Estudio alerta sobre factores de riesgo cardiovascular en jóvenes cubanos

Investigadores llaman la atención sobre lo que consideran una alta tasa de prevalencia de obesidad abdominal en menores de 20 años.

Según especialistas, el 76 por ciento de las muertes en Cuba corresponden a enfermedades crónicas no transmisibles.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, nov 15.- Los factores de riesgo cardiovascular relacionados con la obesidad abdominal en jóvenes constituyen un problema de salud poco estudiado en Cuba, advierte un reciente estudio que demanda nuevas pesquisas, a fin de delinear una estrategia de promoción sanitaria más efectiva.

En este sentido, un conjunto de investigadores de la oriental provincia de Holguín afirma que en el país son elevadas las tasas de prevalencia de obesidad abdominal y variados los factores de riesgo asociados en adultos jóvenes (15-19 años) prácticamente sanos.

Así lo expresan los profesionales en el artículo “Prevalencia de obesidad abdominal y factores de riesgo cardiovascular asociados en adultos jóvenes”, publicado en el No.43/2017 de la Revista Cubana de Salud Pública.

Para el estudio efectuado durante el curso escolar 2014-2015 se seleccionó un grupo de 242 individuos de 18 y 19 años, todos estudiantes de primer año de la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín, a unos 750 kilómetros al este de La Habana.

Tras un examen con interrogatorio y reconocimiento físico en la consulta de síndrome metabólico de la propia sede universitaria, se comprobó que la prevalencia de obesidad abdominal fue de 22,3 por ciento.

Dicha variable se confirma cuando el perímetro de cintura es mayor o igual a 90 centímetros en los varones y mayor o igual a 80 centímetros en mujeres, según la Federación Internacional de la Diabetes para mayores de 16 años.

Llama la atención que la obesidad abdominal predomina en el sexo femenino (77,8 por ciento) con respecto a los hombres (22,2 por ciento), lo cual coincide con un estudio hecho en la capital cubana en adultos entre 20-59 años. ()

La prevalencia global de sobrepeso y obesidad fue de alrededor del 20 por ciento, significativamente superior en los estudiantes con obesidad abdominal.

Asimismo, consideran alta la presencia de factores de riesgo cardiovascular como exceso de peso de casi el 20 por ciento, hipertensión arterial (14 por ciento), hipertrigliceridemia (30,6 por ciento), HDL-colesterol bajo (23,1 por ciento) y síndrome metabólico (8,3 por ciento) en jóvenes aparentemente sanos, lo que coincide en parte con otros estudios en diferentes grupos poblacionales.

Los autores dejan entrever que dicho comportamiento podría responder al consumo de comidas rápidas, bajos niveles de ejercicio físico y factores genéticos, si bien no ahondan en las posibles causas.

Eso sí, recuerdan que las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) –entre las cuales figura la obesidad, hipertensión arterial, diabetes-, constituyen un serio problema de salud mundial por sus implicaciones clínicas y en Cuba abarcan el 76 por ciento de las muertes.

Los pacientes con obesidad abdominal tienen factores de riesgo cardiovasculares como exceso de peso, hipertensión arterial, hipertrigliceridemia, colesterol elevado y síndrome metabólico, además de una alta probabilidad de desarrollo de la diabetes mellitus tipo 2, lo que incrementa su riesgo global.

Según los autores, en diversos países, en Cuba y en la propia provincia de Holguín se han desarrollado investigaciones sobre esta temática con resultados diversos e incluso contradictorios.

No obstante, acentúan, la mayoría de los estudios sobre factores de riesgo asociados al exceso de peso en el país se han centrado en niños, personas adultas de edad madura y adultos mayores, y son menos las investigaciones en adultos jóvenes.

Tales discrepancias o vacíos investigativos hacen perentoria las exploraciones adicionales sobre factores de riesgo asociados a la obesidad abdominal en dicho grupo poblacional “cuando aún los cambios metabólicos y hormonales son reversibles y se pueden aplicar medidas preventivas y de promoción de salud más efectivas”, concluyen los expertos. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.