acontecimiento histórico, que puede tener derivaciones para la paz en el mundo, así como un hecho cultural de importancia porque atañe a dos religiones, llenas de historia y tradiciones.

Por su parte, para el creyente católico Jorge Luis, de 37 años, resulta muy interesante el encuentro entre las dos santidades de Roma y Rusia, pues “el llamado a la unidad es hecho en el evangelio por el propio Jesús Cristo”.

“Que este acontecimiento tenga lugar después de tantos años de separación entre el patriarcado ruso y el patriarcado romano, es un signo muy esperanzador, en cuanto a la unidad del cristianismo en todo el mundo”, agregó.

Más interesante aún, dijo, es el hecho de que se produzca en Cuba, “por qué  aquí y no en otro sitio,  desde el punto de vista de fe, como creyente, es providencial que Dios permita que sea aquí”.

Alexei, de 53 años, de visita en La Habana, declaró que se trata de un encuentro comparable con el viaje del cosmonauta ruso Yuri Gagarin a la Luna, sobre todo porque las dos religiones han vivido siglos de desencuentro.

“Es importante pues se produce en un momento cuando se viven pérdidas de valores, del sentido de la familia, y puede catalogarse como un llamado a la unidad”, indicó el residente en la ciudad rusa de Moscú.

Para el emprendedor Yosiel Marrero, “no es casualidad que se encuentren en Cuba, se trata de un terreno neutral y se produce justo ahora porque el mundo reclama que se deje a un lado la política y se piense más en las personas”.

Medios de noticias indicaron que la histórica reunión es la primera entre un Papa y un patriarca ortodoxo desde el denominado “Cisma de Occidente y Oriente”, en 1054, que marcó la división entre las dos iglesias católicas.

La presencia de la Iglesia Ortodoxa en Cuba data de inicios del siglo XX, cuando existía una comunidad ortodoxa compuesta por emigrantes de origen griego, ruso y de otros países eslavos.

El 1964 fue oficialmente reconocida la Asociación Cristiana Ortodoxa de Cuba -autodisuelta en 1978- y en 1971 el entonces Arzobispo de Jarkov y Exarka de la Iglesia Ortodoxa del Patriarcado de Moscú y Sudamérica ordenó como Presbítero a un diácono cubano.

En 2001 se acuerda la construcción de un templo para la Iglesia Ortodoxa Rusa, cuya primera piedra fue colocada por el entonces Metropolita de Smolensk y Kaliningrado Kirill, quien ofició la Divina Liturgia de su consagración como Catedral Ortodoxa Rusa Nuestra Señora de Kazán. (2016)

 

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.